Sábado, Diciembre 07, 2019

Política de Estado


Viernes, 12 Julio 2019 10:24

En autocaravana y con su gaita: así evangeliza casa a casa el propio obispo en su inmensa diócesis

Poco en la vida del obispo Columba Macbeth-Green se parece a la de otros compañeros suyos en el episcopado, especialmente del mundo occidental. Tanto en su forma de ser y vivir su ministerio como en la particularidad de su diócesis, la australiana de Wilcannia-Forbes, más grande que todo el territorio de Francia o España, con ninguna ciudad mayor de 20.000 habitantes y en la que gran parte es desierto pero en la que también hay zonas verdes en las que se producen violentas inundaciones.

Para cualquier viajero que recorra las interminables carreteras que van hacia el caluroso y seco centro de Australia no sería extraño poder encontrarse a un hombre de 51 años que conduce un coche y una autocaravana, que viste de sacerdote y sombrero australiano, y que además lleva al cuello una cruz pectoral. Tampoco sería raro que en una de las paradas se le encontrara tocando la gaita a los allí presentes.

Resultado de imagen de bishop Macbeth-Green

Nueve horas de coche para llegar a su catedral

Este hombre es monseñor Macbeth, el obispo más joven de Australia y miembro de la pequeña orden religiosa de San Pablo Primer Eremita. Y es que este peculiar prelado tiene que hacer viajes de hasta nueve horas en coche para poder llegar a su catedral y cuatro o cinco para celebrar misa para apenas 15 personas. 

Esta vasta diócesis tiene apenas 30.000 católicos dispersos en este inmenso territorio y apenas 14 sacerdotes para atenderlos a todos. Por ello, en ocasiones el obispo debe moverse en la diócesis en pequeños aviones para presidir las confirmaciones u otras celebraciones aunque a ellas acudan pocos feligreses.

“Cuando me uní al monasterio de mi orden pensé que había escapado de Wilcannia-Forbes (él es natural de la diócesis), ¡pero resultó que no! Yo era el capellán de la Policía y dirigía un santuario mariano. No tenía estudios, es decir, títulos, nunca había trabajado en una cancillería… ¡Así que creo que me eligieron para obispo simplemente porque era de esta diócesis”, relata Columba a Crux Now.

New role: Bishop Elect Pauline Father Columba Macbeth-Green.

Este obispo tiene claro que su presencia física es fundamental aunque para ver a tres feligreses deba conducir durante siete u ocho horas por caminos de tierra polvorientos.  Mostrar la alegría del Evangelio es también su otra prioridad. Un cristiano triste es un triste cristiano.

Su experiencia como capellán de la Policía

Y parte de este convencimiento lo tiene tras haber pasado años como capellán de la Policía y acudiendo rápidamente donde se había cometido un crimen o un grave suceso. Y esta pastoral es una forma de llevar a Dios en medio de la oscuridad. “Me han llamado para hablar con las víctimas que han sufrido lo peor que la gente puede hacer con otras personas, como asesinar a sus hijos”, explica.

Muchos de sus feligreses son voluntarios de grupos de bomberos o protección civil, pues viven en zonas muy aisladas y poco habitadas. “Muchas veces –explica el obispo- llegan a una escena donde todos están muertos o se están muriendo y no pueden hacer nada, simplemente pueden ver esa carnicería. Buena parte del tiempo me los pasé yendo a esos incidentes viendo lo peor de lo peor porque esta es la forma en la que un capellán podía apoyarlos. Si han visto lo que tú has visto, entonces pueden hablar contigo”. A veces sólo se trata de estar allí frente a la escena del asesinato o del accidente y rezar.

Resultado de imagen de bishop Macbeth-Green

“La Policía venía a menudo a rezar conmigo o a agradecerme que hubiera ido a alguno de estos sitios para llevar paz en una situación realmente difícil. Y encontré esto muy satisfactorio porque realmente podía hacer algo”, recuerda Macbeth-Green.

El obispo gaitero

Poco o nada se parece su actual vida a lo que él buscaba cuando ingresó en su orden religiosa. Pero tiene claro que no hay nada mejor que cumplir la voluntad de Dios y poner a su servicio los talentos recibidos. Y aquí es donde entran su sentido del humor, su cercanía con sus feligreses y su afición a la gaita.

Monseñor Macbeth-Green afirma, aunque parezca imposible, que era un niño introvertido. Fue así como empezó a tocar la gaita y como sin proponérselo, este instrumento se ha convertido en una efectiva herramienta de evangelización para él como sacerdote, pero también ahora como obispo.

De hecho, en sus interminables viajes en autocaravana por la diócesis siempre lleva consigo la gaita. Y donde para la toca. Es un instrumento, como él mismo reconoce, que no pasa desapercibido.

Resultado de imagen de bishop Macbeth-Green bull

Una herramienta de evangelización y acercamiento

“(La gaita) la amas o la odias, pero no puedes ignorarla. Este es el instrumento ideal para mía, porque no quiero me ignoren. Ha sido tal su perfeccionamiento tocándola que incluso ha participado en dos ocasiones en Escocia en el campeonato mundial.

“La gente que puede no hablar con un sacerdote, o ciertamente no hablar con un obispo, sí estás tocando la gaita sí hablará con un gaitero”, afirma Columba.

La Alegría del Evangelio

Su sentido del humor y su cercanía constante, aunque eso le obligue a recorrer miles de kilómetros, son sus otras herramientas evangelizadoras. El prelado explica que “la vida es demasiado corta y el humor es de suma importancia. Los problemas del mundo, los problemas de la Iglesia son muchos. Pero no puedes olvidar la Alegría del Evangelio. ¡No es la tristeza del Evangelio!”.

Photos from the Solemn Pontifical Opening Mass – 23 March 2019

Estos rasgos de su personalidad adaptados a su ministerio le están ayudando en su labor episcopal. Cuenta que en su diócesis “la gente es muy sencilla pero profunda, cercana a la tierra, y con buen sentido del humor. Y lo que tienes que hacer es visitar a la gente mucho para llevarle los sacramentos, y luego quizás ayudarles a esquilar las ovejas, echar una mano para arreglar una cerca o simplemente compartir una cerveza”.

La belleza de la Liturgia

“¿Por qué van a merecer menos estas personas que las que pueden ir a misa en una catedral de una gran ciudad?”, se pregunta. “Las personas son personas, y todos merecen que demos lo mejor de nosotros y que compartamos la belleza que tiene la Liturgia”.

Por ello, no le importa dar su vida en la carretera o en pequeños aviones para llegar a todos los rincones de una diócesis mayor que toda España o Francia. Sabe que muchos feligreses no pueden tener misa los domingos porque no hay sacerdotes suficientes y no pueden llegar cada semana a todos los pueblos. Por ello, este obispo graba una homilía cada semana, y cada comunidad la descarga el domingo para verla juntos después de la liturgia de la Palabra. Más tarde, un ministro de la Comunión reparte el Cuerpo de Cristo.

Pese a todo, la diócesis tiene grupos de jóvenes, pese a que puedan estar separados entre ellos a cientos de kilómetros. Y también participan en retiros. Columba sabe que hay está el futuro y los cuida especialmente. “Pese a la situación, todos saben quién es el obispo, cuando los niños me ven llegar todos me preguntan si he traído la gaita”.

 

 

12/07/12 www.religionenlibertad.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén