Martes, Septiembre 17, 2019

Política de Estado


Domingo, 25 Agosto 2019 12:33

Pell: ¿más allá de toda duda razonable?

No sé si en el caso australiano es como en las películas americanas. Espero que sí, porque esa es una herencia elemental del derecho occidental. Me refiero a esa necesidad, en las causas penales, de que el jurado que debe declarar al acusado culpable o inocente de un delito lo declare, en el primer caso, “más allá de toda duda razonable”. Es el principio -cada vez más baqueteado- de la presunción de inocencia: para llevar a un tipo a la cárcel y destruir irreparablemente su buen nombre, hay que estar plenamente seguro, conforme a las pruebas, de que ha sido responsable del crimen del que se le acusa.

Olvídense de Pell; olviden el caso, olviden por un momento la crisis de pederastia eclesial, olviden los problemas de la jerarquía católica. Se trata de saber si en un país del primer mundo, de raíz anglosajona, puede darse un juicio justo e imparcial.

Olviden, repito, por un momento el caso en sí. Digamos que es un caso de asesinato, o de violación en un ayuntamiento, no sé. De un delito muy grave contra una figura conocida. Absolutamente todo depende de la mera declaración del acusador. Más: originalmente, las víctimas era dos. Una ha muerto, pero el superviviente, el que presenta la denuncia, insiste en que fueron los dos. Pero el otro, el muerto, antes de morir confesó que no había sucedido, que todo era falso.

Bien. El abogado de la defensa elabora un vídeo para demostrar que el delito no solo no se cometió, sino que ni siquiera pudo cometerse. Pero el tribunal no lo admite. ¿Tiene esto algún sentido? Lo que está en juego no es, con ser mucho, meramente la vida y el buen nombre de un prelado católico, o incluso de cualquier persona; lo que está en juego es la confianza en todo el sistema judicial. Si pueden hacer esto ahora, e incluso negar una apelación con estas circunstancias, pueden volver a hacerlo mañana, en cualquier momento, contra cualquiera. No Pell, cualquiera que caiga mal al jurado puede ser hallado culpable de cualquier crimen con la sola palabra de la acusación, aunque hayan pasado -como en este caso- décadas, aunque la otra presunta víctima haya confesado que no hubo delito, aunque sea, si no físicamente imposible, al menos tan difícil como para hacerlo de todo punto inverosímil.

Pero el jurado prefirió decantarse por la culpabilidad, después de una espantosa campaña mediática contra el acusado en particular y contra todo su ‘gremio’ en general. Y si un jurado, al fin, al estar compuesto por gente normal, ajena al mundo del derecho, puede caer en la parcialidad inducida, se supone que la judicatura está precisamente entrenada para respetar esos criterios. La defensa de Pell solicitó una apelación y le ha sido denegada, y aquí ya nos movemos en aguas genuinamente peligrosas para la presunción de inocencia.

Supongamos, por mor del argumento, que Pell fuera un pederasta. Casos en la Iglesia, desgraciadamente, no faltan: solicitaciones en el confesionario, en la dirección espiritual, en un campamento, en ‘la casita de la playa’, a lo McCarrick… Nada de esto es el caso con Pell, sino que tenemos que creer que justo después de dar misa, en la Catedral de Sidney, con el templo aún lleno de gente, con coadjutores y público de aquí para allá, aún revestido con las complejas vestes, elige tan singular, arriesgadísimo e incómodo momento para satisfacer su explosiva lujuria. Parece improbable, ¿no?

Un tuitero, del equipo ‘renovador’ de guardia, ha reprochado a quienes defienden la inocencia o, al menos, el derecho a un juicio justo de Pell que pongan en duda la culpabilidad del australiano mientras que dan por hecho la de McCarrick. ¿Hay que recordar que McCarrick no ha sido juzgado, ni en juicio canónico ni, mucho menos, penal? ¿Que no hay nada que impida al ex cardenal hacer la vida que prefiera, nada legal, me refiero? ¿Que uno está en la cárcel, y el otro simplemente en un convento, que legalmente puede abandonar cuando le dé la gana?

 

7 comentarios en “Pell: ¿más allá de toda duda razonable?
  1. Belzunegui

    El voto particular ha sido un éxito inesperado. Si la culpabilidad estuviera tan clara no habría habido ese voto particular que lo absuelve. Es todo un triunfo moral de Pell, con un apoyo in crescendo. Ahora en la cárcel se va a ganar un cielo muy alto; otros, en Roma, se van a ganar el infierno, en el que no creen, tentados por un demonio, en el que tampoco creen, al menos los sosos.

    1. Belzunegui

      No olvidemos que han sido Francisco y sus acólitos quienes han echado a Pell, que quería limpieza económica y de sodomitas, a los leones australianos anticatólicos, ansiosos de devorar una víctima inocente, cuanto más mejor.

  2. Tiene toda la razón, Carlos Esteban. Este tema dura mucho ya y conforme pasa el tiempo, más me inclino a creer que esto ha sido un malicioso montaje contra el Cardenal Pell. Gracias por su enfoque sensato y razonado.

    1. Desidereo

      Ya… Lo sensato, SIN HABERSE LEÍDO LA SENTENCIA, es creer que hay un complot, de fiscales, jueces, jurado, y más jueces… en un país de mayoría cristiana… ¿verdad? En fin.

  3. Desidereo

    «Absolutamente todo depende de la mera declaración del acusador»

    ¿Se han leído la sentencia? ¿Alguien ha tenido acceso a esa sentencia? Porque primero, yo, NO ME LO CREO. No me creo que los jueces sean CULPABLES de prevaricación… y por el mismo principio, de presunción de inocencia, presumo que HAN HECHO SU TRABAJO.

    Repito: ¿Alguien se ha leído la sentencia? Si yo digo que AYER el vecino me ha obligado a practicarle una felación, y, por ejemplo, digo que tiene un lunar al lado del pene, o que está circuncidado, etc… y el vecino no es capaz de explicar cómo conozco yo esa información (pongamos que no coincidimos nunca en un vestuario de la piscina… etc…), pues en ese caso también es ÚNICAMENTE mi testimonio contra el suyo…

    ¿Dirían ustedes que el vecino es inocente o culpable?

    Repito: Si no se tiene acceso a la sentencia, no se puede hablar.

  4. Desidereo

    En el caso del Gaztelueta también se dijo que se le condenaba ÚNICAMENTE con el testimonio de la víctima. Y eso es FALSO.

    Hay compañeros confirmando que el profesor MIENTE (por ejemplo, con lo de un desnudo de hombre y mujer en clase… por ejemplo, con lo de las burlas…), confirmando las preceptuaciones fuera de lugar, tanto en duración como en frecuencia. Hay una pericial informática del ordenador del profesor, confirmando la versión del alumno y negando la del profesor, etc…

    Es decir, NO ME CREO que se le meta en la cárcel SOLO porque lo diga la víctima. NO ME LO CREO. Lo mismo dijeron con lo del Gaztelueta, y ES FALSO. Y nadie ha pedido disculpas.

  5. Desidereo

    Y refuerza mi incredulidad los motivos que se dan aquí: NO, es que la iglesia estaba llena de gente (¿y?), también lo está un colegio… también lo estaba el colegio del Gaztelueta. ¿Acaso estaba llena de gente la sacristía? No… claro. Lógicamente, ¿verdad?

    – No, pero es que quisieron incluir un vídeo y no les dejaron.

    Pues vale. Va a ser la primera vez que la defensa quiere aportar «algo» y el juez dice: – NO… no me interesa. Fíjese en el juicio al proces, cuántas veces el juez le dice que no, que eso no es procedente, a la defensa.

     

     

    25/08/19 www.infovaticana.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén