Domingo, Marzo 29, 2020

Política de Estado


Viernes, 09 Noviembre 2018 07:33

El Papa firma el decreto del martirio de nueve religiosos asturianos y un seglar catalán

El papa Francisco firmó los decretos de reconocimiento del martirio con los que se beatificará a ocho seminaristas y un sacerdote del Seminario de Oviedo fusilados en 1934 y al médico catalán carlista Mariano Mullerat Soldevila, asesinado en 1936 durante la Guerra Civil española.

(InfoCatólica) Comunicado de la Archidióceis de Oviedo:

Aprobado el martirio de nueve seminaristas asturianos

El Papa Francisco, con fecha 7 de noviembre, en la audiencia concedida al Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Cardenal Angelo Becciu, ha autorizado a di­cha congregación a publicar los Decretos de Martirio de los Siervos de Dios Ángel Cuartas Cristóbal y ocho compañeros, todos ellos estudiantes en el Seminario de Oviedo. Fueron asesinados por odio a la fe en el periodo comprendido entre 1934 y 1937. El mayor tenía 25 años; el más joven, 18.

Ángel Cuartas Cristobal. Nació en 1910 en una familia humilde de Lastres. Entró en el Seminario en 1923. Era subdiácono y estaba en quinto de Teología, fue fusilado el 7 de octubre de 1934. Tenía 24 años.

Gonzalo Zurro Fanjul. Nació en 1912 en Avilés. Pronto marchó a Figaredo (Mieres), don­de su padre entró a trabajar en la mina. Ingresó en el Seminario en 1925. Poseía de gran­des dotes intelectuales y era amante de las misiones. Estudiaba segundo de Teología. Fue el primero en morir, el 7 de octubre de 1934. Tenía 21 años.

José María Fernández Martínez. Nació en 1915 en Muñón Cimero (Pola de Lena). Su abuelo y su padre fueron sacristanes. Entró en el Seminario en 1927. Estudiaba primero de Teología. Lo fusilaron el 7 de octubre de 1934. Tenía 19 años.

Sixto Alonso Hevia. Era el mayor de once hermanos, y vivía en Luanco. Sixto nació en 1916 e ingresó en el Seminario en 1929. Había concluido tercero de Filosofía cuando co­menzó la guerra. Fue apresado, movilizado y enviado al frente en el Puerto de Ventaniella, entre Ponga y León. Allí, el 27 de mayo de 1937 fue degollado mientras clamaba a Dios. Tenía 21 años.

Manuel Olay Colunga. Nació en 1911 en Noreña. Entró en el Seminario en 1926. Fue apresado durante la guerra, estuvo en Gijón y posteriormente lo llevaron a fortificar en San Esteban de las Cruces. Era subdiácono e iba a cursar quinto de Teología. Le dispararon a distancia en Villafría (sobre San Lázaro) el 22 de septiembre de 1936. Tenía 25 años.

Luis Prado García. Nació en 1914 en San Martín de Laspra, hoy Piedras Blancas. Fue sacristán de la parroquia. Entró en el Seminario en 1930. Durante la guerra, se escondió con unos familiares en Avilés, pero fue descubierto y llevado a Gijón. El 4 de septiembre de 1936 le pegaron once tiros, mientras gritaba: ¡Viva Cristo! Tenía 21 años.

Juan José Castañón Fernández. Nació en 1916 en Moreda de Aller. Estudió en el Co­legio de La Salle en Caborana. Fue el sacerdote don Custodio Álvarez quien animó su vocación. Ingresó en el Seminario en 1928. Cursaba tercero de Filosofía. Lo ejecutaron el 7 de octubre de 1934. Tenía 18 años. Era el más joven de todos.

Jesús Prieto López. Nació en 1912 en La Roda (Tapia de Casariego). Su familia campe­sina tuvo once hijos. Entró en el Seminario en 1925. El párroco le pagaba los estudios. En las vacaciones trabajaba en casa y daba catecismo a los niños. Era alumno de tercero de Teología. Lo ejecutaron el 7 de octubre de 1934. Tenía 22 años.

Mariano Suárez Fernández. nació en 1910 en El Entrego. Su padre era capataz de mi­nas. Ingresó en el Seminario en 1924. Estaba en cuarto de Teología. Lo mataron el 7 de octubre de 1934. Tenía 23 años.

Damos gracias a Dios por el testimonio heroico de estos hermanos que entregaron su vida por amor a Jesucristo, perdonando a quienes les asesinaron.

Médico, alcalde, carlista, mártir

Mariano Mullerat Soldevila (Santa Coloma de Queralt, Tarragona; 24 de marzo de 1897 - Arbeca, Lérida; 13 de agosto de 1936) fue un médico y alcalde español.

En su juventud militó en el carlismo y durante su etapa de estudiante presidió la Sección de Medicina de la Agrupación Escolar Tradicionalista de Barcelona, así como de la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña.​ Fue fundador del periódico L'Escut, quincenal local escrito íntegramente en catalán entre 1923 y 1926, que se presentaba como «defensor de toda sana ideología»; era una publicación donde aparecían noticias y anécdotas locales y comarcales; otras de interés regional y nacional; historia de Arbeca, defensa de hablar decente, enseñanza, agricultura, religión, moral, fiestas y tradiciones, deportes... Se trataba de una publicación muy heterogénea que incluía poemas y escritos de diversos autores catalanes (Joan Amades, Josep Carner, Àngel Guimerà, Joan Maragall, Jacinto Verdaguer, etc.).

Médico y alcalde de Arbeca, fue asesinado por odio a la fe durante la guerra civil española. Se inició su proceso de beatificación en 2003. Germinans germinabit publicó un artículo con el testimonio sobre su martirio:

Fue detenido en su mismo pueblo. El 13 de agosto del 36, junto con otros cinco arbequinenses, el comité rojo los hizo subir a un camión camino del martirio. Inesperadamente una madre de familia con grandes gritos y lloros se acercó al camión y pidió a los del comité que diese libertad al doctor Mullerat para visitar a un hijo suyo que estaba gravemente enfermo. El comité creyó que era una estratagema y la sacó con malas maneras de allí. Entonces el doctor Mullerat, que conocía aquella familia, con una gran serenidad, desde el camión, se dirigió a aquella madre angustiada y le dijo: «No llores. Tu hijo no morirá». Se sacó una libreta y escribió una receta. «Dale este medicamento a tu hijo –dijo el médico- y reza, que Dios te ayudará».

Pasadas una horas, mientras el doctor Mullerat y sus paisanos de Arbeca eran asesinados y sus restos quemados, en un hogar humilde, un jovencito recobraba la salud y era testigo de que Dios bendice a los pueblos mediante los mártires de la Fe.

 

Virtures heróicas

El Papa firmó otros decretos de virtudes heroicas. Concretamente los de las monjas españolas, María Antonia Pereira (1700-1760), nacida El Penedo (Asturias) de la orden de las Carmelitas descalzas y de Arcángela Badosa Cuatrecasas (1878-1918), nacida en Sant Joan les Fonts (Girona) de la congregación las Hermanas de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo.

 

http://www.infocatolica.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén