Sábado, Diciembre 14, 2019

Política de Estado


Lunes, 12 Agosto 2019 09:54

El problema son los enemigos de la Verdad, no los enemigos del Papa

Hay un movimiento revolucionario en los vértices de la Iglesia que, para consolidar su poder, tacha a todo el que plantee una objeción como «enemigo del papa». El caso del Pontificio Instituto Juan Pablo II es emblemático en este sentido, pero no es el único. El verdadero conflicto no está entre quién está a favor o en contra del papa, sino entre quien desea vivir y testimoniar la Verdad y quien quiere establecer una nueva Iglesia hecha por las manos del hombre.

Toda revolución necesita, para afirmarse, señalar a los supuestos contrarrevolucionarios que hay que eliminar; así se justifica el puño de hierro, se consigue que el pueblo se una compacto alrededor de los vencedores y se desaliente a todo aquel que quiera disentir públicamente. Es lo que sucedió con la Revolución francesa de 1789 que, con Robespierre, instauró el Terror, que golpeó también a los otros protagonistas de la propia Revolución e incluso eliminó al antiguo compañero Danton, amado por el pueblo. Es lo que sucedió con la Revolución bolchevique de 1917 y, más tarde, durante todo el periodo de la Unión Soviética: todo el que se apartaba de la línea impuesta por el Partido, incluso los antiguos compañeros de revolución, era acusado de ser un contrarrevolucionario y acababa decididamente mal. Es lo que sucede también en la China popular, donde todo el que quiera poner en discusión la línea del presidente (y los intereses de «su» corte) es un reaccionario, un burgués, un espía de los imperialistas, y se gana un viaje a un lugar desconocido.  

Otra característica de los movimientos revolucionarios es considerar la victoria de la revolución como el inicio de una nueva era que merece un nuevo calendario: fue así para la Revolución francesa (se inventaron incluso nuevos nombres para los meses), para al fascismo en Italia y también para la Camboya de Pol Pot.

Es triste tener que constatar que este fenómeno está sucediendo ahora en la Iglesia católica. Hasta hace unos años se podía sancionar a sacerdotes y teólogos que enseñaban cosas contrarias a la fe católica, o que tomaban decisiones de vida que estaban en clara contradicción con la enseñanza de la Iglesia; esto se hacía a través de un procedimiento interno en el cual se escuchaban las razones del «acusado», al que se invitaba a cambiar de comportamiento antes de resignarse a la sanción pública. Esto ya no es así: alrededor del papa Francisco se ha creado -o le ha precedido- un movimiento «revolucionario» que interpreta el inicio del pontificado actual como el alba de una nueva era: ya no habla de Iglesia católica, sino de Iglesia de Francisco; trata los documentos del pontífice como si fueran la carta magna fundamental de una nueva Iglesia, imparte justicia sumaria a todos los que, incluso sencillamente, recuerdan una verdad fundamental de la Iglesia católica, a saber: la necesaria continuidad del magisterio de un papa -y, por consiguiente, también de Francisco- con la Tradición apostólica.

El último caso, el del Pontificio Instituto Juan Pablo II, es paradigmático desde este punto de vista, y los artículos recientes de Avvenire que hemos comentado (hacer click aquí y aquí) son tan explícitos de esta perspectiva revolucionaria que no pueden no ser causa de alarma para todos los obispos que aún se consideren parte de la Iglesia católica. En este sentido es significativa la carta que, al respecto, ha enviado el obispo de Reggio Emilia, monseñor Massimo Camisasca, y cuya publicación el director de Avvenire no ha podido evitar (clicar aquí).

Ciertamente, no es el único caso. Siempre en relación con la publicación de Amoris Laetitia, sólo hay que recordar el trato que los periodistas y teólogos «guardianes de la revolución» han reservado a los cuatro cardenales que firmaron los Dubia, preocupados por la confusión que se había creado en la Iglesia a causa de las distintas y, a veces, opuestas interpretaciones de Amoris Laetitia. No se debaten los argumentos, se lanza la infame acusación (para unos católicos) de estar «contra el papa». Punto. Convertidos en parias, pierden cualquier derecho a exponer sus argumentaciones. Se inventan inverosímiles complots para detener al papa (la excusa habitual de la contrarrevolución), se hacen circular voces indignantes sobre este o ese «enemigo» de Francisco, mientras que la pandilla que le rodea y que se ha ganado la confianza del papa mangonea en el centro y en la periferia mientras aprovecha también para arreglar asuntos personales. Desde esta perspectiva es interesante todo el caso que ha obligado al obispo de Carpi, monseñor Francesco Cavina, a presentar su dimisión (clicar aquí).

El problema no está relacionado sólo con Amoris Laetitia; en cierto modo, lo que está sucediendo con la encíclica Laudato Si’ es aún peor. En este caso, una hipótesis científica, muy discutida y discutible, ha sido elevada al rango de dogma y ojo a quién la cuestione. Obviamente, quien cuestiona respecto a la teoría según la cual la actividad del hombre es la causa principal de un supuesto e imparable calentamiento global que tiene, supuestamente también, consecuencias catastróficas, se convierte en enemigo del papa, un contrarrevolucionario. Incluso se ha afirmado que quien critica a Greta (la jovencita sueca que se ha convertido en el símbolo de la lucha contra el cambio climático) lo que quiere, en realidad, es atacar a Francisco. Si no fuera algo serio, darían ganas de reírse.

El síndrome de los supuestos enemigos del papa ha afectado también al propio pontífice que, precisamente por este motivo, ha incurrido en el clamoroso incidente de los obispos chilenos y ahora está repitiendo el mismo error con otros «amigos» suyos, como el cardenal Maradiaga y el obispo argentino Zanchetta. Lo ha dicho en varias entrevistas, el papa Francisco está convencido de que las acusaciones contra sus amigos tiene, como objetivo real, atacarle a él. Así evita considerar la legitimidad de las acusaciones, con las inevitables y amargas sorpresas.

Reducir cualquier debate a un alinearse a favor o en contra del papa es claramente muy útil para la consolidación de la Revolución, favorecida, como cualquier revolución, por la desidia de muchos que, aun siendo conscientes de lo que está sucediendo, prefieren asentir y girar la cabeza a otro lado en lugar de ofrecerse como candidatos al patíbulo.

«¿Es posible que a nadie ya le interese la Verdad?», se preguntaba desconsolado el cardenal Carlo Caffarra en los últimos años de su vida, pensando sobre todo en sus hermanos obispos y cardenales. He aquí el quid de la cuestión: el verdadero conflicto de la Iglesia, hoy, no es quien está a favor o contra el papa. Para nosotros católicos no existe el estar contra el papa, no importa quién sea este; el punto verdadero y diferenciador es el «permanecer en la Verdad», es decir, la fidelidad a lo que Cristo nos ha revelado y la Iglesia nos ha transmitido hasta hoy, un problema que nos atañe a todos, incluido el papa. El conflicto está entre quien desea, incluso con todos sus límites y errores, permanecer en esta Verdad, que no se puede modificar según plazca a los hombres, y quien en cambio está interesado en establecer una nueva Iglesia hecha por las manos del hombre.

No es una casualidad que los «revolucionarios» utilicen también para la Iglesia categorías que son todas ellas políticas, todas ellas terrenales: el Papa es considerado un jefe de Estado o, mejor, jefe del partido único en el poder y, por lo tanto, con derecho a decir lo que quiere y cómo lo quiere. Este enfoque no es en absoluto católico y, como hemos escrito en estos días (clicar aquí), por su naturaleza en la Iglesia no puede haber cambios o revoluciones, sino sólo evoluciones en la continuidad. Sólo habría que comparar lo que sucede con este criterio para comprender la gravedad de lo que está sucediendo en los vértices de la Iglesia y desenmascarar a los falsos amigos del papa.

 

74 comentarios en “El problema son los enemigos de la Verdad, no los enemigos del Papa
  1. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo./" rel="external nofollow">CARLOS NÚÑEZ DÍAZ

    Consecuencias de haber hipertrofiado el papado,y d haber convertido a su detentador en la cuarta persona de la Santísima Trinidad.Como bien consignó Chesterton, cualquier verdad particular que enloquece,acaba siendo una herejía…

    1. Marcelo

      Muy buena la de la 4 persona!!! Tanto espaviento por un colegio, te la voy a robar!!!! Bendiciones

  2. José Martínez

    El Papa Francisco es cualquier cosa menos tonto. Por ello, no vale echar la culpa a la pandilla con la que se ha rodeado. El tiene toda la responsabilidad de esta situación.

    1. Edgar

      El problema sois vosotros los ultras que os creéis dueños de la verdad y pretendéis tener la perfección absoluta ideologizando el mensaje de Jesús.

      1. Raúl

        El problema tuyo es el contrario: que no ves la verdad que se te dice. Tu rebeldía te lleva a pretender que toda verdad que se te dice, debe ser combatida.

        1. Edgar

          Ahí está: un clásico soberbio que se cree poseedor de la verdad.

          1. Raúl

            Te la devuelvo: un idiota que no la reconoce.

    2. Beatriz Mercedes

      José Martínez: Coincido 100% con tu comentario. Bendiciones.

  3. Belzunegui

    Riccardo Cascioli es otra de mis valiosas referencias, gran amigo de la Verdad, con mayúscula, informadísimo y cultísimo. Espero saludarlo personalmente en alguno de mis viajes a Italia, la maravillosa Italia. La Nuova Bússola Quotidiana e Il Timone son dos magníficas criaturas suyas. Las leo diariamente en el idioma de Petrarca.

  4. yo creo que hemos dado todos demasiada preponderancia a los eclesiásticos, como si por serlo, tuvieran garantizada la santidad de vida.

    Todo cuanto está ocurriendo nos debe ayudar a anclarnos con más determinación sólo en Jesucristo, que es el único que nunca falla, el único que de verdad importa de cara a nuestra eterna salvación.

    Es una ocasión de oro para enderezar nuestra orientación vital hacia el único Señor de señores y aprender a relativizar toda actuación humana, obispos, cardenales y papas incluídos. Son falibles, como lo somos todos. Y en esta época, muchos de ellos han dado la espalda a Cristo, aunque pretendan seguir hablando en su nombre…

    Recuerdo una palabra de Jesús que decía: » Otro vendrá en su nombre propio, y a ese le haréis caso… »

    Pues eso.

    1. María

      Completamente de acuerdo.

    2. Lena

      Excelente comentario

  5. Belzunegui

    La guerra de paglia sigue su camino. En el amor y en la guerra todas las armas son legítimas y eso parece. El pasado de Paglia es el que es. Por cierto, estamos a unos meses de que presente su renuncia por edad que nos suponemos no será aceptada, quizás por eso las prisas. En sus doce años de obispo de Terni – Narni – Amelia sucedió de todo. Dejo una diócesis arruinada por encina de los límites de lo indecente hasta el punto que no fue fácil encontrar sucesor. El desastre no lo fue por construir iglesias, o por grandiosas obras de apostolado, sino por ruinosas inversiones inmobiliarias que solo dieron dineros a los amigos. El banco vaticano, por orden directa y personal del Papa Francisco, le dio un millonario préstamo con derecho a no devolución. Los mentideros hablan de quince millones de euros, para tapar los agujeros más urgentes porque la deuda era cinco veces mayor.

    1. Edgar

      Nada que ver con el artículo, cada vez eres más errático en tu basura de comentarios.

      1. Raúl

        ja ja ja. Pero cuando hay que hablar contra Viganò si valen tus ataques ad hominem. Al menos aplícate tu mismo comentario a tu persona.

        1. Edgar

          Belzunegui: no seas maricon deja de usar otros nombres para defenderte.

  6. El observador

    Francisco es el nuevo Stalin de la revolución iniciada con el Concilio Vaticano II. Todo aquel que no esté con él, en su avanzada aplicación del Concilio, es un contrarrevolucionario y no tiene ningún derecho, ha de ser depuesto del cargo que ocupa sin ninguna explicación. No merece más que el gulag del ostracismo, de la marginación y del descrédito. Y todos los media tienen que asentir y alvabar todas sus ocurrencias, como el Pravda.

    1. El observador

      alabar quise decir, no alvabar

    2. Lola

      Ha dado Ud.en la diana. Todo bajo la hoja de ruta.
      Pero – como en el chiste- cuando le llegue la Parca, se enterará de los tanques que tenemos en el cielo.

    3. Edgar

      Saludos preciosa, espero poder conocer un día tu tierra y visitar a la Morenita del Tepeyac y tu Jalisco de santos y mártires.

      1. Edgar

        Este mensaje es para Spes

    4. Marcelo

      Infabilidad Papal le dicen, hasta que ve al Señor y otro Sínodo o etc dira lo opuesto.

  7. Si los alemanes son el verdadero problema desde siempre y su iglesia no es la de Dios

  8. José

    Curioso que el autor no cite casi dos milenios de la iglesia deshaciéndose con violencia de los enemigos que no creían lo que ella quería. Recuerda la revolución francesa, recuerda la unión soviética, recuerda la china y olvida a la maestra de todos ellos, la Iglesia, la más antigua de las ideologías totalitarias que aún existe

    1. Fred

      No mientas ni manipules la historia. Que tus mentiras tienen las patas muy cortas.

    2. Spes

      ! Ándale! La Iglesia es la más antigua ideología totalitaria,
      Gracias, Porque dicen personas de otras creencias, que la Iglesia no nació desde Cristo, ¿tú crees?
      Pero que bien que tu si lo reconoces.
      Por favor propágalo, para que no anden inventando, 	  </div>
	  


  <!-- Item video -->
  


		<div class=

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén