Jueves, Agosto 06, 2020

Política de Estado


Lunes, 02 Septiembre 2019 09:53

Los obispos de Estados Unidos aseguran que los tiroteos masivos no son una excepción sino una epidemia

Ante los recientes episodios de tiroteos indiscriminados acontecidos en Estados Unidos, los obispos de la nación norteamericana han hecho público un comunicado en el que advierten que no son sucesos aislados sino una verdadera epidemia que hay que combatir.

Comunicado de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB):

«Expresamos nuestras condolencias a las familias y amigos de los asesinados en Dayton anoche. Las vidas perdidas este fin de semana nos confrontan con una terrible verdad. Nunca más podremos creer que los tiroteos masivos son una excepción aislada. Son una epidemia contra la vida que debemos enfrentar con justicia. La misericordia y la sabiduría de Dios nos obligan a avanzar hacia la acción preventiva. Alentamos a todos los católicos a aumentar la oración y la penitencia a favor del final de estos tiroteos. Alentamos a los católicos a rezar y también a levantar sus voces pidiendo cambios necesarios en nuestra política y cultura nacional. Hacemos un llamado a todos los comités relevantes de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos para esbozar una agenda política revitalizada y una campaña pastoral para abordar la manera en que podemos ayudar a combatir esta enfermedad social que ha infectado a nuestra nación. La USCCB ha abogado durante mucho tiempo por leyes responsables de armas y mayores recursos para abordar las causas profundas de la violencia. También pedimos al Presidente y al Congreso que dejen de lado los intereses políticos y encuentren formas de proteger mejor la vida inocente».

 

1 comentario

 José Luis
En una ocasión leí que en los ee.uu. morían más personas por errores médicos que por armas de fuego. Por descontado que la tenencia de un arma implica estar cuerdo y demostrarlo, así como alguna cualidad sicológica más. Pero tampoco seamos tan tontos de dejar las armas sólo en manos de delincuentes. Existe un derecho a defenderse, y si es con un arma, no hay nada de malo. Puede que sea también la voluntad permisiva de Dios. No seamos ligeros a la hora de opinar.
2/09/19 12:44 PM
 
 
02/09/19 www.infocatolica.com
Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén