Miércoles, 01 Enero 2020 10:24

Obispos estadounidenses rezan por las víctimas del ataque a un templo protestante de Texas

Obispos estadounidenses han ofrecido oraciones por las víctimas del tiroteo ocurrido el domingo 29 de diciembre en el templo protestantes de Church of Christ, en la localidad de White Settlement en el estado de Texas (Estados Unidos).

 

«Pido a todos los sacerdotes, diáconos, religiosas y religiosos, seminaristas y fieles laicos de la diócesis de Fort Worth, que por favor recen conmigo por los afectados por el odioso acto de violencia en el santuario de la comunidad de hermanos y hermanas cristianas en la West Freeway Church of Christ en White Settlement», escribió el obispo de Fort Worth, monseñor Michael Olson, en un comunicado publicado por el sitio de internet diocesano.

«La oración es indispensable para derrotar este mal en nuestra sociedad», escribió el obispo de Fort Worth en su cuenta de Twitter, y explicó que la diócesis que lidera sigue trabajando para reforzar la seguridad de las iglesias católicas.

El arzobispo de San Antonio, monseñor Gustavo García-Siller, por su parte, expresó: «Mi corazón está con las víctimas asesinadas y heridas en el tiroteo esta mañana» en la iglesia. «Mis oraciones están con todos los que estaban traumatizados por esta tragedia sin sentido».

«Que este acto de violencia ocurriera en una casa de adoración desafortunadamente ya no conmociona nuestros sentidos. En este momento de amarga división y polarización, debemos unirnos en un propósito común y compromiso para salvar a nuestra sociedad. No podemos hacer menos», dijo.

Por su parte, el obispo de Dallas, monseñor Edward J. Burns, ofreció «sinceras oraciones por los afectados por los tiroteos», en un tweet publicado a fines del 29 de diciembre.

«Como personas de fe, sabemos que el pecado, el mal, el sufrimiento y la muerte no tendrán la última palabra», agregó.

Un testigo de los hechos del domingo explicó al canal de televisión local de la CBS que un hombre armado con una escopeta se dirigió hacia una persona y abrió fuego. Inmediatamente después, un miembro de la seguridad de la iglesia disparó contra el atacante, según ha relatado a The New York Times otro testigo, quien precisó que la persona atacada inicialmente por el intruso era otro miembro del equipo de seguridad, y que el atacante no pertenecía a la congregación.

«Los lugares de oración deben ser sagrados y estoy agradecido a los miembros de la iglesia que actuaron rápidamente para reducir al atacante y ayudaron a prevenir más pérdidas de vidas», dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott, en un comunicado.

 

 

31/12/19 www.infocatolica.com