Martes, 09 Julio 2019 15:07

La conversión ecológica o por qué Oceanía ha estado siempre en guerra con Eurasia

Uno de los rasgos más inquietantes de las sectas totalitarias, religiosas o políticas, es cuando se ofrece a los seguidores una nueva verdad, no meramente asegurando que “esto es así”, sino dando por hecho que “siempre ha sido así”, el desasosegante “Oceanía ha estado siempre en guerra con Eurasia” de la novela de Orwell 1984, cuando uno todavía puede recordar que hace poco estaba, en realidad, en guerra con Asia Oriental.

Ver cómo, de repente, la ecología se convierte en eje de nuestra fe, en un momento de enorme crisis en la Iglesia, resulta desconcertante, pero no tanto como que lo anuncien e insistan en ello como si fuera una vieja verdad de la que solo los cristianos rígidos con cara de pepinillos en vinagre pudieran dudar.

Así, Ricardo Benjumea, director de Alfa & Omega, escribe, bajo el titular ‘¿Empezamos por casa?’ una noticia en el órgano oficial de la Archidiócesis de Madrid: “Cuatro años después de la publicación de la encíclica Laudato si, quedan importantes focos de resistencia en la Iglesia que consideran que la ecología poco o nada tiene que ver con la fe”.

¡Qué gente!  ¿Verdad, Ricardo? Porque si quieres saber quiénes consideraban que la ecología “poco o nada tiene que ver con la fe”, puedo darte algunos nombres. Por ejemplo, los Padres de la Iglesia. Por ejemplo, los Doctores de la Iglesia. Por ejemplo, los Papas hasta Francisco y, en general, todos los pastores que han ido definiendo -que no creando- la Doctrina de la Iglesia.

Más: la propia Alfa & Omega anterior a Francisco, o el propio cardenal Osoro antes de Francisco. ¿No es sorprendente? ¿No les parece raro, misterioso, intrigante que un aspecto que se ha convertido en tan omnipresente en el actual mensaje pastoral haya sido tan olímpicamente ignorado durante dos mil años? ¿Cómo les ha podido faltar a tantos fieles durante tantos siglos un aspecto que ahora se revela central?

Pero hay otro aspecto no menos revelador en esta súbita ‘conversión ecológica’. Cuando el cristianismo irrumpió en la Historia, concretamente en el variopinto y tolerante Imperio Romano, bullendo de todo tipo de sectas y escuelas de pensamiento toleradas, el Mundo lo odió, casi inmediatamente.

No, no era porque predicara el amor a los enemigos o porque anunciase que Dios se había hecho hombre. Allí había adoradores de Mitra y extraños ritos paganos, el neoplatonismo de Plotino y curiosos cultos mistéricos, epicúreos, hedonistas, estoicos… Lo que se quiera. Todos eran admitidos, mientras aceptasen su lugar, una creencia más entre muchas. Pero el cristianismo tenía la insolente pretensión, no de ser una verdad más, sino la Verdad. Y aquello era intolerable.

Desde su origen, pues, se cumplió la profecía del Maestro y el Mundo nos odió. Con el tiempo y sobre un mar de sangre de mártires se construyó, vacilante, una nueva civilización empapada de valores evangélicos, aunque en ella se perpetuó el conflicto entre Cristo y el Mundo.

La nueva fe impuso a la civilización que contribuyó a crear una nueva mentalidad, nuevos principios, algunos tan altos y extraños a la cultura de los pueblos convertidos que solo se impusieron a medias. Pero eran principios verdaderamente nuevos y verdaderamente propios.

Con la ecología, en cambio, es la Iglesia la que, con considerable retraso, se apunta con llamativo entusiasmo a una moda ideológica que ha impuesto primero el Mundo. No solo eso, sino que, si puede alegarse una verdadera obligación de custodia del hombre sobre la Creación, esta no se concreta ni la Iglesia ha querido meterse en campos que no le son propios para concretar otras medidas que las obvias.

Hoy, en cambio, este nuevo entusiasmo místico-medioambiental no se limita a cantar al Hermano Sol y a la Hermana Luna, sino que se ha apuntado con el mismo fervor a los postulados concretos de un panel de científicos de la ONU, dándoles una autoridad insólita en una cuestión sobre la que los pastores, empezando por el propio Papa, no tienen ni pueden tener la certeza que aplican. La Iglesia -la jerarquía, para ser precisos- ya cometió en su día el error de ‘casarse’ con el consenso científico de su época en el Caso Galileo. Y aquello no salió demasiado bien.

 

15 comentarios en “La conversión ecológica o por qué Oceanía ha estado siempre en guerra con Eurasia
  1. Belzunegui

    O el propio Benju Mea, antes de Francisco, ahora ecologista y laudatosía de toda la vida. Hay que doblar el espinazo ante quien te paga, pero no tanto hermano.

    1. Belzunegui

      El seminario de Madrid se está vaciando, pero con mucha ecología. ¡ Viva la ecología !

    2. Lector

      La única vez que he tratado a Benjumea fue cuando la preocupación primordial del «Alfa y Omega» de esa semana no era nada relacionado con ecologismo, sino con la salvaje manipulación de la historia de la Iglesia que estaban a punto de perpetrar TeleCinco y Alejandro Amenábar con su truño de 50 millones de euros «Ágora» (sobre Hipatia de Alejandría). Pero, claro, corrían tiempos de sabio Papa Ratzinger…

  2. María

    Tendría chiste y gracia que nos pusiesemos todos en plan ecologistas y vegano, algunos cogieran pulmonías por no encender las calefacciones, otros perderían el trabajo por no poder desplazarse sin coche, otros tuvieran intoxicaciones alimentarias al no estar los alimentos envueltos en plástico al vacío. Y de repente cayera un meteorito y punto final.

    1. Tiene razón, María.
      No conozco a ningún «ecologista» que no tenga coche, o no viaje en avión, que pase de calefacción y aire acondicionado, que no tenga móvil, ordenador, tele, electricidad en casa. En fin, que sea acorde con lo que predica. Nada. Pero dar lecciones, se les da genial.

  3. No se puede vivir sin hacer una plegaria diaria a nuestro Padre del Cielo, como tampoco con odios y rencores. Acudid AL Sagrado Corazón de Jesús, en todo lo que necesitéis. El escucha a los que piden con fe. Predicad esto». Es lo que nosotros hacemos pedir ayuda con fe. Con palabras dulces. Nuestra Madre La Virgen María, de Fátima; nos pidió que recemos el Rosario todos los días para alcanzar la paz del mundo y el fin de la guerra. Por los enfermos y necesitados en este caso, Nuestra hija: Elisa Isabel, discapacitada física y psíquica en un 86%; con falta de movilidad, necesitamos tu ayuda con urgencia, ayuda Para adaptar un cuarto de baño a sus necesidades. 634710065 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. .IBAN ES3301824259040200015686. BBVA. Se necesitan, 2.860,76€. Elisa Isabel, es muda no puede darte las gracias. Sus padres sí. Gracias. Solo un granito de arena necesitamos, que aportes. Lo que tu conciencia te diga. Todo cuanto escribo

  4. Spes

    El dasatre del diluvio universal, lo causaron los pecados de aquella pervesa humanidad,. Y Dios mismo hizo un pacto de no volver a enviar diluvios. Ahora los pecados mios y tuyos, traen al mundo estornudando, pero no con pulmonía. Dicen que conviene que la gente crea en seres extraterrestres, asi la industria del cine sigue ganando. Quién no ha visto peliculas americanas sobre todo, de desastres naturales,? TODOS, creo yo. Dios, que es muy bueno, también es muy justo, ya nos dará nuestro merecido.

  5. Belzunegui

    OTRO SODOMITA QUE CAE POR PRESIONES EXTERNAS
    La Santa Sede ha renunciado a la inmunidad del Nuncio de París, el arzobispo Luigi Ventura, de 74 años, anunció el portavoz en funciones de prensa del Vaticano Alessandro Gisotti (8 de julio).
    Ventura se enfrenta a cuatro quejas de acoso y tocamientos de orden homosexual.
    Algunos denunciantes son homosexuales.
    También hay una queja similar presentada en Ottawa sobre un incidente de 2008 cuando Ventura estaba sirviendo en Canadá.

  6. Jaimito

    Discrepando en parte hay que reconocer que los papas anteriores sí hablaron de la defensa de la creación y de una sana ecología que empezaba por el mismo hombre.

    Respetar la Creación sí forma parte del mensaje Cristiano.

    Otra cosa es exagerarlo o que sea el contenido esencial de la fe

    Un abrazo a todos

  7. Sota de Bastos

    “cuando se ofrece a los seguidores una nueva verdad, no meramente asegurando que “esto es así”, sino dando por hecho que “siempre ha sido así”. Pues esto es precisamente lo que hacen los llamados “tradicionalistas, cuando llaman “tradición eterna de la Iglesia” a lo que en realidad es la Contrarreforma y ocultan lo que fue la tradición de los primeros cristianos y luego perduró en gran parte a lo largo de la Edad Media. El caso más escandaloso es el del celibato eclesiástico. Los apóstoles estaban casados y el celibato no acabó de imponerse hasta Trento.

    1. Stork

      Sota de bastos, tu persistencia en difundir el error y la confusión, son dignos de mejores causas.

      Conviértete y cree. Y salva tu alma, que de eso se trata a fin de cuentas.

  8. Spes

    Sota de Bastos, resulta que tienes razón.
    El celibato eclesiástico no es precepto divino., pero diendo Jesucristo «el principe de los virgenes», El mismo aconsejó la virginidad por amor al reino de los cielos.
    Lo que no está claro es que le
    llames escándalo, ¿cual escándalo?

    1. Rafa

      Hola Spes, el tema del celibato no tiene apoyo en el Nuevo Testamento, los Evangelios tan solo refieren Mateo 19.12, y hay dudas sobre si son palabras de Jesús o es de la Iglesia de Antioquia, donde se elabora el Evangelio, en cualquier caso, ni lo aconseja, ni lo impone…simplemente dice que quien pueda con ello, lo acepte. En las Cartas San Pablo se refiere en términos parecidos, dice que son instrucciones de Jesús la prohibición del Divorcio (y lo limita al matrimonio entre cristianos), y añade que en lo demás no tiene instrucciones del Mesías, si bien como persona piadosa aconseja….Según tengo entendido, el celibato procede del siglo IX, y se adopto por motivos patrimoniales, y era no mermar el patrimonio eclesiástico con los hijos del clero. Habría que decir que en los Fariseos ha estado mal visto el hombre célibe, sin embargo los Esenios si veían con buenos ojos el celibato. Así que en el mundo hebreo había dos visiones con arraigo.

  9. José

    Facil de entender, la ecología es el quinto mandamiento: ”no matarás”, en época de los padres de la iglesia el ser humano no estaba en condiciones de destruir el planeta ni poniendo todo el esfuerzo del mundo, hoy en día si, mejor cometer tres millones de pecados de sodomía perdonables que destruir la humanidad y que la redención no tenga ningún sentido porque no queda nadie a quien salvar, el primer principio del catolicismo debería ser que continúen existiendo seres humanos a quien salvar el alma, no hace falta que esté en el catecismo porque es puro sentido común, sin n hombres no hay almas y sin almas no hay nada.

     

     

    08/07/19 www.infovaticana.com