Jueves, 29 Agosto 2013 15:11

Cosas que debería entender el presidente de Coca Cola España

El señor Marcos de Quinto está muy enfadado por la campaña que Hazte Oír puso en marcha para pedir la retirada de la publicidad del programa “Campamento de verano” de Telecinco. Convendría recordar, antes que nada, las razones de esa campaña.

A los responsables de ese reality show no se les ocurrió algo mejor que dar una ducha de chocolate a una de las jóvenes que participaba en el mismo. Mientras ella se quejaba de lo que le estaban haciendo, el presentador animó al resto de participantes a limpiarla el cuerpo a base de lametones (sic).

Resulta que HO ha tenido un considerable éxito en movilizar a decenas de miles de ciudadanos, que escribieron a las compañías que se anuncian en ese programa, de manera que un buen número de ellas retiraron la publicidad. Unas, diciéndolo públicamente. Otras, sin anunciarlo. Pero el señor De Quinto decidió que Coca Cola seguiría emitiendo sus spots. Y es muy libre de hacerlo. Tanto como los demás de retirar los suyos.

Precisamente de lo que se trata aquí es del ejercicio de la libertad de los consumidores. Yo tengo el derecho a no comprar productos de quienes colaboran económicamente con un programa o una cadena de televisión que veja públicamente a una mujer joven. Y HO tiene todo el derecho del mundo a movilizar a sus simpatizantes para que pidan a los anunciantes que se retiren. Pero a nadie le ponen una pistola en la cabeza para apoyar esas campañas o para oponerse a las mismas.

Para justificar su legítima opinión sobre la colaboración de Coca Cola con ese programa de Telecindo, este señor dice: “Dios nos libre de grupos como `Los Guardianes de la Fé´ que nos digan que programa de TV ver, que libro y diario leer, y a qué partido votar“. Y yo pregunto: ¿considera el señor De Quinto que la gente ve la tele, lee libros o vota según lo que le digan los demás? ¿acaso él lo hace? ¿quizás piensa que en una democracia no existe la libertad de opinión y la libertad de sugerir que se vea tal o cual cosa o se vote a quien se quiera?

También me pregunto: ¿hace falta ser guardián de la fe para pedir la retirada de la publicidad de un programa en el que ocurren esas cosas?

De aurora boreal es que don Marcos pida a HO que aclare su posición sobre el aborto y el matrimonio homosexual. Todo el mundo la conoce.

Ahora también sabemos cuál es la opinión sobre esos temas del presidente de Coca Cola en España. No sé hasta qué punto le conviene a esa empresa tener a un directivo partiéndose la cara dialécticamente en los medios de comunicación con un movimiento cívico.

Dudo que ayude a sus ventas. Y más bien pienso que esas decenas de miles de personas que apoyaron la campaña de HO pueden optar por beber otras marcas mientras De Quinto sea el presidente en este país de la multinacional norteamericana.

Se queja don Marcos de que le han acosado en las redes sociales. Supongo que a estas alturas de la película no le pillará de sorpresa que esas cosas ocurran. Todos los que participamos en Facebook y Twitter -más en ésta-, sobre todo si tenemos algún puesto de repercusión pública, sabemos que de vez en cuando te llegan mensajes que no te caen precisamente bien. E incluso insultos y amenazas.

Esto último es condenable, pero si la cosa se pone fea siempre se puede poner una denuncia. Y además existe una posibilidad que es facilísima de usar. Si alguien te dice algo desagradable, le das a bloquear. Y santas pascuas.

Por último, De Quinto nos reta a los que no estamos de acuerdo con él: “si para que no dejes de beber Coca-Cola el precio a pagar es que yo tenga que pensar como tú, prefiero que no la bebas“. No, mire, la cosa es bien diferente: “si cada vez que beba una Coca-Cola me tengo que acordar de quién es su presidente en España, prefiero no beberla". 

Usted tiene perfecto derecho a opinar lo que le apetezca. Y yo a decidir lo que bebo o dejo de beber. Desde hoy y hasta que usted deje de ser presidente de esa empresa, beberé refrescos de cola de marcas blancas de supermercado. Siempre que no las envase Coca-Cola.

Luis Fernando Pérez Bustamante

 

infocatolica.com  29-08-2013