Miércoles, 22 Mayo 2019 06:50

Argentinos provida se manifiestan para apoyar al médico condenado por negarse a practicar un aborto

En medio de la lluvia y del frío, manifestantes pro vida se concentraron anoche ante la Casa de Río Negro en Buenos Aires en apoyo al doctor Leandro Rodríguez Lastra, condenado por no realizar un aborto en abril de 2017. 

 

El médico estabilizó a la paciente que llegó a la guardia del hospital con un cuadro serio tras haber pasado por procedimientos abortivos cuando cursaba un embarazo de más de 22 semanas; ella quedó bien y la criatura, dada en adopción, tiene hoy dos años.

«En la Argentina el aborto no es legal» y «Salvar las dos vidas no es delito», fueron algunas de las frases que dijeron algunos de los que hablaron por un altavoz, guarecidos por paraguas.

En la esquina de Tucumán y Riobamba había un gran cartelón de «Médicos por la vida». Un médico señaló que este juicio intenta crear un precedente muy negativo para el ejercicio libre, responsable y autónomo de la medicina y dijo: «Si van contra Rodríguez Lastra van a venir con todo. Vamos a ser perseguidos, atacados».

Cuando el semáforo rojo paraba el tránsito varios jóvenes exhibían ante los autos pancartas hechas a mano con leyendas como «Toda vida vale» y «Salvar vidas no es delito». Dos mujeres extendían también una bandera argentina con una leyenda similar.

Los presentes cantaron el Himno Nacional, bajo la lluvia. Varios lucían pañuelos celestes. Una mujer señaló que a través de Citizen.Go se habían juntado 76.000 firmas en respaldo del doctor Rodríguez Lastra «por cumplir con su deber y salvar las dos vidas». Tres personas sostenían carteles que daban cuenta de esa convocatoria.

Una mujer del partido de La Matanza exaltó el trabajo sacrificado de los médicos. «Ellos están para salvar vidas; no vamos a dejar que nos impongan un protocolo que no es legal y un proyecto que no es ley» (por el del aborto, rechazado en el Senado el 8 de agosto de 2018).

«Sí a la vida, no al aborto», cantaron varios presentes. En un momento, se hizo un minuto de silencio por todos los niños que han sido abortados. «Nos podemos hacer oír con nuestro silencio», dijo una oradora.

«Llueve pero acá estamos», señaló otro asistente. «Tarde o temprano se despejará el cielo y el cielo está a favor de la vida».

 

 

22/05/19 www.infocatolica.com