Martes, 26 Febrero 2019 07:41

El cardenal Pell es declarado culpable de abuso sexual

El cardenal George Pell fue declarado culpable de abuso sexual infantil en Australia, convirtiéndose en el más alto responsable de la Iglesia Católica condenado en un caso de pederastia, anunció este martes una corte australiana.

Pell, de 77 años, fue declarado culpable en un juicio en diciembre de haber abusado sexualmente de dos monaguillos en la sacristía de la Catedral de San Patricio de Melbourne en los años 1990. El tribunal de Melbourne prohibía hasta este martes que los medios de comunicación informaran sobre esta cuestión.

El prelado había rechazado inicialmente estas acusaciones y el jurado no había alcanzado una decisión durante un primer juicio en septiembre, pero fue declarado culpable durante un nuevo juicio el 11 de diciembre. 

El tribunal de Melbourne adoptó entonces una “orden de supresión”, que prohibía a los medios cualquier mención a este caso, so pena de actuaciones judiciales. Este silencio obligado se impuso con el objetivo de proteger al jurado de un segundo juicio en el que el cardenal Pell debía ser juzgado por otros presuntos delitos.

La acusación decidió renunciar a esta segunda serie de investigaciones, lo que condujo al levantamiento, este martes, del silencio mediático sobre el primer caso y a autorizar a los medios a anunciar el veredicto de culpabilidad.

La pena a la que se condenará al cardenal no fue decidida. El miércoles está prevista una nueva audiencia. Los abogados del cardenal anunciaron a la agencia AFP su intención de apelar la sentencia.

George Pell se retiró de sus funciones en el Vaticano para defenderse, pero sobre el papel sigue apareciendo a la cabeza de la Secretaría de Economía de la Santa Sede.

 

6 comentarios en “El cardenal Pell es declarado culpable de abuso sexual
  1. Belzunegui

    Es curioso. Francisco, en el caso Ladaria, la voz de su amo, invoca la inmunidad vaticana, mientras que, en el caso Pell, un hombre de buena doctrina, lo echa a los leones australianos, que tenían muchas ganas de morder. La segunda acusación ha sido retirada y esta es la noticia que habría que haber destacado, pues la sentencia condenatoria no es de ahora y va a ser apelada. Yo no soy de los que ponen la mano en el fuego por nadie, empezando por mí mismo, pero me alegraría cantidad que la nueva sentencia lo exculpara, por las veleidades francisquitas.

  2. Juanito

    Todo absolutamente falso, incluidas las declaraciones farsantes de “testigos”. Montaje del NOM, del gobierno-tribunal-logia australiano, y del susodicho personaje de Roma. Es tremendo hasta donde llega el poder de la manipulación. Y todo por haberse negado a tapar las inmundicias del Ambrosiano y de la administración Vaticana.Que el Señor bendiga a Pell y le proteja.

  3. Vade Retro

    El demonio ataca con fuerza y los clérigos de hoy en día no están preparados para tales envestidas. Se acerca el fin.

  4. Simplicio

    Me resulta inverosímil. Nada menos que en la Catedral, según termina la ceremonia, en la sacristía, donde puede pasar cualquiera en cualquier momento. Se quita las vestiduras sagradas y les enseña los genitales a los monaguillos.
    Ni en las películas de Pajares.
    Otra cosa es que, accidentalmente, al quitarse esas pesadas e incómodas vestiduras, quedaran visibles ciertas partes o se le desprendiera ropa interior.
    A mí me pasó, siendo monaguillo, que al ayudar a un cura a quitarse el alba cogí también la sotana, que entonces llevaban sotana, desde abajo, dejando las piernas al descubierto un momento.

  5. Gaullista

    En Australia hay una campaña New-Age-NOM para cargarse el catolicismo local. Auténtico acoso a los fieles y a sus pastores.

  6. Uno

    Muchos piensan q la ordenacion ya les asegura la salvacion y por eso se dedican a difamar por motivos varios con el pretexto de estar inspirados por la Gracia de estado, pq ya se confiesan luego o no, o pq ya se confiesan ellos con Dios, porque a quién van a creer, al que es cura o al difamado q no es nadie? Aprovecharse del estatus de cura es una tentación muy grande para algunos. A causa de esto aparece como castigo el efecto contrario: difamar al cura porque es la última moda, sea verdad o sea mentira, a quién va a creer la progresía y el mundo, ¿al cura? Han querido ser como el mundo, aggiornarse, y todas las porquerías del mundo han entrado via obediencia y via concilio.

 

 

26/02/19 www.infovaticana.com