Martes, Julio 16, 2019

Política de Estado


Miércoles, 17 Abril 2019 08:38

Las reliquias escondidas de la Pasión de Cristo en Roma

Dos de las espinas de la Corona de Cristo que se han salvado del incendio de Notre Dam se encuentra en una iglesia de Roma. Infovaticana recorre algunos de los lugares menos conocidos de la Ciudad Eterna donde se guardan las reliquias de la Pasión de Cristo.

“Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle. Los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le vistieron un manto de púrpura; y, acercándose a él, le decían: ‘Salve, Rey de los judíos’. Y le daban bofetadas” (Jn 19,1-3).

Después de que fuera controlado el terrible incendio de Notre Dam del que medio mundo fuimos testigos, el rector-arcipreste de la catedral, Patrick Chauvet, ha anunciado que la Corona de Espinas -supuestamente la misma de la que habla el Evangelio según San Juan-, ha logrado salvarse de las llamas. 

Se trata de la Corona de Espinas que los soldados romanos colocaron a Jesús de Nazaret durante su crucifixión, una de las reliquias de la Pasión de Cristo veneradas por los católicos durante siglos. Sin embargo, no todas las espinas se encuentran custodiadas en la catedral de París.

En Semana Santa Roma espera recibir a miles de turistas que llegan hasta la Ciudad Eterna para participar en las ceremonias presididas por el Papa Francisco. Además, probablemente visitarán los lugares -unos más conocidos que otros-, que albergan algunas de las reliquias más importantes del catolicismo.

Fueron numerosos elementos tanto de la Pasión de Cristo como de la vida de Jesús los que fueron trasladados a Roma. Esto se debió, principalmente, a que Roma era  el corazón de la cristiandad, aunque también se trasladaron hasta aquí desde Tierra Santa por motivos de seguridad.

Algunos de estos elementos venerados son hoy muy conocidos y la mayoría los encontramos en las guías de la capital italiana. Es lo que ocurre, por ejemplo, con la madera de la cuna donde nació Jesucristo, que se encuentra bajo el altar mayor de la Basílica Santa María Mayor.

Reliquia de la cuna de Jesús

No menos conocida es la Escalera Santa que se encuentra a pocos metros de la Basílica de San Juan de Letrán. Son los 28 peldaños de mármol que Jesucristo subió para ser juzgado y que desde la semana pasada se puede ver sin la madera que los ha cubierto durante 300 años.

Scala Santa

Además, en el interior de la Basílica se encuentra la losa de mármol sobre la que, según cuenta la tradición, cuatro soldados romanos se jugaron a los dados la túnica de Jesús. Se puede contemplar sobre cuatro columnas que tienen la Mesura Cristi (la altura de Cristo).

En la iglesia de Santa Anastasia se encuentran también dos reliquias menos conocidas para la mayoría de los turistas que llegan a Roma. Se trata del velo de la Virgen María y del sagrado manto de San José, que dio lugar a la oración al Sacro Manto de San José. Tampoco podemos olvidarnos de las cadenas de San Pedro en la iglesia de San Pietro in Vincoli.

Cadenas de San Pedro en San Pietro in Vincoli

Las reliquias escondidas de la Pasión de Cristo

Precisamente, la Basílica de la Santa Cruz de Jerusalén guarda dos de las espinas de la Corona de Cristo que se ha salvado del incendio de Notre Dam. Además, alberga uno de los clavos con los que los soldados clavaron a Cristo en la Cruz; una fragmento de ella; el “Titulus Crucis” -la tablilla que Pilato mandó poner sobre la Cruz donde se podía leer “Jesús nazareno, Rey de los judíos”-; una reproducción de la Sábana Santa de Turín; parte de la cruz del buen ladrón y el dedo que Santo Tomás metió en la llaga de Cristo para creer que había resucitado.

Según la tradición, tanto las reliquias como la tierra donde se construyó la iglesia fueron transportadas desde Jerusalén gracias a Santa Elena, la madre del emperador Constantino, que durante un viaje a Tierra Santa, en torno al año 326, encontró y trasladó a Roma y Constantinopla algunos de estos elementos ligados a la pasión de Cristo.

‘Titulus Crucis’ de la iglesia Santa Cruz en Jerusalén

En 1223 fue trasladada por el cardenal Giovanni Colonna desde Tierra Santa la columna donde Jesucristo fue flagelado, y hoy la podemos encontrar la Basílica de Santa Práxedes. Hay varias hipótesis en torno a su pequeño tamaño, pero según indican los últimos estudios, el hecho de que midiera tan solo 63 cm se debe a que de esta manera los soldados podían azotar a Jesús con mayor facilidad, y al obligarle a estar con el dorso plegado, el dolor de los golpes era mayor.

Columna de la flagelación de Cristo

Cabe destacar que un fragmento de la parte superior de la columna fue entregado a Luis IX de Francia a cambio de tres de las espinas de la Corona de Cristo. Dos de ellas, como he contado antes, se encuentran en Santa Cruz de Jerusalén, el paradero de la tercera se desconoce.

Cuadro de la Basílica de Santa Práxedes

Otra de las reliquias menos conocidas está custodiada en la Basílica de San Pedro. Se trata de un fragmento de la lanza con la que el centurión Longinos atravesó a Cristo en la Cruz. Esta reliquia, bañada en oro, se encuentra sobre la estatua de Santa Elena, uno de los cuatro pilares de la cúpula central. Fue un sultán turco quien la donó al Papa Inocencio VIII después de que fuera trasladada a Constantinopla en época bizantina.

Cabe señalar que la Iglesia no obliga a creer en la autenticidad de estas reliquias, aunque ayudan a representar lo que realmente ocurrió. En la mayoría de ellas se han realizado exámenes científicos aunque, además del estudio científico, hay que destacar que existe la voz de la tradición, que ha perdurado durante siglos.

 

2 comentarios en “Las reliquias escondidas de la Pasión de Cristo en Roma
  1. Amalia

    Me encanta este articulo. No conviene olvidar estas cosas. Donde está Cristo es por supuesto en la Eucaristía, pero estas huellas tangibles y concretas de que se hizo hombre de verdad, que su Encarnación fue un hecho histórico en un momento preciso, vienen muy bien

  2. Lola

    Hasta que se finalice la Restauración de la Catedral de París, la Corona de espinas de Nuestro Señor Jesucristo debería ser custodiada en El Vaticano.
    Sobre todo para evitarnos los problemas que pueden venir, como por ejemplo “que desapareciese”.

     

     

    17/04/19 www.infovaticana.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén