Jueves, Enero 23, 2020

Política de Estado


Lunes, 26 Marzo 2012 20:45

Un homosexual converso: «Cuando experimentas la castidad, encuentras una paz que no da el egoísmo»

Ha sufrido, y mucho, a causa de su homosexualidad. Pero ahora, comparte con la revista Misión sin tabúes las heridas de la infancia que originaron su sufrimiento, y habla con alegría de la trasformación que ha experimentado en su vida desde que tuvo un encuentro profundo con Dios.

Rubén García, es hoy un homosexual que ha integrado su sexualidad en una vida plena en castidad.

Como apunta Misión, "detrás de una persona con inclinaciones homosexuales se oculta una historia de profundo dolor. Una biografía de heridas afectivas que, poco a poco, le ha llevado a refugiarse en personas de su mismo sexo".

Rubén asegura que la homosexualidad no es genética y que tampoco se elige por propia voluntad, sino que "es un desorden que surge por carencias afectivas en la infancia o la juventud, y por otros factores del comportamiento".

"Por eso, sanar el corazón herido de estas personas no es sencillo. Y menos en una sociedad como la nuestra, donde reina la incomprensión por parte de aquellos que ensalzan la homosexualidad como un derecho, pero también por la de quienes los ven como depravados sin solución. La realidad no es una cosa ni la contraria. La realidad es que son personas que necesitan ser amadas con autenticidad, sin reservas", razona la revista familiar de mayor difusión en España.

Rubén García cuenta abiertamente las batallas que tuvo que librar hasta que se encontró con la fuente misma del amor: Dios. Él alberga la esperanza de que la gente aprenda a acoger "sin condiciones" a los gays y lesbianas, y logre darles el amor y el cariño que necesitan para curar sus heridas e integrar su sexualidad en una vida de castidad.

- ¿Desde cuándo empezó a sentir inclinaciones homosexuales?
- Desde niño, a raíz de la carencia de afecto de mi padrastro, que me trataba con mucha dureza, y tendí a protegerme en el mundo femenino. Desde entonces, inconscientemente, empecé a buscar el afecto que no tuve de mi padre en otros hombres. Empecé a tener relaciones sexuales con hombres y, finalmente, trabajé en un prostíbulo.

- ¿Era feliz con esta forma de vida?
- Hubiera respondido entonces que sí, porque en el entorno homosexual está vetado que digas lo contrario. Pero lo cierto es que, a solas, sentía un vacío enorme, además de un rencor hacia Dios, a Quien yo culpaba.

- ¿Cómo dio el paso de la homosexualidad a la transexualidad y la prostitución?
Es un proceso gradual. Empiezas jugando con tu cuerpo, buscando el placer a toda costa, y te metes en una dinámica de permanente insatisfacción, confiando en que por ahí darás con una relación verdadera. Pero eso es imposible, puesto que acabas utilizando a los demás egoístamente, sin amarlos como personas.

- ¿Cómo cambió de vida?
- Todo empezó por la asistencia a un retiro espiritual, en el que una mujer dijo que Dios nos amaba a todos, independientemente de lo que hubiéramos hecho. Yo sentí que esas palabras eran solo para mí. ¿Que Dios me ama? ¿A mí? ¿A pesar de lo que he hecho? Hasta entonces me habían hablado de un Dios castigador, un Dios que era una amenaza para mí. Esa mujer nos presentó al Dios compasivo, que quiere conquistar a los pecadores. Poco después me confesé y experimenté una paz como nunca. Y hoy, después de años junto a Dios, frecuentando la Penitencia y la Eucaristía, puedo afirmar que vivo con una felicidad que no se compara con el estilo de vida que llevaba antes.

- Mucha gente opina que es contradictorio ser católico y homosexual…
- La Iglesia católica abre los brazos a todas las personas, sin excepción. Todos somos pecadores, todos necesitamos la medicina que solo Dios puede dar: confesión, oración, lectura de la Biblia, misa. Nada de eso es contradictorio con ninguna persona. Lo contradictorio es querer ser feliz sin respetar la ley que Dios ha puesto en el corazón del hombre.

- ¿Cómo vive ahora su sexualidad?
- Ahora sé que mi cuerpo es templo del Espíritu Santo, hasta que yo le expulse por el pecado. Puedo mirar, hablar y abrazar a hombres y mujeres, sin limitarme a abrazar su cuerpo. Veo hermanos a los que servir, no clientes de los que servirme.

- ¿Se puede tener una vida plena en castidad?
- Cuando uno experimenta la castidad, encuentra una felicidad que no da el egoísmo. La dependencia de los instintos físicos no te hace libre, te convierte en un consumidor compulsivo de placer físico caduco. Es un tópico falso decir que la promiscuidad sexual te hace libre y la castidad te vuelve un reprimido. Es justo lo contrario.

Rubén García pertenece al grupo Courage Latino, donde muchos homosexuales y lesbianas comparten sus experiencias de una vida sacramental y en castidad plena. www.courage-latino.org

(24-3-12 Religión en Libertad)

 

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén