Jueves, 13 Junio 2019 08:08

Una universidad católica censura un acto contra la ideología de género usando una cínica excusa

Gira de conferencias sobre feminismo radical, ideología de género y aborto

Hoy comienza una gira de conferencias de Agustín Laje y Nicolás Márquez en México, con el título “Deconstruyendo el feminismo radical, la ideología de género y el aborto”. Estos dos politólogos argentinos son los autores de una obra que está teniendo una gran difusión y que ofrece una visión crítica sobre la ideología de género: “El Libro Negro de la Nueva Izquierda”. En esta gira están previstas conferencias en Ciudad de México, La Paz, Los Mochis, Colima, Guadalajara, Culiacán, León y Querétaro. Tenéis más información sobre la gira aquí.

La Salle censura la charla apelando al “intercambio abierto de ideas”

La primera conferencian estaba prevista para hoy, 13 de junio, en la Sala de Juicios Orales de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle, una institución privada católica. El acto se anunció hace ya más de una semana. Como ya ha ocurrido en otros lugares donde han ofrecido conferencias estos dos autores, los partidarios de la ideología de género exigieron que se censurase el acto, tachando de “odio” el mero hecho de discrepar de sus opiniones: una forma descarada de criminalizar a los que ejercen la libertad de pensamiento, que recuerda cada vez más a las prácticas de regímenes autoritarios. Pues bien: ayer por la tarde, a menos de 24 horas de la celebración de la conferencia, la Universidad La Salle ha decidido ceder ante los totalitarios y censurar la conferencia. Lo ha hecho, además, en una breve nota en la que dice que el acto previsto para hoy “no se realizará” en esa institución (pero sin indicar que no se realizará porque la han censurado). En el colmo del cinismo, la nota asegura que “La Salle reitera su compromiso con el respeto a los derechos humanos y al intercambio abierto de ideas, posturas e ideologías, siempre a favor de la generación del conocimiento y la promoción de una cultura de paz y justicia”.

¿Qué clase de “intercambio abierto de ideas” se da cuando una universidad, que debería ser un foro abierto para el debate de distintos puntos de vista, censura una conferencia simplemente porque algunos intolerantes no están de acuerdo con las ideas expuestas? No estaría de más, en vista de su apelación al “respeto a los derechos humanos”, que los responsables de esa universidad católica repasen la Declaración Universal de Derechos Humanos, cuyo Artículo 19 afirma: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión“. Por lo visto, los ideólogos de género han pensado que eso de la libre difusión de ideas sólo vale para las suyas y no para las demás. Y lo más lamentable es que esa universidad católica se haya sometido a sus exigencias de censura.

La conferencia tendrá lugar a la misma hora en la Universidad Intercontinental

Agustín Laje ha publicado un vídeo en su canal de Youtube denunciando este acto de censura. El vídeo también informa que la conferencia prevista en La Salle tendrá lugar a la misma hora, las 10:00 de la mañana, en la Universidad Intercontinental, Plantel Romna.

El Vaticano acaba de emitir un documento criticando la ideología de género

Se da la circunstancia de que este acto de censura de la citada universidad católica se produce poco después de la publicación por la Santa Sede de un documento criticando abiertamente la ideología de género. El texto incluye la siguiente recomendación para las instituciones educativas católicas: La escuela católica debe convertirse en una comunidad educativa en la que la persona se exprese y crezca humanamente en un proceso de relación dialógica, interactuando de manera constructiva, ejercitando la tolerancia, comprendiendo los diferentes puntos de vista y creando confianza en un ambiente de auténtica armonía”. El documento añade que “las educadoras y educadores católicos –en su adecuación a la identidad recibida de su inspiración evangélica– están llamados a transformar positivamente los desafíos actuales en oportunidades, siguiendo los senderos de la escucha, de la razón y la propuesta cristiana, así como a dar testimonio, con las modalidades de la propia presencia, con coherencia entre las palabras y la vida. ¿Se lo habrán leído las autoridades de la Universidad La Salle de Ciudad de México?

 

 

13/06/19 www.outono.net