Viernes, Febrero 28, 2020

Política de Estado


Domingo, 19 Enero 2020 10:20

Hoy es Fiesta de San Juan de Ribera, Arzobispo de Valencia

San Juan de Ribera, Arzobispo de Valencia y Patriarca de Antioquía, fue el alma de la restauración espiritual de la Arquidiócesis de Valencia (España) al aplicar las directrices del Concilio de Trento. Por ese motivo fue llamado “lumbrera de toda España” por el promotor de la Contrarreforma, el Papa San Pío V.

Nació en Sevilla en 1532. Su padre fue virrey de Cataluña y Nápoles, y su madre, una mujer noble que murió cuando él era todavía pequeño.

Juan de Ribera recibió la tonsura clerical en 1544 y luego fue a estudiar a la mejor universidad que existía de ese entonces en España, la Universidad de Salamanca, con teólogos como Melchor Cano y Domingo de Soto.

En 1562, cuando era un joven sacerdote, fue nombrado Obispo de Badajoz a pedido del Papa Pío IV. En aquella diócesis se dedicó a adoctrinar a los católicos y combatir el incipiente protestantismo organizando pequeños grupos de jóvenes catequistas.

Era un gran predicador, solía confesar por horas, llevaba la comunión a enfermos y atendía cariñosamente a quienes les buscaban. En alguna ocasión vendió el mobiliario de su casa y toda la loza de su comedor para comprar insumos para los pobres.

Luego, en 1568 el Papa le confirió el título de Patriarca de Antioquía, y dos meses después lo promovió al Arzobispado de Valencia, donde trabajó durante 42 años sin descanso.

Escribió numerosas obras. Desde 1569 hasta 1610, hizo 2715 visitas pastorales a las parroquias y los resultados de esas visitas los dejó en 91 volúmenes con 91,000 páginas. Celebró siete Sínodos o reuniones con todos los párrocos.

Tuvo amistad con todos los santos que florecieron en aquellos tiempos: San Juan de Ávila, San Luis Bertrán, San Francisco de Borja, San Carlos Borromeo, San Pedro de Alcántara, San Pascual Bailón, San Salvador de Horta, San Alonso Rodríguez, Santa Teresa de Jesús, San Roberto Belarmino, San Lorenzo de Brindis, Beato Nicolás Factor, Beato Andrés Hibernón y Beato Gaspar Bono.

Falleció el 6 de enero de 1611 en el Colegio-Seminario de Corpus Christi. Fue canonizado por el Papa Juan XXIII el 12 de junio de 1960.

 

 

19/01/20 www.aciprensa.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén