Jueves, Agosto 06, 2020

Política de Estado


Viernes, 12 Abril 2019 09:14

"Odiaba a la Iglesia" y fue sanado por Dios mediante la Unción de los Enfermos. Hoy es sacerdote

El pasado 1° de marzo Mike Schmitz recordaba en un tweet que justamente ese día fue bautizado, “hace 44 años… y por gracia de Dios”.
 
En diversas publicaciones en Internet Mike narra detalles biográficos como su afición por Batman y que alguna vez estuvo a punto de casarse. Pero lo medular es que desde el año 2003 -tras un proceso de conversión, cuyo clímax vivió en Centroamérica- su amor declarado es Dios.
 
Esta historia de amor comenzó a ser consciente para él cuando era un adolescente… Se había criado en la fe católica y un día cualquiera pensó que quizá podría rezar con ese rosario que permanecía colgado por largo tiempo en el respaldo de su cama. Había escuchado a su madre rezar esta oración mariana y recordaba que incluía el Padrenuestro y el Ave María, pero no sabía por dónde empezar. "Le pregunté a mi maestro de educación religiosa si podía tomar prestado un folleto sobre el rezo del rosario. Con el librito en una mano y el rosario en la otra, empecé a rezar. María, desde el principio, me conducía a su Hijo".
 
Batallando con Dios
 
Pero en paralelo, como muchos chicos y chicas de su edad, la mente de Mike estaba llena de dudas, prejuicios, sintiéndose aburrido y desconectado de la Iglesia. Resistencia que no varió, relata, ni siquiera cuando “durante una confesión cuando tenía 15 años, me encontré con Dios de una manera real, poderosa y personal”.
 
Tres cosas -recuerda- tuvo claras en su mente cuando salió a la calle tras recibir el sacramento de la Reconciliación: “Lo primero, estaba agradecido de que Dios había perdonado mis pecados. Segundo, que, si Dios quisiera que yo fuera sacerdote, escucharía la confesión de cualquier persona siempre que me lo pidiera. Y la tercera, pues que esa chica que acababa de pasar delante de mí se veía muy linda”, recuerda riendo.
 
Su batalla con Dios duraría casi una década. Ingresó a estudiar Teología intentando encontrar razones para su fe. “Pero al llegar allí me pareció que las respuestas que obtenía cuestionaban aún más esa fe. Era como si no hubiera razón para lo que realmente creemos”. Acentuó entonces su postura crítica hacia ciertos argumentos doctrinales de la Iglesia, que consideraba vetustos en algunos temas candentes.  "Me sentí avergonzado por la Iglesia, y esa vergüenza me causó gran resentimiento", reconoce y agrega: “Seguía siendo católico, pero realmente odiaba a la Iglesia”.
 
Un arrogante misionero
 
Así las cosas, tras titularse aceptó la invitación a ser misionero. No tenía intención de ser sacerdote -estaba enamorado y tenía planes para casarse-, pero ir a Centroamérica como profesor de religión, le pareció una oportunidad de recuperar la paz.
 
La misión era en todo muy católica y Mike continuaba aferrado a su enojo con la Iglesia. “Cuando iba a Misa, me burlaba del sacerdote durante su homilía, sin ser capaz de ver mi arrogancia. Menos podía imaginar cuán drásticamente estaba por cambiar mi vida…”
 
Salvado del abismo
 

Al poco tiempo Mike comenzó a sentirse físicamente débil y terminó postrado en cama. “Estaba tan enfermo que pensaron me iba a morir y llamaron a un sacerdote”. Quedó mudo cuando vio entrar al mismo hombre del que se había burlado durante semanas en cada Misa. “Sin dudar se acercó con prisa al lado de mi cama y me dio la Unción de los Enfermos y la Sagrada Comunión”. Mientras continuó en cama los días siguientes, recuperándose, reflexionaba que tal vez había estado equivocado y lo que este hombre decía de Jesús… “tal vez todo era verdad. El sacerdote me daba enseñanzas que yo nunca había escuchado”.
 
Comenzó así un camino en el cual fue acogiendo las respuestas que antes se negaba a creer. ¿La razón? “Algo en mi corazón y mente había cambiado”, sincera Mike. Así, estando un día en Adoración Eucarística…. “me di cuenta de que estaba enamorándome no solo de Dios, sino también de Su Iglesia que nos dio” … No tardó demasiado en comprender y acoger el llamado a “decir sí a la voluntad de Dios”, siguiéndolo en el sacerdocio.
 
Mike Schmitz se ordenó sacerdote el año 2003. Ha sido por años director de la pastoral juvenil de la Diócesis de Duluth (Minnesota, USA), y capellán en el Newman Center de la Universidad de Minnesota Duluth. Es un puente de encuentro con Jesús y la Iglesia para miles de jóvenes a través de sus podcasts de homilías, videos y predicando retiros.
 
1 comentario
Monica Medel Soto
Hermoso testimonio de dos sacerdotes, vale la pena leerlo muy gratificante... Bendito sea Dios..
 
 
05/04/19 www.portaluz.org
El pasado 1° de marzo Mike Schmitz recordaba en un tweet que justamente ese día fue bautizado, “hace 44 años… y por gracia de Dios”.
 
En diversas publicaciones en Internet Mike narra detalles biográficos como su afición por Batman y que alguna vez estuvo a punto de casarse. Pero lo medular es que desde el año 2003 -tras un proceso de conversión, cuyo clímax vivió en Centroamérica- su amor declarado es Dios.
 
Esta historia de amor comenzó a ser consciente para él cuando era un adolescente… Se había criado en la fe católica y un día cualquiera pensó que quizá podría rezar con ese rosario que permanecía colgado por largo tiempo en el respaldo de su cama. Había escuchado a su madre rezar esta oración mariana y recordaba que incluía el Padrenuestro y el Ave María, pero no sabía por dónde empezar. "Le pregunté a mi maestro de educación religiosa si podía tomar prestado un folleto sobre el rezo del rosario. Con el librito en una mano y el rosario en la otra, empecé a rezar. María, desde el principio, me conducía a su Hijo".
 
Batallando con Dios
 
Pero en paralelo, como muchos chicos y chicas de su edad, la mente de Mike estaba llena de dudas, prejuicios, sintiéndose aburrido y desconectado de la Iglesia. Resistencia que no varió, relata, ni siquiera cuando “durante una confesión cuando tenía 15 años, me encontré con Dios de una manera real, poderosa y personal”.
 
Tres cosas -recuerda- tuvo claras en su mente cuando salió a la calle tras recibir el sacramento de la Reconciliación: “Lo primero, estaba agradecido de que Dios había perdonado mis pecados. Segundo, que, si Dios quisiera que yo fuera sacerdote, escucharía la confesión de cualquier persona siempre que me lo pidiera. Y la tercera, pues que esa chica que acababa de pasar delante de mí se veía muy linda”, recuerda riendo.
 
Su batalla con Dios duraría casi una década. Ingresó a estudiar Teología intentando encontrar razones para su fe. “Pero al llegar allí me pareció que las respuestas que obtenía cuestionaban aún más esa fe. Era como si no hubiera razón para lo que realmente creemos”. Acentuó entonces su postura crítica hacia ciertos argumentos doctrinales de la Iglesia, que consideraba vetustos en algunos temas candentes.  "Me sentí avergonzado por la Iglesia, y esa vergüenza me causó gran resentimiento", reconoce y agrega: “Seguía siendo católico, pero realmente odiaba a la Iglesia”.
 
Un arrogante misionero
 
Así las cosas, tras titularse aceptó la invitación a ser misionero. No tenía intención de ser sacerdote -estaba enamorado y tenía planes para casarse-, pero ir a Centroamérica como profesor de religión, le pareció una oportunidad de recuperar la paz.
 
La misión era en todo muy católica y Mike continuaba aferrado a su enojo con la Iglesia. “Cuando iba a Misa, me burlaba del sacerdote durante su homilía, sin ser capaz de ver mi arrogancia. Menos podía imaginar cuán drásticamente estaba por cambiar mi vida…”
 
Salvado del abismo
 

Al poco tiempo Mike comenzó a sentirse físicamente débil y terminó postrado en cama. “Estaba tan enfermo que pensaron me iba a morir y llamaron a un sacerdote”. Quedó mudo cuando vio entrar al mismo hombre del que se había burlado durante semanas en cada Misa. “Sin dudar se acercó con prisa al lado de mi cama y me dio la Unción de los Enfermos y la Sagrada Comunión”. Mientras continuó en cama los días siguientes, recuperándose, reflexionaba que tal vez había estado equivocado y lo que este hombre decía de Jesús… “tal vez todo era verdad. El sacerdote me daba enseñanzas que yo nunca había escuchado”.
 
Comenzó así un camino en el cual fue acogiendo las respuestas que antes se negaba a creer. ¿La razón? “Algo en mi corazón y mente había cambiado”, sincera Mike. Así, estando un día en Adoración Eucarística…. “me di cuenta de que estaba enamorándome no solo de Dios, sino también de Su Iglesia que nos dio” … No tardó demasiado en comprender y acoger el llamado a “decir sí a la voluntad de Dios”, siguiéndolo en el sacerdocio.
 
Mike Schmitz se ordenó sacerdote el año 2003. Ha sido por años director de la pastoral juvenil de la Diócesis de Duluth (Minnesota, USA), y capellán en el Newman Center de la Universidad de Minnesota Duluth. Es un puente de encuentro con Jesús y la Iglesia para miles de jóvenes a través de sus podcasts de homilías, videos y predicando retiros.
 
El siguiente video, una de las fuentes de este relato y con subtítulos en español, presenta alternadamente los testimonios de conversión de los sacerdotes Josh Johnson y... Mike Shmitz:



Fuentes de citas: Ascension Press, Faith magazine, YouTube, entre otras
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Evangelización
El video de Martin: Narra cómo logró liberarse de sus ideas suicidas
Mujeres nobles como Mari Graciana comparten el amor de Cristo resucitado entre los pobres del mundo
En la hostia consagrada el p. José Luis Quijano y su acólito vieron "la cara de Jesús". Conmoción y júbilo en Argentina
Quemante mensaje del Obispo de Rabat a los europeos
"La Virgen de Medjugorje me busca, me protege y no me abandona" dice mujer con esclerosis múltiple y cáncer
¿Te ofrecerías a reparar por los pecados de otros? Un niño de 9 años lo hizo y su ejemplo inspira una cruzada mundial
El Sagrado Corazón de Jesús conquista a un joven grafitero
Los Papas son devotos de la Virgen María porque "ella es la figura de la tradición cristiana más temida por el diablo"
La Iglesia protege a las niñas también en los campos de refugiados de Chad
Victoire dice que recuperó la salud y la fe "bebiendo agua de Lourdes"
Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén