La desigualdad entre los argentinos más ricos y los más pobres aumentó de 17 a 20 veces en el primer trimestre del año, y cuatro de cada 10 hogares no alcanzaron a cubrir la canasta básica.

Así lo informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) en su Estudio sobre la Evolución de la Distribución del Ingreso en Argentina, el cual también indica que el ingreso promedio per capita de la población del país fue de 10.381 pesos mensuales en el primer trimestre.

El panorama es levemente más alentador si se compara el primer trimestre de este año –en el que la brecha entre ricos y pobres se ubicó en 20 veces– con el mismo período de 2017, cuando esa distancia estaba en 22 veces.

En tanto, el coeficiente de Gini subió un 5,51%, al pasar de 0,417, en el último trimestre de 2017, a 0,440 en el primer trimestre de 2018.

Asalariados

Entre otros datos del Indec, se desprende que el 60% de los asalariados y el 40% de los hogares no llegaban a cubrir el costo de la canasta básica en el primer trimestre del año.

De acuerdo con las escalas de ingreso individual, seis de cada 10 asalariados, más de 8,3 millones de personas, tenían ingresos mensuales de entre 15 mil y 16.200 pesos, mientras la canasta básica total tenía en marzo pasado un costo de 17.867 pesos.

De acuerdo con las escalas de ingresos, alrededor de 899.280 hogares tenían ingresos de entre 16 mil y 20 mil pesos, y llegaban parcialmente a cubrir el costo de la canasta que define el nivel de pobreza.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 29/06/2018 en nuestra edición impresa.

lavoz.com.ar