Viernes, Diciembre 06, 2019

Política de Estado


Domingo, 11 Agosto 2019 19:19

Tiroteos masivos: «Monstruos siempre ha habido entre nosotros. Pero ahora los estamos cultivando»

Las matanzas de El Paso (Texas, 3 de agosto, 22 muertos) y Dayton (Ohio, 4 de agosto, 10 muertos) han dado lugar a un debate ya habitual sobre la facilidad de acceso a armas automáticas en Estados Unidos. El arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput, afirmó en un artículo este mismo lunes que hay que ir un poco más allá: "Solo un insensato puede creer que el 'control de armas' resolverá el problema de la violencia de masas. Las personas que utilizan [cursiva en el texto original] las armas en estos hechos abominables son agentes morales con corazones retorcidos. Retorcidos por la cultura de la anarquía sexual, los excesos personales, el odio político, la deshonestidad intelectual y las libertades pervertidas que hemos creado sistemáticamente durante el último medio siglo". 

Monseñor Chaput: la cultura del último medio siglo fabrica "corazones retorcidos".

Y recordaba cómo hace justo veinte años, cuando era arzobispo de Denver y tuvo lugar allí la matanza de Columbine (12 estudiantes asesinados en un instituto), señaló exactamente lo mismo: "En las últimas cuatro décadas hemos creado una cultura que vende violencia en docenas de formas distintas, siete días a la semana. Forma parte de nuestro tejido social". Y  ponía un ejemplo muy concreto: "Cuando el lugar más peligroso del país es el vientre de la madre y el niño no nacido puede ver aplastada su cabeza en un aborto... el lenguaje corporal de ese mensaje es que la vida no es sagrada y tal vez no valga mucho".

Estas reflexiones eran compartidas muy poco después desde orillas muy distintas. David P. Goldman, un influyente columnista de origen judío que firma como Spengler en el influyente Asia Times de Hong Kong, titulaba así este miércoles en PJ Media su análisis de los acontecimientos: "Ninguna vida importa. Por eso hay matanzas masivas".

David P. Goldman explica que los dogmas culturales imperantes, al rompen todo vínculo, fabrican almas solitarias y atomizadas susceptibles al odio que las transforma en asesinas.

Goldman viene alertando del fin de nuestra civilización desde hace décadas. De ahí su pseudónimo, que evoca la obra La decadencia de Occidente (1918) de Oswald Spengler. Es un analista económico de prestigio, habitual durante años en las páginas de The Wall Street Journal o Forbes, y un respetado asesor internacional de fondos de inversión y sociedades de capital. Pero, tras superar su ateísmo juvenil y de la primera madurez, Goldman defiende la importancia de la religión, el patriotismo y los valores compartidos como fuente de cohesión social, y cifra en su pérdida la disolución del mundo tal como lo hemos conocido.

De ahí los tintes dramáticos de su juicio sobre este tipo de crímenes. El asesino de El Paso (con motivaciones en apariencia racistas) y el de Dayton (cuyos vínculos "antifascistas" no han sido tan aireados por los medios anti-Trump como los de su par) "son indidivuos aislados de la sociedad, desestabilizados por el cambio y desesperados de su lugar en el mundo. Monstruos así siempre ha habido entre nosotros. Pero ahora estamos cultivando esos monstruos destruyendo los vínculos que nos unen unos a otros, y con nuestro pasado y nuestro futuro".

Los buenos viejos tiempos

“Antes todos importábamos", evoca Goldman: "Ahora ya nadie importa, no al menos en la distopía postmoderna de la identidad inventada.

»En los buenos viejos tiempos importábamos porque cada uno de nosotros era radicalmente único. Éramos únicos como miembros de una comunidad religiosa atenta al Dios que nos había creado, únicos como padres atentos a los hijos que habíamos traído al mundo. Sabíamos que cada uno de nosotros tenía un propósito específico, en primer lugar porque Dios no hace nada en vano. Esperábamos que la generación anterior se sintiese orgullosa de nosotros, y que la generación siguiente fuese digna de sus predecesores. Cada uno de nosotros teníamos una misión que solo nosotros podíamos cumplir, y esa misión era educar hijos que fueran únicamente nuestros, y con quienes teníamos una relación única a través de los vínculos de la intimidad, que ningún doctorado en Psicología podía sustituir.

»Cada cual sabía quién era. No nos comprábamos una identidad en la sopa de letras de la sexualidad postmoderna, sino que asumíamos la identidad heredada. Honrábamos a los ancianos y educábamos a los jóvenes. La vida era trágica pero jubilosa. Éramos débiles y moríamos, pero nuestros hijos, nuestra comunidad y sobre todo nuestra patria tomaban algo de nuestra existencia mortal y hacía que formase parte de un futuro sin final. Nuestro breve paso por la tierra tenía una finalidad. Entre tantas lágrimas podíamos esperar un mínimo de alegría".

La pesadilla

"Eso se acabó", lamenta Goldman: "El consenso progresista nos dice ahora que somos libres para inventar nuestras propias identidades. Más bien se nos obliga a ello so pena de ser escarnecidos públicamente, porque todo el pasado está contaminado por el racismo, el colonialismo, la misoginia, la islamofobia… Se supone que nuestro pasado es un Museo de los Horrores de abusos del patriarca blanco, y en nuestro empeño por arrasarlo no debe quedar piedra sobre piedra”.

A esta pérdida de vínculos entre generaciones y con nuestra propia historia se suma la creencia materialista en nuestra propia irrelevancia: “Se nos dice que somos irrelevantes manchas de carbono dando vueltas en torno a una estrella igual a miles de millones de otras estrellas en la galaxia, una galaxia entre millones de otras galaxias en un universo al que no le importa lo más mínimo el leve parpadeo de nuestra existencia. Nuestro cerebro es una máquina cuyas funciones pronto serán imitadas por la inteligencia artificial. Los neurocientíficos y los biólogos evolucionistas nos dicen que nuestra libertad es una ilusión. Nuestras vidas no importan, porque nada de lo que podamos hacer importa. Solo tenemos una ilusión de libertad dirigida a conseguir caprichos arbitrarios”.

“El dogma progre imperante nos dice”, continúa, “que el pasado fue un continuo espectáculo de opresión contra negros, mujeres y otras víctimas. Somos la primera generación que ha ‘despertado’, y debemos abominar de todo cuanto nos ha precedido”.

Pero, si hemos de abominar de nuestros antepasados, “¿por qué engendrar niños que inventarán sus propias identidades y abominarán las nuestras? Nada quedará de nuestra existencia mortal cuando muramos, y lo que es peor: mucho antes de eso nos habremos hecho viejos e irrelevantes, sin nada que hacer en la absoluta soledad de la ancianidad salvo esperar la muerte”.

La ideología de género y la finalidad

Goldman señala el impacto de la ideología de género reforzando esta decadente visión del mundo y de la vida: “Si nuestra identidad es una elección arbitraria, entonces la vida no tiene significado. Un ‘significado’ escogido al azar no implica ‘significado’ alguno. ‘Significar’ supone que el ‘significado’ es único. Si podemos elegir una letra cualquiera del espectro LGBTTTQQIAAPAGPGB (no es un invento mío), o cualquier intersección de combinaciones étnicas y de género, entonces nuestra vida no tiene un significado especial, y estamos condenados a una existencia fantasma en un perpetuo presente sin pasado ni futuro”.

En esas condiciones, “ni nuestra vida importa, ni importa la vida de nadie más. No es sorprendente que un lunático solitario, alimentado por una identidad política de izquierdas o de derechas, decida escapar de su miseria llevándose con él otras vidas sin sentido”.

“Nuestra Revolución Cultural tiene este mismo efecto”, explica Goldman: “Hemos vaciado la vida de todo ese sentido de finalidad que antes nos sostenía y hemos convertido a una buena parte de nuestra población en un conjunto de almas perdidas y atomizadas. No es de extrañar que sujetos con graves problemas psicológicos pierdan toda barrera y se conviertan en asesinos”.

“Considero especialmente detestable”, concluye, “que los ideólogos progresistas que han hecho todo lo posible para socavar la fidelidad familiar, la devoción de la religión comunitaria y la lealtad patriótica clamen ahora sobre el problema de las armas”.

 

6 comentarios 

Margarita Mellado Madariaga
Totalmente de acuerdo con todo lo expuesto. Pero.. Sí además ponemos FACILMENTE en manos de alguna víctima de esa sociedad que describe, un instrumento que sirve únicamente para herir o MATAR ¿ no estamos allanando el camino a los perturbados para cumplir sus propósitos, causados por cualquier razón de las de se exponen?
Es cierto que hay que ir a la raíz, pero mientras eso cambia, si es que cambia alguna vez, el sentido común me dice que alguien puede hacer menos daño con un bate de béisbol o incluso un cuchillo que con un arma de fuego más o menos sofisticada y fácil de conseguir.
Las víctimas de todas esa horribles matanzas, están enterradas, se han ido de sus familias de sus amigos, y esa herida, aparte del dolor sólo genera más trastornos y algunos insuperables.
 
Margarita Mellado Madariaga
Y no los llamaría monstruos.
 
Cristian Ferezín
Artículo para no dejar de leer. Corto y condensado diagnóstico de lo que hemos forjado. Y no es que las personas sean unos monstruos, sino que hemos hecho de las personas unos monstruos de película, pero que andan por nuestras calles, convirtiéndonos a todos en potenciales víctimas, siendo ellos las primeras víctimas de esta ingeniería social maquiavélica.

Karina Romero
Muy buen articulo!!...esa es la triste realidad que estamos viviendo. Las familias, las escuelas, la sociedad en general ha sacado a DIOS de su vida para convertirse ellos en su propio Dios y estamos pagando las consecuencias. 
Un mundo sin Dios es un mundo sin norte, un mundo sin amor.
 
Norma C Terminel
Excelente artículo! Una forma precisa de describir cómo es que el pecado sí desfigura el rostro (la identidad) humano
 
Cristina Alemparte Roc
Quizás algún día (espero verlo) la sociedad decida prohibir terminantemente los videojuegos y películas donde se anima a los menores a ser salvajemente violentos, y esa asquerosa lacra del porno que tanto daño está haciendo a los países "progresistas". También espero ver un renacer de la Iglesia de Jesús, que no consigue hacer apostolado en la podrida Europa. Sin principios sanos, nada que hacer.
 
 
11/08/19 www.religionenlibertad.com
Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén