Sábado, 29 Junio 2013 17:12

¿Qué es el matrimonio? ¿Por qué es tan importante esta cuestión?

Yo creo que sería una catástrofe (el divorcio) para los niños, para las familias, las comunidades y la sociedad en general, todos los cuales dependen para su bienestar de la salud y la vitalidad del original y mejor “departamento de salud, educación y bienestar” de la familia basada en el matrimonio. 

 
Robert George, profesor de jurisprudencia en la Universidad de Princeton y profesor visitante en la Escuela de Leyes de Harvard, es un experto en derecho civil y un firme defensor del matrimonio tradicional, y ha hecho un aporte muy importante en la reflexión de la importancia que tiene el matrimonio de personas de distinto sexo para la sociedad y el estado.

 

El ha hecho una distinción básica entre el matrimonio sobre una base meramente emocional, al matrimonio sobre una base conyugal, que da continuidad a nuestra especie, porque concibe y cría nuevas personas.

En un reportaje reciente [2], George dice que, mientras que los defensores de redefinir el matrimonio para incluir a las parejas del mismo sexo apelan al principio de igualdad, no podemos, sin embargo, entender lo que es la igualdad sin primero determinar lo que es el matrimonio.

¿QUÉ ES EL MATRIMONIO?

 

Esta es la pregunta que los que tratan de redefinir el matrimonio tratan desesperadamente de evitar.

Ellos sostienen que el supuesto incuestionable del matrimonio, bien entendido, no es más que un vínculo emocional especialmente intenso, y que la relación matrimonial es simplemente una forma de compañía sexual-romántica o de pareja.

Este supuesto avala su afirmación de que la distinción de las parejas “entre personas del mismo sexo”, de las alianzas de “sexos opuestos”, en la definición de matrimonio, es arbitraria y por lo tanto una forma de discriminación injusta.

La hipótesis, sin embargo, tiene falta de credibilidad. No puede conciliarse con la historia de nuestra legislación y la práctica del matrimonio, o con aspectos del matrimonio que permanecen, en gran medida, no controversiales.

Por ejemplo, no podría tener sentido el por qué el matrimonio es necesariamente una asociación sexual, a diferencia de una sociedad que bien podría estar integrada en torno a otros intereses compartidos (no sexuales), como actividades u objetivos por un amor por el tenis o la literatura, un compromiso compartido por una causa política o religiosa, o lo que sea.

Tampoco podría tener sentido entender el por qué el matrimonio es una unión de dos personas, y no de tres o más en relaciones sexuales, como el poliamor.

EL MATRIMONIO CONYUGAL

 

Lo qué puede explicar y justificar estas características del matrimonio es la interpretación tradicional del matrimonio como la unión conyugal. Este tipo de unión es una participación en múltiples niveles (físico y emocional) de la vida, que se hace posible gracias a la complementariedad sexual-reproductiva del hombre y de la mujer. Se orienta naturalmente a que los esposos conciban y crien hijos en común.

El matrimonio es esencial para el éxito de cualquier sociedad, ya que es la forma en que las madres y los padres están unidos entre sí en una relación única apta para el proyecto de crianza de los hijos.

Por lo tanto, obviamente, las leyes y el estado tienen un profundo interés en el éxito de la crianza del niño. Cualquier otro bien social depende de eso.

Así que, aunque el Estado no ha inventado el matrimonio – el matrimonio, bien entendida, es una institución pre-política – el Estado con razón y necesariamente reconoce los matrimonios, distingue las formas maritales de las formas de relación fuera del matrimonio, y apoya, regula y promueve el matrimonio con la esperanza de mantener una vibrante cultura del matrimonio.

Esto explica por qué, históricamente y en todas las culturas, los gobiernos han reconocido formalmente y regulado los matrimonios, a pesar de que no han hecho eso con las amistades comunes, las relaciones entre hermanos o sacramentos puramente religiosos y ceremonias, como bautizos y bar mitzvah.

EL CASO DE LAS PAREJAS INFÉRTILES

 

El matrimonio bien entendido no es exclusivamente sobre la procreación y la crianza de los hijos, aunque eso es lo que motiva el profundo interés del Estado en el matrimonio. Pero siempre está vinculado, en forma indirecta, a esos bienes humanos y propósitos. El matrimonio, como unión conyugal, es el tipo de relación que se orienta a que los cónyuges tengan y crien hijos.

Cuando un matrimonio no ha sido bendecido con los niños, sigue siendo un matrimonio, porque estar en una relación de esta naturaleza es intrínsecamente bueno y satisfactorio, no es solo instrumentalmente valioso como un medio para el éxito de la crianza del niño.

Por lo tanto, la ley ha reconocido siempre los matrimonios consumados como matrimonios válidos, incluso cuando los cónyuges saben que su encuentro sexual no les dará a niños. Y la ley siempre ha tratado a todos los matrimonios, incluyendo el matrimonio de los esposos infértiles, como obligados por las normas que forman y estructuran el matrimonio como unión conyugal: la exclusividad sexual, la fidelidad y el compromiso de permanencia.

QUE SUCEDE CUANDO SE SUPRIME LA VISIÓN CONYUGAL DEL MATRIMONIO

 

Cuando la ley suprime la concepción conyugal del matrimonio y la sustituye por una falsificación, se perderá la base racional de estas normas, y la creencia de la gente en ellas y la voluntad de cumplir con ellas se erosionará en la medida que las normas tendrán cada vez menos sentido para cada generación. Se parecerán cada vez más a meras reliquias de una época pasada cuando el matrimonio se entendía de manera diferente.

Al principio, por supuesto, las formas habituales de pensar y las asociaciones sentimentales causarán que algunas personas sigan pensando en las normas como válidas y vinculantes, pero eso no va a durar.

¿Es esto conservador, “alarmista”? No lo creo. 

Activistas del movimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo dicen esencialmente lo mismo. Fue escrito por Victoria Brownworth, por ejemplo, que reconoce que la redefinición del matrimonio “es casi seguro que debilitará la institución del matrimonio”.

La diferencia entre Brownworth y yo es sólo esto: Ella piensa que el debilitamiento del matrimonio mediante la redefinición sería una buena cosa, algo que podría liberar a la gente y liberarlos de las limitaciones.

Yo creo que sería una catástrofe para los niños, para las familias, las comunidades y la sociedad en general, todos los cuales dependen para su bienestar de la salud y la vitalidad del original y mejor “departamento de salud, educación y bienestar” de la familia basada en el matrimonio. 

 

Fuentes: Our Sunday Visitor Newsweekly [3]Signos de estos Tiempos [4]

Foros de la Virgen María: http://forosdelavirgen.org

URL del artículo: http://forosdelavirgen.org/65619/que-es-el-matrimonio-por-que-es-tan-importante-esta-cuestion-2013-06-26/

URLs includas en esta entrada:

[1] Imagen: http://forosdelavirgen.org/wp-content/uploads/2013/06/Robert-George.jpg

[2] reportaje reciente: http://brandonvogt.com/george/

[3] Our Sunday Visitor Newsweekly: http://www.osv.com/tabid/7621/itemid/10340/Understanding-definition-of-marriage.aspx

[4] Signos de estos Tiempos: http://forosdelavirgen.org/65619/que-es-el-matrimonio-por-que-es-tan-importante-esta-cuestion-2013-06-26/

[5] Imagen: http://forosdelavirgen.org/15787/sumario-de-noticias-de-signos-de-estos-tiempos/