Jueves, Noviembre 14, 2019

Política de Estado


Jueves, 17 Octubre 2019 09:41

San Ignacio de Antioquía

San Ignacio de Antioquía fue un obispo y mártir, uno de los Padres Apostólicos de la Iglesia, discípulo directo de San Juan y San Pablo.

San Ignacio de Antioquía es uno de los Padres de la Iglesia que tuvo mayor contacto con los primeros apóstoles, siendo por ello considerado uno de los Padres Apostólicos. Su vida comenzó en Siria, en torno al año 30 d.C., con lo que se encontró dentro de las nacientes comunidades cristianas, fundadas por los primeros discípulos de Jesús.

Son pocos los testimonios que tenemos acerca de la vida de San Ignacio, y es tan solo gracias a sus cartas, copiadas por monjes a través de los siglos, que conocemos más acerca de su labor y trayectoria, así como de sus importantísimos aportes a a la estructura doctrinal de la Iglesia.

Aunque no se sabe a ciencia cierta cómo y cuándo conoció el cristianismo, se supone que fue en alguna de las nacientes comunidades paulinas. Se sabe que tuvo contacto directo con San Pablo y con San Juan, tanto por sus cartas, como por sus referencias literales a los Evangelios, los cuales, debido a la cercanía de su composición, tendría que haberlos recibido de primera mano.

Habiendo sido nombrado obispo de los cristianos de Antioquía, una de las ciudades más importantes de medio oriente durante el Imperio Romano, así como uno de los cuatro patriarcados originales del cristianismo, junto con Jerusalén, Alejandría y Roma. Fue en Antioquía donde se acuñó el término de «cristianos» para referirse a los seguidores de Cristo.

Durante su vida, San Ignacio ordenó numerosos puntos del cuerpo doctrinal, desde la doble naturaleza de Cristo hasta el uso de la palabra «Eucaristía«, a él atribuida, así como el término «Católico«, que él usa por primera vez refiriéndose a la Iglesia, el parto virginal de María Santísima, la primacía de la sede de Roma, la sacramentalidad del matrimonio, y demás puntos que hoy en día gozan de total vigencia. Su entendimiento del Evangelio debía ser de una inmensa profundidad, para ser capaz de desprender tantas conclusiones sin un bagaje teológico previo.

Según recibimos por la tradición, San Ignacio fue perseguido en tiempos del Emperador Trajano, quien ejecutaba a todos aquellos cristianos que no renegasen de su Fe, adoptando a los dioses de la mitología pagana de los romanos.  Aún no se ha establecido la razón por la cual, una vez apresado, el Santo Obispo de Antioquía no fue ejecutado en la misma Siria, sino llevado a Roma a cumplir su sentencia. Hay quien ha atribuido ésto a su condición de ciudadano romano, aunque otros mantienen que era intención del Emperador hacer ejemplo de los cristianos en la capital del Imperio. San Gregorio Magno, asegura que el Emperador buscaba que los obispos no fueran ejecutados en su ciudad de origen, sino en otra, para que así no recibieran el auxilio de los suyos, ni ocurrieran levantamientos locales.

Lo cierto es que una vez apresado en Roma, varios cristianos influyentes intentaron conseguir la liberación del obispo sirio, pero él escribió una carta pidiendo que no le privasen de poder ir pronto al Cielo: «Permitid que sirva de alimento a las bestias feroces para que por ellas pueda alcanzar a Dios. Soy trigo de Cristo y quiero ser molido por los dientes de las fieras para convertirme en pan sabroso a mi Señor Jesucristo. Animad a las bestias para que sean mi sepulcro, para que no dejen nada de mi cuerpo, para que cuando esté muerto, no sea gravoso a nadie … No os lo ordeno, como Pedro y Pablo: ellos eran apóstoles, yo soy un reo condenado; ellos eran hombres libres, yo soy un esclavo. Pero si sufro, me convertiré en liberto de Jesucristo y, en El resucitaré libre.«

En el año 107 d.C., Ignacio, obispo de Antioquía y discípulo de San Juan y de San Pablo, fue llevado al circo de Roma, donde ante la presencia del pueblo, se soltaron a unos leones que lo devoraron.

 

3 comentarios en “San Ignacio de Antioquía
  1. Debe ser una gozada «hablar por toda la eternidad» con personalidades de la talla de San Ignacio de Antioquía.

    Nadie conoce cómo será la Gloria, pero si el escritor Jorge Luis Borges se imaginaba el Paraíso bajo la apariencia de una infinita biblioteca, yo a menudo me lo imagino como la posibilidad de mantener infinitas conversaciones con personas tan interesantes como el padre apostólico Ignacio de Antioquía. Y con nuestros seres queridos y amigos, por supuesto. Todo bajo la Presencia de Dios.

  2. Gracias San Ignacio por tu enorme contribucion a la edificacion de nuestra Fe.

  3. caracol

    Ignacio y Policarpo, dos testigos de Jesucristo
    y de los apostoles. Columnas de la Iglesia por su martirio.
    Bendita sea su memoria para siempre

     

     

    17/10/19 www.infovaticana.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén