Miércoles, Agosto 12, 2020

Política de Estado


Lunes, 02 Diciembre 2019 12:13

Los fiscales australianos pretenden acabar con la protección legal del secreto de confesión en casos de abusos

Los fiscales de Australia acordaron el viernes estandarizar el procedimiento legal en todo el país, obligando a los sacerdotes a denunciar el abuso infantil del que tengan conocimiento durante las confesiones, en una medida que podría ampliar el cisma entre la iglesia y el estado australiano.

Tanto los fiscales generales federales como los estatales (regionales) abordaron los principios clave de las leyes que dependen de los gobiernos estatales y territoriales, y que buscan implementar las recomendaciones más polémicas de una investigación gubernamental sobre el abuso infantil.

«No se puede apelar al privilegio confesional para evitar la protección del niño o la obligación penal de denunciar las sospechas o el conocimiento de abuso infantil» según un comunicado publicado después de la reunión de abogados.

Además, los sacerdotes no podrían usar el «privilegio confesional» para evitar presentar pruebas contra un tercero en procedimientos penales o civiles.

Aunque la mayoría de los estados ya están aprobando leyes en ese sentido, la posición unificada implementaría un estándar nacional.

El arzobispo Mark Coleridge, presidente de la Conferencia Episcopal australaiana, declaró que aunque la la Iglesia Católica apoya que haya una legislación «consistente a nivel nacional» para proteger a los niños, considera que la eliminación de la protección legal para el «sacramental secreto de confesión» es inútil e innecesaria:

«La eliminación de la protección legal (ndr: del secreto de confesión) sería ineficaz, contraproducente e injusta: ineficaz porque los abusadores no buscan la confesión y ciertamente no la buscarán si saben que sus delitos serán denunciados. Contraproducente porque se perdería la rara oportunidad que un sacerdote puede tener de aconsejar a los abusadores que se entreguen y modifiquen su vida; e injusto porque establecería por ley una situación en la que un sacerdote no podría defenderse de un acusación hecha contra él».

 

1 comentario

 Adrián Ferreira
La penitencia debería incluir el entregarse a las autoridades y reparar el daño pero bajo ningún concepto violar el secreto de confesión.
2/12/19 2:36 PM
 
 
02/12/19 www.infocatolica.com
Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén