Viernes, 16 Agosto 2019 08:25

Los obispos mexicanos denuncian que el aborto no es la solución a la violencia sexual contra la mujer

Los obispos mexicanos denuncian que la violencia sexual contra las niñas y mujeres es «un foco rojo dentro del mapa delictivo nacional» y todas las autoridades del estado «deben de orientar sus decisiones en la búsqueda de soluciones integrales que fortalezcan la protección de las niñas y mujeres víctimas de violación», pero advierten que el aborto no es la solución para nada.

 

Los prelados emitieron un comunicado con algunas aclaraciones sobre la reciente admisión por parte del Gobierno de la posibilidad de practicar el aborto tras casos de violencia sexual contra la madre. En este sentido, demandan a las autoridades del Estado que «opten por la protección integral de las niñas y mujeres víctimas de violencia sexual e impidan su re-victimización con medidas como las previstas en la NOM-046».

La Norma Oficial Mexicana 046, conocida como «NOM-046», es la norma que regula la posibilidad de practicar el aborto tras casos de violencia sexual contra la madre. El pasado 5 de agosto de 2019, la Suprema Corte de Justicia de la Nación rechazó dos proyectos de los estados de Baja California y Aguacalientes que cuestionaban la reglamentación conocida como «NOM-046» (Norma Oficial Mexicana 046). Esta posibilidad se concede por medio de una autocertificación, sin necesidad de presentar ninguna queja o acto de las autoridades públicas.

Los prelados mexicanos, a través de la Dimisión Episcopal para la Vida, han emitido una nota en la que expresan el reconocimiento de los derechos fundamentales de las mujeres y los mismos derechos en el no nacido. «Queremos sumarnos a la defensa y cuidado de las mujeres que han vivido la dolorosa experiencia de una agresión sexual. Ponemos nuestras instituciones de apoyo a la mujer y a la familia a su disposición para que sepan que tenemos ayuda para ellas», aseguran.

Con independencia de los argumentos sobre la invalidez de la Modificación a la NOM-046 del 24 de marzo de 2016 –sujetos, algunos de ellos, todavía al análisis de la Suprema Corte de Justicia de la Nación–, «es deber de la Iglesia Católica señalar las delicadísimas repercusiones que tiene el texto vigente de la NOM-046 sobre la vida de miles de inocentes y sobre la integridad física, sexual, emocional y psicológica de las mujeres y niñas víctimas del delito de violencia sexual y, en particular, del delito de violación», explican los sacerdotes.

41,3% de las mexicanas han sufrido violencia

En su nota, los prelados ofrecen importantes datos sobre la situación de violencia que sufren las mujeres en el país: Conforme a los resultados de la «Encuesta nacional sobre la dinámica de las relaciones en los hogares (ENDIREH) 2016», el 41.3% de las mujeres mayores de 15 años de edad, han sufrido al menos un incidente de violencia sexual a lo largo de su vida por parte de cualquier tipo de agresor.

Asimismo, del total de mujeres que han experimentado violencia física y/o sexual por otro agresor distinto a la pareja, el 88.4% no solicitó apoyo a alguna institución ni presentó queja o denuncia ante alguna autoridad.

Aclaraciones sobre la NOM-046

Los obispos aclaran que esta regla «sustituye el concepto de aborto, por el de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y legaliza la práctica del aborto sin establecer ningún límite en el tiempo de la gestación».

Asimismo, «nulifica el ejercicio de la patria potestad como derecho y obligación de los padres de la víctima en esta materia, pues las niñas entre 12 y 17 años que han sido violadas pueden solicitar el aborto sin necesidad del consentimiento de sus padres o de sus representantes legales».

En tercer lugar, la norma 046 «establece como único requisito para tener acceso al aborto, la solicitud por escrito bajo protesta de verdad de la persona afectada de que el embarazo es producto de una violación, eliminando el requisito de la presentación previa de la denuncia o querella y la autorización de las autoridades competentes».

Por último, «deshumaniza y renuncia a la atención integral de la víctima, pues el personal de salud que participe en el procedimiento de interrupción voluntaria del embarazo no estará obligado a verificar el dicho de la solicitante, al amparo de una aplicación equívoca del principio de buena fe previsto en la Ley General de Víctimas».

 

1 comentario

 Tarci
El termino Vida Saludable en todos los tratados internacionales debe entenderse como sud de la persona como un todo oncluyendo a los mas vulnerables: los no macidos, los enfermoa y los discapacitadps - durante todas las etapas de la vida de la persona considerada en su dimension fisica, psicologica, espiritual y emocional.
como el derecho a la salud es consecuencia del derecho de vivir, nunca debe ser usada como medio para terminar la vida de una perspna..desde su cpncepcoon hasta su muerte natura.
Esa misma verdad aplica para las metas de la ONU 3.7 y 5.6 y 3.7 que claman por el " acceso universal a a salud sexual reproductiva" incluyendo la planifixacion familiar, informacion y educacion y la integracion de salud sexual reproductiva de las naciones.lo mismo para la meta 5.6 de laONU sobre "derechos reproductivos" este concepto reproductivo oscurece l dimension de la procreacion humana..
El documento dice que cuando se promueva a la mujer se le deben dar los medios para realizar su dignidad inherente como personas femeninas y protegidas de la violencia psicologica y y fisica a traves de formas violentas como el aborto incluidos el fetcidio femenino y el infanticidio femenino..incluso pide que ellas contribuyan en los procesos de paz...
el documento omite el sindrome post aborto que sufren la mujer y el hombre
Cito las Notas de la Santa Sede sobre el 1er aniv. de la adopcion dd los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU.. documento que no se ha publicit
16/08/19 11:00 AM
 
 
16/08/19 www.infocatolica.com