Lunes, 08 Julio 2019 08:42

Conoce la historia «heroica» del sacerdote que salvó 3 veces el Santo Cáliz

El P. Pedro Vicente Calbo hizo que el Santo Cáliz sobreviviera en sus traslados marítimos a momentos muy peligrosos, de mucha tormenta, incluso a momentos de enfrentamiento con las tropas francesas entre los años 1809-1810.

 

La Archidiócesis de Valencia (España) acogió la presentación del libro «Salvamentos del Santo Cáliz en la guerra de la Independencia. Valencia-Alicante 1809-1810» escrito por el abogado César Evangelio que reivindica el papel «heroico» del sacerdote Pedro Vicente Calbo, que logró salvar el cáliz hasta en 3 ocasiones de la invasión de las tropas napoleónicas en el siglo XVI.

Según se explica en el libro, el P. Pedro Vicente Calbo era el encargado de la custodia del Santo Cáliz y del resto del tesoro de la Catedral y dejó constancia de todos los traslados en un manuscrito y en otros legajos del Archivo de la Catedral de Valencia que posteriormente fueron estudiados por César Evangelio durante más de 5 años.

El Santo Cáliz tuvo que ser sacado de Valencia por mar hasta Alicante en el año 1809 y posteriormente trasladado a Ibiza y Mallorca de 1810 a 1813.

El P. Calbo era director del Seminario de Valencia y hombre de confianza del canónigo Alcedo, a quien encargaron el traslado del Santo Cáliz a Alicante cuando Valencia sufrió su primer asedio en 1809 por parte de las tropas napoleónicas.

A la muerte del canónigo Alcedo, quedó responsable del cuidado de estas reliquias el P. Calbo, quien incluso llegó a llevar la reliquia consigo.

Según explican en una nota de la Archidiócesis de Valencia, el Santo Cáliz, con el tesoro de la Catedral, permaneció en Alicante en 1809 durante 10 meses.

Posteriormente fue trasladado a Ibiza en 1810, en donde estuvo año y medio, para después ir a Mallorca donde estuvo hasta 1813, el final de la ocupación francesa de Valencia.

El P. Calbo relató así los traslados y los diversos riesgos que afrontó para protegerlo: «Hubo grandes riesgos derivados del peligro francés, del peligro español por apropiarse de las riquezas no imprescindibles para el culto, del mar al hacerse los traslados en las peores épocas de navegación, y de los corsarios enemigos que se presumían al corriente. A ello se sumaba el peligro de una población a la que parece haberse querido manipular vertiendo acusaciones sobre el contenido del cargamento evacuado, quizá en el ánimo de utilizar el episodio para provocar cambios en el poder político local. Vistos los numerosos avatares, incluida una navegación con graves contratiempos, puede considerarse un verdadero prodigio el que el Santo Cáliz superase aquel tiempo».

Según explicó el autor del libro, César Evangelio, el P. Calbo es uno de los «héroes de aquel episodio», que hizo una «crónica perfecta, escrita con una grandísima inteligencia y un gran sentido analítico», y la del propio Archivo de la Catedral, a su personal y responsable por sus orientaciones y facilidades para el estudio.

Además, según informa la Archidiócesis de Valencia, en todos esos traslados, el autor destaca que «existe algo de providencial, de prodigioso, en el hecho de que el Santo Cáliz finalmente sobreviviera a toda aquella etapa, simplemente por los traslados marítimos, en los que hubo momentos muy peligrosos, de mucha tormenta, incluso en momentos de enfrentamiento con las tropas francesas».

El P. Jaime Sancho, canónigo conservador del Patrimonio Artístico de la Catedral, elogió la figura del P. Calbo por el que «hoy en día sobrevive el Santo Cáliz».

Además el P. Sancho también destacó que «como dice el autor, es algo prodigioso que el Cáliz haya llegado a nuestros tiempos, el Cáliz no tiene milagros pero sí el milagro de su conservación».

 

2 comentarios

 PEDRO
La copa que Jesús de Nazaret repartió a sus discípulos para tomar el Cáliz en la última cena, y que originó el mito sobre la vida eterna a quién lo poseyera, obsesionó al propio Rechisführer de las SS, Heinrich Himmler, y al mismísimo Führer Adolf Hitler.
La afirmación de que dicho Cáliz no contine milagros es atrevida y relativa, pues ese signo maravilloso de la ültima cena, y provoca en personas dispuestas espiritualmente y / o por virtu de la Gracia de Dios un movimiento de FE y conversión.
Yo mismo llevo en una cadena, en el cuello, con el escapulario, un soporte con la foto del Cáliz de la última cena. Voy últimamente a la Santa Misa todos los días y me considero un " humilde servidor del señor ". Dios se sirve de objetos humildes, por ejemplo, también el santo Rosario para que el católico, experimente el poder del mismo, y no hay santo/ santa que no haya sido un permanente divulgador del Santo Rosario. Las gracias del Santo Rosario son imensas.
7/07/19 9:52 PM
 
 Luis
Rememorar la celebracion de la ültima Cena con el Señor, aprovechando una meditacion, es adentrarse en un sagrado recuerdo, que nos hace evocar la cercania del Señor otra vez en el Sagrario, a donde podemos ir a adorarle y pedir toda clase de Gracias, incluso materiales.
Muchas son los testimonios de las Gracias que se obtienen, con la adoración frente al Sagrario en donde esta JESUCRITO verdaderamente.
Frecuenta la visita al Sagrario, y más si tienes grandes penas o necesidades, y veras que Jesucristo no se deja ganar en generosidad. Esta muchas veces sólo, y te pide " acompañame, y ven más ".
7/07/19 10:08 PM
 
 
07/07/19 www.infocatolica.com