Martes, 24 Septiembre 2019 09:30

Macron deja en manos de Andorra decidir sobre legalizar el aborto

El presidente francés y co príncipe de Andorra, Emmanuel Macron, visitó recientemente el pequeño Principado del Pirineo.

En la Casa de la Vall (el antiguo Parlamento andorrano) el presidente de Francia apoyó las negociaciones que el país mantiene con con la Unión Europea para establecer un Acuerdo de Asociación y ha hecho un llamamiento a no tener miedo del encaje con Europa.

“Encarar este reto no es renunciar a la soberanía del pueblo andorrano o diluir su identidad”, manifestó, antes de señalar que, incluso, se podrá reivindicar “una identidad fuerte” en el marco de la UE, ya que Europa no es un lugar en el que se diluyan las identidades.

Esta es la primera vivita que realizaba Macron a Andorra tras asumir la presidencia gala.

Macron, Andorra y el aborto

El también copríncipe de Andorra de manifestó sobre cuál es su opinión sobre el aborto en relación al pequeño país.

Andorra es uno de los pocos países del continente europeo que mantiene la prohibición absoluta a abortar niños dentro de sus fronteras.

Durante un discruso de Macron, parte del público ha alzado pañuelos pidiendo que se legalice el aborto. Macron ha expuesto que él “siempre” ha defendido el supuesto derecho al aborto, pero que no puede decir a Andorra qué debe hacer.

En este sentido, ha añadido que para conseguir la despenalización hará falta que los defensores del aborto obtengan la mayoría en las elecciones.

Macron mantuvo antes una reunión privada con su homólogo episcopal, el obispo de Urgel y copríncipe episcopal de Andorra, monseñor Joan-Enric Vives.

Se desconoce el contenido de esa reunión, pero con casi toda seguridad se abordó el tema del aborto. Es evidente que si el Principado decidiera legalizar el aborto el co principado episcopal de Andorra estaría en serio riesgo de finalizar. 

Tradicionalmente Andorra cuenta con dos jefes de estado en forma de coprincipados, según establece el Título III de su Constitución aprobada el 14 de marzo de 1993 y promulgada el 28 de abril del mismo año.

Esta representación se comparte en igualdad y a título personal, entre el obispo de la Seo de Urgel (España) y el presidente de la República francesa.

Con la respuesta que dio Macron esquivó un tema delicado y evitó así una crisis institucional.

 

 

23/09/19 www.forumlibertas.com