Sábado, Agosto 08, 2020

Política de Estado


Miércoles, 26 Diciembre 2018 10:02

“El Vaticano se ha convertido en un Chernobyl teológico”

El Vaticano se ha convertido en el equivalente de una catástrofe nuclear en términos de su teología, ha dicho un destacado sacerdote y académico.

El padre George Rutler, citando una serie de declaraciones y actos del Papa Francisco, incluyendo los recientes pronunciamientos del Papa sobre la pena de muerte, ha dicho que el oficio más alto de la Iglesia disminuye cuando se descuidan sus obligaciones con las enseñanzas perennes de los Padres, poniendo, en consecuencia, en riesgo a los fieles “cuando se les ofrece confusión y superficialidad en lugar de pensamiento sistemático”.

“En resumen”, ha dicho el padre Rutler, “el Vaticano se ha convertido en un Chernobyl teológico. Estamos en un territorio peligroso”.

 
Dado que la pena capital se relaciona con la ley natural, escribió, rechazarla por ser fundamentalmente errónea podría afectar a cualquier parte de la ley natural.

Rutler, sacerdote de la archidiócesis de Nueva Yorkes también autorcolumnista y locutor. Ha escrito una columna para Catholic World Report sobre los comentarios de Francisco hechos el lunes a una Delegación de la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte.

Cuando se leen los comentarios espontáneos del Papa sobre diversos temas hoy en día, “la calidad del razonamiento y la información de los hechos es tan efímera, que la frustración cede paso a la vergüenza pura”, ha escrito.

Rutler ha citado, por ejemplo, previamente a su argumentación sobre los comentarios realizados por el Papa en relación a la pena de muerte,  las declaraciones que hizo Francisco a los jóvenes en Turín en junio de 2015. El pontífice recorrió todas las preocupaciones que afectan a los jóvenes, ha dicho Rutler, en un discurso que ha calificadocomo “una larga y confusa charla sobre la guerra, la confianza y la política”.

“Si bien está limitado por el respeto al oficio petrino”, ha dicho el padre Rutler, “y es consciente de las tensiones que causa, es preocupante buscar un tren de pensamiento y encontrar sólo un choque de trenes”.

“Esta es la impresión que uno tiene después de leer los comentarios hecho por el Papa a una Delegación de la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte”, ha añadido.

Los Papas “en los siglos pasados” ignoraron “la primacía de la misericordia sobre la justicia” al usar la pena de muerte, dijo el Papa Francisco el lunes, y también calificó la pena capital como una “forma inhumana de castigo” que ahora es “siempre inadmisible”.

El Papa había dejado de lado su discurso ya preparado, durante la audiencia privada con el grupo, y habló a la delegación contra la pena de muerte haciendo comentarios sin guión. Después de la reunión, el Vaticano proporcionó el discurso preparado para los reporteros, señalando que también se les había dado a los participantes.

“El progreso de la doctrina de los últimos Pontífices” y “El cambio en la conciencia del pueblo cristiano”.

 
PUBLICIDAD
 

Los comentarios preparados del pontífice repasaban sus distintos llamamientos, a lo largo de los años, en favor de la abolición de la pena de muerte.

Los comentarios se referían al cambio reciente introducido por Francisco en el Catecismo de la Iglesia Católica. Según el pontífice, el Catecismo “ahora expresa el progreso de la doctrina de los últimos pontífices, así como el cambio en la conciencia del pueblo cristiano, que rechaza una pena que daña seriamente la dignidad humana”.

En agosto, Francisco introdujo cambios en el Catecismo de la Iglesia Católica de 1992 promulgado por el Papa san Juan Pablo II, y reemplazó el n. 2267 del Catecismo con un nuevo texto para decir que la pena de muerte es “inadmisible” y que la Iglesia “trabaja con determinación para su abolición en todo el mundo”.

El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, cardenal Luis Ladaria Ferrer S.J., argumentó en una carta explicativa adjunta enviada a los obispos que, sobre la base de las enseñanzas del Papa Juan Pablo II y Benedicto XVI, la “reformulación” de Francisco del Catecismo representa un “desarrollo auténtico de la doctrina que no está en contradicción con las enseñanzas anteriores del Magisterio”.

Incluso antes de sus más recientes declaraciones sobre la pena de muerte, Francisco fue más allá de la posición mantenida por el Papa san Juan Pablo II y el Papa Benedicto XVI, quienes se habían opuesto a la pena capital, pero nunca consideraron que fuera intrínsecamente mala.

En octubre de 2017, durante un discurso ante el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, Francisco dijo que la pena de muerte era “contraria al Evangelio“, indicando que la enseñanza del Catecismo cambiaría de acuerdo con una “nueva comprensión de la verdad cristiana”.

Y en 2015, mientras se dirigía al Congreso de los EE.UU., apenas unas horas antes de que los senadores de los EE.UU. votaran sobre el recorte de fondos a Planned Parenthood -expuesta en esos momentos porque acababa de saltar la noticia en todos los medios de comunicación sobre el tráfico que llevaba a cabo con resto de fetos abortados-, Francisco evitó mencionar el aborto para hablar en contra de la pena capital.

San Agustín y santo Tomás de Aquino, junto con el Papa Pío XII, consideraron la pena capital como legítima para proteger al público del peligro inmediato y como castigo por delitos graves, de acuerdo con la tradición católica. La pena de muerte también se presenta como legítima tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento de la Biblia.

El cambio introducido en el Catecismo por Francisco para condenar la pena de muerte se enfrentó rotundamente a una crítica generalizada por su desviación de la enseñanza de la Iglesia y el aparente error doctrinal.

Los grupos disidentes pro-LGBT “católicos” vieron el cambio como una posibilidad, pues les daba la esperanza de que algún día la Iglesia también cambie su enseñanza sobre la homosexualidad; otros la han invocado para introducir cambios sobre la  prohibición del aborto por parte de la Iglesia.

Rutler fue uno de los 75 clérigos y académicos que firmaron un llamamiento a Francisco para que retirara su enseñanza sobre la pena de muerte.

Introduciendo ambigüedad

En su columna para el Catholic World Report, Rutler ha citado varias enseñanzas previas de la Iglesia y de académicos para ilustrar el alejamiento del Papa de la doctrina de la Iglesia sobre la pena de muerte, y también analiza su uso de la semántica.

El uso del término “inadmisible” por parte de Francisco para describir la pena de muerte, ha dicho el padre Rutler, mientras que “no tiene sustancia teológica”, y evita, de este modo, palabras como “inmoral” o “incorrecto”, “inflige en el discurso una ambigüedad similar a la que encontramos en partes de Amoris Laetitia“.

“El significado obvio es que la pena capital es intrínsecamente mala”, ha dicho Rutler, “pero decirlo abiertamente sería demasiado flagrante”.

“También ha dicho que toda vida es ‘inviolable'”, ha añadido el sacerdote, “un término que se aplica sólo a la vida inocente y no tiene, de otra manera, ninguna garantía moral”.

El padre Rutler ha mencionado también “la consideración complementaria y no mencionada del papel del castigo y el infierno” en la presentación de la pena de muerte del pontífice, “evocando una sospecha de universalismo que es la negación del aislamiento eterno de Dios”.

Francisco descartó al entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Joseph Ratzinger (quien se convirtió en el Papa Benedicto XVI), cuando dijo en 2004 que podía haber una diversidad legítima de opiniones sobre la pena de muerte, pero no sobre el aborto o la eutanasia.

Rutler ha citado también las declaraciones del consultor Vaticano, el padre Thomas Rosica, hechas en agosto, según las cuales Francisco gobierna por su propia autoridad personal.

“Esto no es una sorpresa”, ha dicho Rutler sobre el abandono por parte de Francisco de las enseñanzas de Ratzinger; “desde que un agregado de la Sala de Prensa de la Santa Sede, el padre Thomas Rosica, ha dicho en una declaración ultramontana hasta el punto de la herejía: ‘Nuestra Iglesia ha entrado, de hecho, en una nueva fase: con la llegada de este primer papa jesuita, está claramente gobernada por un individuo y no sólo por la autoridad de la Escritura o, incluso, por sus propios dictados de la tradición más la Escritura’”.

“En realidad, no hay garantía”

“El Papa Francisco se justifica a sí mismo invocando un ‘progreso’ en la sociedad”, ha escrito Rutler, “pero esta es una confianza humanista -incluso pelagiana- que en realidad no tiene ninguna garantía. También deja escapar una catarata de contradicciones”.

Ha puesto como ejemplo el hecho de que “uno de los hombres del Papa”, el obispo Marcelo Sánchez Sorondo, elogió a la China comunistapor “acercarse más a la Doctrina Social católica” que los Estados Unidos.

“En Estados Unidos, el año pasado, hubo sólo 23 ejecuciones, mientras que en China hubo 1.551”, ha añadido Rutler. “Más que todas las demás naciones juntas”.

“El Papa Francisco dice que su enseñanza innovadora ‘no implica ninguna contradicción’ con la de la tradición de la Iglesia”, ha dicho Rutler, “pero hay que decir, a regañadientes, que de hecho sí que la hay”.

“El cambio no puede llamarse un desarrollo legítimo de la doctrina porque descuida todos los criterios clásicos para el desarrollo auténtico”, ha dicho, “y, sobre todo, lo que John Henry Newman denominó ‘preservación del tipo'”.

El concepto de Newman se refiere a la forma posterior de una enseñanza que tiene las mismas características esenciales que la forma anterior.

Rutler ha afirmado que, dado que la enseñanza de la Iglesia sobre la pena de muerte está basada en la ley natural, con la innovación introducida por el Papa en la pena de muerte, toda la enseñanza perenne está en riesgo, como puede ser el caso de las enseñanzas de la Humanae Vitae o de la doctrina moral de Veritatis Splendor.

“Como la pena capital se refiere a la ley natural”, dijo Rutler, “una vez que se rechaza como intrínsecamente errónea, lo mismo podría suceder con cualquier aspecto de la ley natural”.

Publicado por Lisa Bourne en LifeSiteNews; traducido por Pablo Rostánpara InfoVaticana.

 

https://infovaticana.com/

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén