Lunes, 29 Octubre 2018 13:04

¿”Certificado de clericalismo”? ¡No, gracias!

Por fin. Ha terminado el Sínodo de la juventud, que ha permitido a decenas y decenas de padres sinodales, auditores y observadores pasar un mes en Roma a cuerpo de rey con cargo al óbolo.

Compruebo consternado que una de las peticiones estrella, debe ser que hay un clamor social, ha sido la que recoge el punto 146. Sigue mi propia traducción del epígrafe, ya que aunque dicen que la secretaría para la comunicación tiene a 400 periodistas en nómina, aun no hemos podido leer el documento en otro idioma que en italiano (desterramos el latín para facilitar la comprensión a la gente, y nos quedamos con el idioma que habla el 1% de la población mundial):

El Sínodo espera que en la Iglesia se establezcan oficinas u órganos apropiados para la cultura digital y la evangelización digital en los niveles apropiados, que, con la contribución indispensable de los jóvenes, promuevan la acción y la reflexión eclesial en este entorno. Entre sus funciones, además de promover el intercambio y la difusión de buenas prácticas a nivel personal y comunitario, y desarrollar herramientas adecuadas para la educación digital y la evangelización, también podría administrar sistemas de certificación de sitios católicos para contrarrestar la difusión de noticias falsas. con respecto a la Iglesia, o buscar maneras de persuadir a las autoridades públicas para que promuevan políticas y herramientas cada vez más estrictas para la protección de los menores en la web.

 
 El sínodo de la juventud, de la escucha y del laicado, concluye pidiendo al Vaticano que se establezca una oficina (otra más…) para controlar los medios de información en internet y expedir certificados de “buena conducta digital”.

¿Se le ocurre algo más clerical? Nosotros, más que certificados o carnets por puntos, nos conformaríamos con que no se nos persiga, no se entorpezca nuestro trabajo profesional, se nos deje de acosar jurídicamente y, ya de paso y si a Greg le parece bien, se nos conceda por fin la acreditación para acceder a Sala Stampa.

InfoVaticana seguirá trabajando, sin certificación vaticana o con ella, para servir a la Iglesia, alertando frente a quienes quieren utilizarla para su beneficio personal o frente a quienes quieren retorcer la doctrina católica para someterla a sus propias ideologías.

El certificado de clericalismo se lo podéis dar a Vida Nueva, Religión Digital o el panfleto de los jesuitas en el que escribe James Martin. Ahórrate el informe, Greg.

 

infovaticana.com