Jueves, 13 Diciembre 2018 16:34

La Iglesia Anglicana ofrece un remedo de ‘segundo bautismo’ para transexuales

 

13-12-2018 | En su acelerado descenso en la irrelevancia, la Iglesia de Inglaterra anima a sus sacerdotes a crear ‘ceremonias similares al bautismo’ para quienes creen pertenecer a un sexo diferente a aquel con el que han nacido.

Tenía que llegar. Si uno acepta la premisa de que los transexuales son “mujeres atrapados en el cuerpo de un hombre” o al contrario, entonces el primer bautizo, el que se hizo a una persona con el sexo erróneo es, si no inválido, incompleto, y cuando el transexual ‘descubre’ y proclama su nueva identidad, eso equivale a un nuevo nacimiento y la Iglesia de Inglaterra, siempre amoldada a las últimas ideologías de moda, está más que dispuesta a instrumentalizar la fe para solemnizarlo.

Este martes se ha publicado una nueva guía pastoral que aconseja a los sacerdotes dirigirse a las personas transgéneros por su nuevo nombre y, aunque no llega a ofrecer el bautismo sacramental, sí recomienda ofrecerles un ritual semejante de reconocimiento litúrgico de su nueva identidad. La guía, aprobada por la Cámara de los Obispos el lunes, detalla también el uso de elementos como el agua y el aceite en el rito citado.

 La forma concreta del servicio litúrgico en cuestión se deja en manos de cada párroco, pero se aconseja que se acompañe con la entrega de una Biblia de regalo con el nuevo nombre inscrito o un certificado.
 

Como núcleo del nuevo servicio, que recibe el nombre de Afirmación de la Fe Bautismal, el ministro impone las manos sobre el fiel, se dirige a él por su nuevo nombre y recita una oración por él. La cúpula anglicana quiere dejar claro en el documento que no se trata exactamente de un segundo bautismo, pero explica que la Afirmación de la Fe Bautismal permite a los transexuales “renovar los compromisos en público hechos en el bautismo y proporciona un espacio para que quienes han experimentado una importante transición reconsagren su vida a Jesucristo”.

Solo la acción de los tradicionalistas en las filas del episcopado anglicano ha impedido que se elabore un rito sacramental totalmente nuevo, limitándose a una adaptación litúrgica pensada para solemnizar el cambio de identidad del sujeto transgénero.

Julian Henderson, obispo de Blackburn, según recoge el diario británico Daily Telegraph, sostiene que “esta nueva guía ofrece una oportunidad, enraizada en la escritura, de permitir a las personas transgénero que hayan encontrado en Cristo el camino, la verdad y la vida marcar su transición en presencia de la Iglesia, que es el cuerpo de Cristo”. La fusión entre la Iglesia de Inglaterra y el progresismo más avanzado es ya casi perfecta.

 

 

aciprensa.com