Imprimir esta página
Domingo, 04 Agosto 2019 11:52

Bioético responde a la aprobación de Japón de la investigación híbrida humano-animal

Se espera que el gobierno japonés apruebe el financiamiento de un proyecto de investigación, para utilizar células madre para crear embriones animales que contengan células humanas.

 

Se espera que el gobierno japonés apruebe el financiamiento de un proyecto de investigación, dirigido por el científico de células madre Hiromitsu Nakauchi, para utilizar células madre para crear embriones animales que contengan células humanas.

El P. Tad Pacholczyk, Director de Educación del Centro Católico Nacional de Bioética, le dijo a CNA que la investigación involucra la implantación de células humanas, típicamente células madre humanas, en embriones de animales no humanos, como los embriones de cerdos y ovejas, con el propósito de hacer crecer corazones humanos, riñones y otros órganos en esos animales.

«Estos órganos se generarían para su uso potencial en situaciones de trasplante de órganos y para aliviar la escasez de órganos lo que podría ser un desarrollo muy útil para muchas personas que actualmente están en la lista de espera para un órgano», explicó Pacholczyk.

«El objetivo es hacer que en una especie crezca un órgano de la otra, en lugar de tratar de ̏combinar˝ de alguna manera 2 especies en una nueva tercera especie».

Dicho esto, sin embargo, Pacholczyk advirtió que si se hace tal investigación, no debe incluir la creación o destrucción de embriones humanos.

En general, dijo, la investigación destructiva de embriones humanos es siempre moralmente inaceptable, porque implica «la destrucción intencional de humanos más jóvenes para servir los intereses de los humanos mayores y más ricos».

La Academia Pontificia para la Vida declaró su Declaración del año 2000 sobre la producción y el uso científico y terapéutico de células madre embrionarias humanas que «sobre la base de un análisis biológico completo, el embrión humano vivo es, desde el momento de la unión de los gametos - un sujeto humano con una identidad bien definida», y que «como un individuo humano tiene derecho a su propia vida; y, por lo tanto, cada intervención que no sea a favor del embrión es un acto que viola ese derecho».

Estos no serán los primeros experimentos realizados con embriones híbridos humano-animales, pero es el primero en recibir el apoyo oficial de un gobierno. Los Institutos Nacionales de Salud en los EE. UU. han tenido una moratoria sobre la financiación de dicho trabajo desde 2015, según Nature.

Nakauchi es el director del Centro de Biología de Células Madre y Medicina Regenerativa de la Universidad de Tokio y líder del equipo en el Laboratorio Nakauchi de Stanford. Todavía está esperando la aprobación final del gobierno japonés para comenzar su investigación.

Nakauchi le dijo a Tech Explorist que planea inyectar embriones de animales, que han sido diseñados para carecer de un órgano específico como el páncreas, con células madre humanas para ver si pueden hacer crecer el órgano perdido usando esas células.

En lugar de las células madre embrionarias, dijo Pacholczyk, los investigadores deberían considerar el uso de células madre adultas, típicamente recolectadas de la médula ósea de los adultos, o lo que se conoce como células madre pluripotentes inducidas, que son células adultas que se han reprogramado genéticamente a un tallo embrionario, estado similar a una célula.

«Este tipo de experimentos requieren un discernimiento ético muy cuidadoso, y la comunidad científica, con el aporte ético de la Iglesia y el control reglamentario externo apropiado, debe adherirse a líneas morales claras, lo que significa que deben estar de acuerdo en que hay prácticas que no harán», dijo Pacholczyk.

«Este tipo de investigación tiene el potencial de hacerse de manera ética, y producir avances científicos sólidos, o de varias maneras poco éticas y dar lugar a prácticas científicas perjudiciales y controversiales».

Anteriormente se prohibió a los científicos japoneses permitir que las células humanas crezcan dentro de otros animales después de un período de 14 días, pero en marzo el gobierno aminoró las reglas sobre la investigación con células madre embrionarias destinadas a crear híbridos entre humanos y animales, permitiendo que tales creaciones sean llevadas a término.

Los bioeticistas han planteado la posibilidad de que las células humanas puedan desviarse más allá del desarrollo del órgano objetivo, viajar al cerebro del animal en desarrollo y potencialmente afectar su cognición, informa Nature.

Con ese fin, Pacholczyk dijo que para cualquier quimera (tercera, animales híbridos) producida, se debe tener cuidado para evitar la replicación de los principales pilares de la identidad humana en los animales, como el sistema cerebral.

Además, las quimeras que producen esperma humano u óvulos humanos nunca deberían generarse, dijo, para evitar la producción de los componentes básicos de la reproducción humana.

El científico japonés planea comenzar con ratones y ratas, experimentando durante 2 años, y dijo que tiene la esperanza de solicitar la aprobación del gobierno para cultivar embriones híbridos humano-cerdo por hasta 70 días.

«Las células humanas generalmente no crecen muy bien en cerdos u ovejas, probablemente debido a la distancia evolutiva entre nosotros y ellos, por lo que pueden ser necesarios trucos y manipulaciones genéticas para ayudar al crecimiento de las células humanas», comentó Pacholczyk.

«También existe la posibilidad de transmitir nuevos virus, por ejemplo, los cerdos a los órganos humanos que están creciendo dentro de ellos, por lo que esto deberá abordarse cuidadosamente para asegurarse de que si tales órganos alguna vez se usaran en trasplantes, los humanos no se convertirían en seres humanos susceptible a nuevas infecciones».

En los EE. UU., el NIH propuso en 2016 la financiación federal de proyectos para posiblemente crear un híbrido humano-animal, lo que provocó serias preocupaciones morales y legales de los especialistas con ética católica.

En los comentarios presentados a los NIH en ese momento, el Centro Nacional de Bioética Católica declaró que el uso de células madre embrionarias humanas para la investigación es incorrecto porque «los seres humanos en estas etapas vulnerables deben ser salvaguardados, no explotados, tanto en entornos clínicos como de investigación».

 

 

04/08/19 www.infocatolica.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios