Sábado, 22 Junio 2019 09:56

España: El stock de la vivienda no frena la subida de los precios

Tras años de recuperación económica, la clase media vive asfixiada por los precios de la vivienda y de los alquileres. A pesar de esta complicada situación, casi medio millón de pisos de la burbuja inmobiliaria siguen sin venderse. Según el ministerio de Fomento, desde el año 2009 sólo se ha reducido en un 29% el stock de inmuebles.

Del año 2005 al 2009 el stock se disparó, llegando a alcanzar al máximo de 649.780 viviendas. Este stock, recuerda Fomento, solo incluye viviendas que nunca se han vendido, y no la vivienda que alguien ha adquirido y está vacía. Tampoco incluye vivienda de las nuevas promociones empezadas en los últimos años y que están aún a la venta.

Teniendo en cuenta la distribución territorial de la vivienda por venderse, el 49,7% del stock se acumula en la Comunidad Valenciana, Catalunya y Andalucía (86.137 viviendas, 73.048 y 69.327 respectivamente). Sin embargo, estas son las tres comunidades más pobladas. En términos relativos, respecto a la población, el stock es especialmente grande en Castellón (5,89%), Toledo (3,89%), Almería (4,56%), La Rioja (4,42%), Ciudad Real (3,93%) y Lleida (3,84%). En el conjunto de España el stock supone el 1,79% del parque de viviendas. En las zonas más dinámicas, como las provincias de Madrid, Barcelona o Valencia, el inventario de vivienda sin vender no llega ni al 1,5%.

Vivienda

Por provincias, Madrid (40.145) y Barcelona (38.048) encabezan la lista de inmuebles nuevos sin comercializar, junto a Alicante (39.309) y Castellón (24.958), con mucha menos población pero no así casas pues se multiplicaron en la última etapa de la burbuja. De hecho, las tierras castellonenses concentran el mayor porcentaje de existencias no vendidas respecto a su parque inmobiliario, un 5,9%, seguidas de Toledo (4,9%) y Almería (4,5%). El interior y la costa mediterránea son, a priori, las zonas con peor salida.

En paralelo, la construcción de viviendas prosigue su recuperación y se acerca ya a la horquilla de 150.000-180.000 obras nuevas iniciadas al año que el sector estima como cifra «razonable». En 2018 se concedieron 128.799 visados para comenzar a levantar casas, un 18% más que el ejercicio anterior y 2,2 veces más que en 2014. La tendencia es que seguirán aumentando.

Un alquiler asfixiante

En cuatro capitales de provincia el precio del alquiler ha llegado alcanzar niveles anteriores a la crisis económica. Madrid, Barcelona, Palma de Mallorca y Málaga han roto el techo que estos mercados habían alcanzado antes del estallido de la burbuja inmobiliaria entre los años 2007 y 2008, según los datos de Fotocasa. Además, los precios al cierre del pasado año indican que al menos otras 11 capitales españolas se han calentado y rozan máximos.

Concretamente, Barcelona cerró 2018 a un precio por metro cuadrado de 16,06 euros, lo que le sitúa un 7,28% por encima de los máximos del boom. Sin embargo, este no ha sido el precio más caro que se ha llegado a pagar en la Ciudad Condal por el alquiler, ya que en enero de 2018 fue cuando realmente los precios de la urbe catalana alcanzaron un nuevo récord al situarse el metro cuadrado en una media de 16,26 euros. Lo que significa que tras este nuevo pico, el alquiler en Barcelona se fue enfriando a lo largo del pasado año, a pesar de mantenerse en precios superiores a la precrisis.

Una situación que viene encabezada por el vuelco a las expectativas sobre el precio de los arrendamientos. A lo largo del año, los encuestados han reflejado que sus previsiones sobre los alquileres han pasado de subidas a pensar que los precios se van a mantener.

 

 

21/06/19 www.forumlibertas.com