Jueves, Agosto 06, 2020

Política de Estado


Domingo, 11 Agosto 2019 19:29

La purga del JPII moviliza «la ciencia y la conciencia»

Aldo María Valli publica en su blog una carta anónima pero que -lo comprenderán ustedes cuando la lean- llega de una persona muy bien informada sobre los hechos y la historia del Instituto Juan Pablo II.

Una contribución importante para enmarcar toda esta cuestión, captando el espesor de lo que está en juego y para conocer mejor a algunos de los protagonistas de la revolución que hay en marcha.


Estimado Sr. Valli:

El increíble caso del prestigioso Pontificio Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia (suprimido por el motu proprio Summa familiae cura del papa Francisco Francesco del 8 de septiembre de 2017, y formalmente sustituido por el mismo pontífice con el Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II para las Ciencias del Matrimonio y la Familia), ha visto implicado gravemente al cuerpo docente y ha dado un cambio drástico al plan de estudios y a la orientación de la investigación académica. Lo que ha sucedido en estas últimas semanas está generando, no sólo un estremecimiento que crece cada día más en el alma y en la mente, sino también una reacción en el pueblo de Dios y entre algunos de sus pastores (los que no están preocupados por «hacer carrera eclesiástica» y sí en servir con amor y abnegación a la Iglesia de Cristo y al bien de sus fieles) que no tiene precedentes, ni por intensidad ni por duración, en el pontificado del papa Francisco. Una «movilización de la ciencia y de la conciencia» del amor, del matrimonio, de la familia y de la vida humana que crece cada día más; un incendio que a los «bomberos del nuevo rumbo», aun disponiendo de poderosos medios de contención por parte de los medios de comunicación y de disuasión amenazadora (algunos periodistas han sido obligados por los directores de sus respectivos periódicos a renunciar a escribir artículos sobre este caso cuando estos han recibido llamadas apremiantes al respecto…), les cuesta apagar.
Ni la preocupación (y, en no pocos casos, ni la indignación) por el despido «injustificado» de algunos cargos de la Congregación para la Doctrina de la Fe y el «despido antes de la jubilación» del prefecto de la misma, el cardenal Gerhard Ludwig Müller (el 1 de julio de 2017); o por la humillación injustificada del prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal Robert Sarah (en ocasión de una interpretación «excesivamente ortodoxa» del motu proprio Magnum principium por parte del purpurado guineano); o por la intervención de algunos institutos de vida consagrada «demasiado fieles» a su carisma originario y con una gran abundancia de vocaciones jóvenes, habían generado una respuesta tan intensa y duradera tanto dentro como fuera de la Iglesia, a nivel privado y público, cuyo eco aún persiste gracias a algunos periódicos y publicaciones online italianos e internacionales, entre los cuales Duc in altum.
Bastaría releer con atención lo que han declarado en las entrevistas, o han escrito directamente los protagonistas -muy a su pesar- de esta «purga» (palabra pronunciada también por un ex Rector del mismo Instituto, el cardenal Angelo Scola, que habitualmente suele ser una persona bastante prudente en lo que atañe a las disputas eclesiales) de docentes y planes de estudio, pero sobre todo del propio Magisterio sobre la familia y la vida humana del fundador de esta institución académica eclesial que lleva su nombre -san Juan Pablo II-, para preguntarse cómo es posible que el Gran Canciller, el arzobispo Vincenzo Paglia, el decano mons. Pierangelo Sequeri, y sus superiores de la curia romana aún no hayan dado marcha atrás.
Son los hombres verdaderos, leales y valientes, los que tienen grandes almas movidas por la caridad, la justicia y la verdad (por no hablar del amor a Cristo y a su Iglesia) los que vuelven sobre sus pasos con loable humildad, los que admiten sus errores e inician un diálogo con todas las partes implicadas: el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, estrechamente vinculado al Instituto Teológico Juan Pablo II, los docentes del mismo, los estudiantes y sus obispos diocesanos y superiores generales de todas partes de la Iglesia que los han enviado a a Roma, no para inscribirse a los cursos de una universidad cualquiera en la que se tratan las cuestiones del amor, la sexualidad, la vida y el matrimonio según la antropología y la ética «laica», aunque estén en diálogo con la «católica», sino para que puedan aprender y profundizar la belleza y la verdad inherentes en el corpus del Magisterio romano sobre estos aspectos fundamentales de la existencia del creyente, que encontró su punto álgido en la enseñanza de san Juan Pablo II. En cambio, al menos por el momento, no: parece que las dos autoridades académicas están preparando un texto de respuesta a las críticas porque, en lugar de valorar la verdad y el bien que hay en ellas (más allá de algunos tonos desabridos y de acentos polémicos, inevitables por otra parte para quien ha sido herido en su carne y en su alma por medidas unilaterales y coercitivas), denigra y descalifica las tesis adversas contra cualquier evidencia y razonabilidad que puedan tener, y que están a la vista de todos: «Sólo un ciego no lo vería», como dijo en otras circunstancias el cardenal Carlo Caffarra.
Añado sólo tres consideraciones que, por otra parte, no son ajenas a las argumentaciones expuestas hasta ahora, pero que deseo puedan ayudar a quien corresponda replantear el Instituto Juan Pablo II (por lo menos esto: si no una re-decisión, lo que sería justo y obligatorio).

  1. Admitido (y no concedido, al no tener el beneficio de haber recurrido a una confrontación ante la autoridad eclesiástica superior, hecho que hasta ahora no ha sucedido) que los docentes despedidos del Instituto hayan expresado tesis y propuesto enseñanzas que plantearan críticas respecto a la exhortación apostólica Amoris Laetitia de Su Santidad el papa Francisco, esta acusación a su actitud (a) no constituye, de por sí, un ultraje ni una desobediencia y tampoco un falta de respeto hacia la persona y el ministerio eclesial supremo del papa (desde siempre, en la Iglesia, disentir sobre algunas argumentaciones del Magisterio no infalible es discernible y, de hecho, en numerosos casos se distingue de la desobediencia o de la incitación a la desobediencia hacia la autoridad constituida, incompatible con el papel de docente de una institución académica pontificia); (b) es parte reconocida y obligatoria del trabajo de un estudioso y de un profesor que trabaja en una universidad o en un instituto docente superior en el que hay disciplinas fundamentales como la teología, la filosofía y las ciencias afines (por lo que es llamado a una interpretación más profunda de las fuentes de la Divina Revelación y del Magisterio) el ejercicio de un escrutinio de la razón en relación a la coherencia interna y externa de cuanto se afirma en los textos magisteriales y respecto a la continuidad en el desarrollo de la doctrina en materia de fe y moral; y (c) esto nunca ha sido causa de una acción disciplinaria tan drástica e inapelable, sobre todo teniendo en cuenta que no se ha faltado al respeto a la persona del Santo Padre y a la aceptación de lo que ha afirmado de manera concorde la doctrina católica en su conjunto desde el punto de vista histórico y sistemático, expresado sobre todo en la síntesis del Catecismo de la Iglesia católica, en los concilios y en todo el corpus de los textos magisteriales.
  2. Resulta aún más escandaloso el hecho de que los teólogos que han apoyado esta «censura» respecto a sus compañeros del Instituto Juan Pablo II, culpables de no haber reconsiderado radicalmente sus investigaciones y su enseñanza a la luz (única) de Amoris Laetitia, sean precisamente los que, en un pasado no muy lejano, no se dignaron prestar atención y valor a los documentos magisteriales en materia de moral fundamental y especial (sobre todo sexual, familiar y de la vida humana). Es más, los han criticado ferozmente y los han denigrado ante sus estudiantes. Monseñor Sequeri podría testificar con facilidad cómo precisamente en la Facultad Teológica de Italia del Norte (Facoltà Teologica dell’Italia Settentrionale, FTIS sus siglas en italiano, Milán), de la que fue decano, fueron tachados de Denzinger Theologie (en referencia a la conocida publicación de los textos del Magisterio originariamente editados por Heinrich Joseph Dominicus Denzinger y que lleva el nombre Enchiridion symbolorum, definitionum et declarationum de rebus fidei et morum) los estudios, las enseñanzas y las tesis de bachiller, licenciado y doctorado que asumían como fundamento o profundizaban de manera sistemática los documentos magisteriales, puesto que este enfoque era considerado no digno de una teología científica rigurosa, fecunda y pastoralmente útil. Entre los críticos más duros de las encíclicas Veritatis splendor (sobre la teología moral fundamental) y Evangelium vitae (sobre la ética de la vida humana) y de la exhortación apostólica Familiaris consortio (sobre la teología y la moral del matrimonio) de san Juan Pablo II, y de la encíclica Humanae vitae de san Pablo VI, por no hablar de otros documentos magisteriales publicados durante sus pontificados y por ellos aprobados (como la declaración Persona humana y la instrucción Donum vitae de la Congregación para la Doctrina de la Fe) figura precisamente ese don Maurizio Chiodi al que muchos indican como docente estrella de la «nueva teología moral» que hay que profundizar y enseñar en el «nuevo Instituto» del que ahora es Gran Canciller monseñor Paglia. El decano Sequeri, renegando de su pasado reciente en los vértices de la FTIS en la que imparte la docencia don Chiodi y que se había distinguido por un rigor metodológico-teológico que no admitía ninguna Denzinger Theologie, ¿tiene acaso ahora la intención de avalar una Amoris Laetitia Theologie, que debería parecer, según la misma lógica de la teología impartida en la FTIS, aún más inaceptable, ya que asume como punto de partida de la inteligencia de la fe y de la moral sobre el matrimonio y la familia no todo el corpus del Magisterio, interpretado en su coherencia interna y externa y en su desarrollo orgánico, sino un único documento pontificio, cuya nota teológica no es ciertamente la de la infalibilidad de un pronunciamiento ex cathedra?
  3. Desde el punto de vista de la justicia (que no es una perspectiva secundaria para la vida de la Iglesia y de las relaciones entre sus miembros y con la jerarquía de los Superiores) es escandaloso el hecho de que teólogos que en el pasado, durante los pontificados de san Pablo VI a Benedicto XVI, aun siendo públicamente críticos respecto al Magisterio por sus intervenciones doctrinales, en sus cursos enseñaron que algunos de sus textos no serían aceptables por una presunta falta de coherencia y de rigor teológico, o de fundamento bíblico, no hayan sufrido ninguna medida disciplinaria ni hayan sido obligados a dejar la docencia en universidades, facultades o institutos eclesiásticos, y ahora callan o incluso aprueban los castigos infligidos a sus compañeros del Instituto Juan Pablo II. Asimismo, resulta incomprensible que un decano que siempre ha sido un paladín de la libertad en la investigación y en la enseñanza de sus profesores en la FTIS, ahora se preste a una operación de este calibre que implica a no pocos docentes, de cuyas legítimas expectativas académicas el debería ser el primer garante. ¿Cómo olvidarse de que entre los firmantes del famoso Documento de disentimiento respecto al Magisterio figuran, entre los sesenta y tres teólogos italianos (15 de mayo de 1989), Gianantonio Borgonovo, Tullio Citrini, Mario Serenthà, Roberto Dell’Oro y Franco Giulio Brambilla, todos de la FTIS y del Seminario Arzobispal de Venegono, el último de los cuales se ha convertido incluso en obispo de Novara y el penúltimo en miembro de la Pontificia Academia para la Vida? Dos pesos y dos medidas para quienes han expresado posiciones críticas académicas y públicas respecto al Magisterio anterior al papa Francisco y para quienes interpretan y enseñan la Amoris Laetitia a la luz de todo el corpus del Magisterio católico, incluido el del actual Santo Padre. Dos instituciones eclesiásticas y dos comunidades de docentes, la FTIS de Milán y el Instituto Juan Pablo II en el Laterano que, por acusaciones que no son en absoluto comparables en lo que atañe a la gravedad de la materia, han sido tratadas disciplinarmente de manera claramente discriminatoria.
    Y me detengo en la justicia: si tuviéramos que examinar la misericordia, no sabría realmente qué escribir.
    Gracias por la atención y un cordial saludo.
    Carta firmada
33 comentarios en “La purga del JPII moviliza «la ciencia y la conciencia»
  1. Uno

    Revolucionarios moderados y revolucionarios progresistas amigos para ir en contra de la tradición de la iglesia, ahora enemigos enfrentados como girondinos y jacobinos. Qué ironía. A los defenestrados de la jpii los animo a interpretar la amoris laetitia con la hermeneutica de la continuidad. Oy perdón, qué tonto, ya no pueden hacerlo, han sucumbido.

    1. solodoctrina

      Son las categorías políticas inaplicables pero que usan en religión los máximos defensores del noPapa Francisco: los bergo-lefebvrianos. Recuérdese que para estos desviados existe un superdogma: reconocer al falso Papa, quien puede hacer hacer y decir lo que se lo ocurra, antes, durante y después del Conclave amañado del 2013.

  2. Felicitas

    Uno, los preconciliares estais esclavizado a una interpretación personal, humana, diría que enquilosada en unas formas que no contenidos, que pertenecen a otra época. No distinguis, por lo que parece, el contenido de la manera de presentarlo, y eso os nubla la visión que por lo tanto permanece parcial, no abarca la universalidad del mensaje de Cristo.

    Por otro lado, me parece fantástico que las almas en gracia de Dios reaccionen con fortaleza y convicción a lo que me atrevo a calificar de guerra sucia contra el Instituto Juan Pablo II. ¡Ánimo y adelante!

    1. Uno

      Felicitas, estás muy equivocada. Te han hecho creer que la tradición de la iglesia consiste en los trapitos monos o sea las formas, pero que no consiste en ningún contenido. Para ser tradicional primero hay que ir al contenido y de ese contenido emanan las formas o trapitos. El contenido es el magisterio de la iglesia ese que los postconciliares no conoceis ni quereis conocer pues erroneamente lo reducis a poner muchos encajes monos. Empieza por averiguar qué es la condenada Nueva Teologia y te darás cuenta de dónde sale la teología de la liberación.

  3. Albert L

    Es loable la buena intención del autor de la carta pero debería comprender que una carta no firmada no sirve para nada salvo para tirarla a la papelera.

    Para hacer una crítica útil a las reiteradas arbitrariedades de este pontificado hay que tener el valor de firmar con nombre y apellidos. Ahora bien, el valor es otra de esas virtudes que se quedó por el camino del postconcilio.

    1. Carlos de la Barra

      Es lo mismo que opino sobre los opinantes de éste foro!
      Poner su nombre completo y real.
      Lo otro es cobardía!

      1. Chester Ton

        Para facilitar la persecución de Leninoglio y sus esbirros !!!

        Ja Ja

        Vaya cndedez…. u otra cosa….

      2. Charles

        Para dar una opinión no es necesario dar tu nombre real. Es más, no lo recomiendo, no sea que vengan tiempos en que a uno le persigan por sus ideas (como ya ha ocurrido en otras épocas y lugares).

        Para dar un testimonio que implique a terceras personas, por supuesto que sí es imperativo firmarlo con tu nombre real.

  4. Uno

    Es el colmo de la estupidez humana el quejarse de que el sínodo de la amazonia pretende adaptar la misa a las tribus y no querer ver su precedente en las misas tribales que hacía Juan Pablo II con señoras en toples recibiendo la comunion y leyendo la epistola. Eso de que jPII los cardenales le hacían encerronas es un cuento chino, jpii tenía cara de felicidad incluso al recibir la marca de Shiva en la frente, que es mentira que fuese un saludo hindú, sino que un día fue eso y otro día fue la marca de Shiva, las dos cosas se puso en la frente. Y eso es el precedente.

    1. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo./" rel="external nofollow">MARIELA

      Totalmente de acuerdo, Uno. Y de aquellos polvos, estos lodos.
      El 5 de mayo de 2004 en pleno santuario de Fátima se llevó a cabo una profanación de la mano de unos hindúes que hicieron allí sus rituales. Con los permisos pertinentes, faltaría más.
      El caso es que todos estos desmanes tienen un origen y culpar a Francisco como si fuera el pionero en todas estas tontunas (aunque si digo satanadas no creo que esté exagerando) mal llamadas ecuménicas, me parece excesivo. Su culpabilidad no puede tener carácter retroactivo.
      Quien no quiera verlo…

  5. Uno

    Lo católico es seguir la Tradición porque la puso Cristo, no es tradición humana de trapitos, sino tradicion doctrinal y del culto puesto por Dios. En el cvii los modernistas eran todos muy amigos, no había fisuras, todos contra la Tradicion doctrinal y del culto porque segun bxvi «el cvii es nuestro anti syllabus porque los principios de la revolución francesa tenian que ser adoptados por la iglesia», (del libro «teoría de los principios teológicos» del cardenal ratzinger). Ahora se encuentran enfrentados unos supuestos conservadores q no lo son contra los progresistas que se los van comiendo con patatas ¿a donde se van a agarrar los neocon, al cvii? Al cvii tambien se agarran los progresistas. Han sido los tontos utiles y ya no les sirven. No hay equilibrio entre tradicion y modernismo, están sobrando.

    1. Spes

      Uno, estás como ése señor que era zapatero de oficio, no el político. Pues éste señor por el motivo que fuera, está frente a una obra de arte, un cuadro espléndido de Murillo, y el zapatero lo ve fijamente, lo observa bien y tocándose la barbilla dice;
      Éste cuadro está mal hecho, el zapato de ésta figura de hombre tiene mal hechas las costuras.!!!!!
      No vió el muy ignorante la maestría con la que fue ejecutada la pintura, ni los colores empleados, ni la composición del dibujo, NADA, Solo vió la falla en los zapatos.
      San Juan Pablo II, debió tener fallas, pues era hombre no ángel, pero a cambio de unas fallas tuvo muchísimos aciertos, ¿Cuándo los verás zapatero, y publicas también las cosas buenas que hizo: para botón de muestra, ése Instituto que por lo visto hacía mucho bien, por éso lo quitan.

      1. Amalia

        Me uno a este comentario. Quien no vea la enorme santidad de Juan Pablo II (¡aunque fallara en algo!), pues realmente… no ve bien

      2. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo./" rel="external nofollow">MARIELA

        Spes. Yo también me fijo en las costuras como son dejar que se lean las lecturas de la Santa Misa casi en pelota picada, ponerte plumas en la cabeza, dejar que te marquen la frente con no se qué símbolo de un bicho hindú, besar un corán… Hay costuras muy mal hechas y llaman demasiado la atención.
        ¿Tan difícil es aceptar que el ecumenismo no es caerle bien a los miembros de otras religiones o hacer un juntón de todas ellas, sino predicarles la sana doctrina y que salven su alma dentro de la Iglesia Católica que es la única fundada por Cristo?
        ¿Qué necesidad hay de besar coranes, ponerse a hacer el indio y demás zarandajas? Ninguna.
        Spes, ¿besaría usted un corán?

  6. Uno

    Si los neo conservadores católicos que no ven error alguno en el cvii fuesen listos, se olvidarían del cvii y volverían a la tradición, pero como son torpes y se creen que ellos ya son la tradición, siguen condenando la tradición y acariciando el lomo de los progresistas que se los van comiendo. Son basicamente unos torpes porque no existe lo intermedio o el equilibrio entre tradicion y modernismo, no existe consenso entre verdad y mentira, no hay acuerdo entre Dios y el demonio, el centro no existe y con Francisco se les ha derrumbado ese centro modernista moderado de la hermeneutica de la continuidad ¿ pero qué continuidad hay entre la misa tradicional y la de Lutero del novus ordo? Sólo hay ruptura. O te quedas de un lado o te quedas del otro, la alternativa es caerse por la grieta. No hay ya pintura que siga tapando la grieta.

    1. Andreas

      He puesto un comentario y no lo publican. Qué pena!!!

  7. Uno

    En vez de combatir el error modernista con la verdad tradicional siguen queriendo combatir el error con el consenso entre verdad y mentira, o sea, con el vaticano ii. De ahí su espíritu ecumenista buenista y su falta de condena contra el error. Prefieren condenar y excomulgar la tradición antes que enfrentarse a los modernistas progresistas, les tienen miedo, por eso ceden , y el miedo y la cesión se los terminó comiendo. Son como los witizanos, que en realidad no querian moros pero los llamaron.

    1. Felicitas

      Estás muy equivocado, Uno, y no ves más allá de tu cerrazón. No ves cuántas personas se están conviertiendo a Cristo en la actualidad, cuantos sacerdotes santos hay dentro de las parroquias actualmente, dándolo todo por amor a Cristo y al rebaño a ellos confiado. Estás tan encerrado en tu supuesta posición superior que eso mismo te impide ver con qué fuerza actúa en Espíritu Santo actualmente dentro de los ambientes sanos de Iglesia, que quizás no son muchos, pero los hay. Y toda esa obra renovadora de la Iglesia no la veis, ni la quereis ver, porque no cumple con vuestras tradiciones humanas…. Los árboles no os dejan ver el bosque. Una lástima

      1. Spes

        , muy bien Felícitas, tú si sabes, 

  8. Chester Ton

    No se enrollen con la teología

    El Abside de Paglia expone el pensamiento del Gaynaeceum Vaticanum

    Esas imagenes valen mas que mil palabras

  9. Belzunegui

    ¿ Para qué la Amoris Laetitia ? ¿ para decir lo mismo que la Familiaris Consortio y su exigencia neta de vivir como hermanos para acceder a la comunión? Los profesores del Instituto Juan Pablo II han pretendido lo imposible: interpretar la Amoris en continuidad con el magisterio. Por eso han sido expulsados, pues Francisco, el nuevo paradigma, más viejo que el pecado, pretende descaradamente lo contrario, aunque no se enteren tantos, que sea el magisterio el que se interprete conforme a la calamitosa Amoris. Estos profesores pensaban, ingenuamente, que una interpretación conforme al magisterio les salvaría de la quema. No ha sido así. Francisco quiere o conmigo o contra mí. Tenían que haberse decantado por la segunda postura, pues el primero que no está con el papa es el mismo Francisco, el mayor anti papa de la historia de la Iglesia.

  10. Jose Ignacio

    Muy bien Felicitas

  11. Argia

    Lo que no entiendo de todo esto, es porque un Papa se mete a reformar un instituto de otro Papa, parece como si quisiera decir que lo que estableció el otro Papa, esta mal. Lo siento pero esto me parece una falta de respeto.
    Creo que si el quiere añadir algo, y digo añadir, y no quitar, puede hacerlo de muchas maneras, haciendo otro instituto, o un anexo de este con su nombre.
    Aparte de que el instituto de Juan Pablo II estaba aprobado por dos Papas, también por Benedicto XVI.
    Si no estamos de acuerdo en que excepto en el caso de herejia, que parece ser que también se puede dar en los Papas, hay que respetar lo que cada Papa aporte durante su papado, aunque luego en ciertos asuntos haya libertad para seguir distintos puntos de vista, siempre y cuando no vaya en contra del magisterio de la Iglesia.

    1. Chester Ton

      Propongo un nombre

      Instituto para la Confusión y la Mentira

  12. Chester Ton

    Para pasar el destierro, no basta con leer al Tiranuelo y criticar sus burradas.

    Los laicos no somos expertos en teología, por lo que se ve los Cardenales y Obispos… tampoco.

    Por eso me permito proponer un sencillo antíodoto a las fantasmadas de Leninglio y con Corte Gay..

    Les recomiendo bajar en sus fonos móviles la Aplicación de la Liturgia de las Horas

    Está disponible para Android y para Iphone.

    Sugiero leer las dos Lecturas del Oficio de Lecturas cada día.

    Lleva máximo 10-15 minutos, bien leídas.

    Y no solo edifican sino que contrarrestan la campaña de confusión y mentira.

    Reemplaza a los Pésimos Asalariados de hoy, por los Pastores de la Iglesia a lo largo de su Historia

  13. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo./" rel="external nofollow">Carlos María Bacaicoa Hualde

    Uno, tienes toda la razón.

    1. Lector

      Es cierto.

  14. Uldar

    Me parece que es ya un asunto demasiado reiterado
    No ?

    1. Belzunegui

      Eso es lo que quiere Francisco, que nos cansemos, para seguir haciendo y deshaciendo a su antojo, cual tirano compulsivo. Pues va a ser que no. Algunos seguiremos denunciando sus tropelías hasta la saciedad, por el bien de las almas, por el bien de nuestras almas. Hay que resistir.

  15. Chester Ton

    A Dios Rogando
    Y las Mentiras DENUNCIANDO

  16. Belzunegui

    Massimo Camisasca, obispo de Reggio Emilia-Guastalla (Italia), ha escrito una carta al diario Avvenire en la que se pregunta por qué se quiere llevar a cabo una interrupción profunda y traumática del trabajo realizado por el Pontificio Instituto Juan Pablo II.

    La respuesta debería saberla. Muchos ya la conocemos de sobra, desde la Amoris Laetitia y los dos sínodos previos manipuladísimos a más no poder.

  17. Raúl

    Bueno, como el ser precede al acto, espero que algún día reconozcan que SS Francisco no tiene a Cristo.

     

     

    11/08/19 www.infovaticana.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén