Jueves, 13 Febrero 2020 10:33

Importante artículo en el Journal of Medical Ethics sobre el sufrimiento fetal

Estas nuevas investigaciones sugieren que el feto puede sentir dolor mucho antes de lo que se creía hasta ahora.

Un artículo de la revista Journal of Medical Ethics expone los descubrimientos de los dos científicos, Stuart WG Derbyshire y John C Bockmann, responsables del estudio que indican que el feto puede sentir dolor ya a las 13 semanas de gestación, a diferencia de las 24 semanas de gestación en las que ellos y otros habían insistido anteriormente.

De hecho, el profesor Stuart Derbyshire, que ha sido asesor de la organización abortista Planned Parenthood, llegó a escribir en el British Medical Journal en 2006 que no se podía hablar de dolor fetal a las mujeres que solicitaban abortos, ya que había “buenas pruebas de que los fetos no pueden experimentar dolor”. Ahora, tras diversos estudios, el mismo profesor Derbyshire afirma algo completamente diferente: que seguir con los abortos a la luz de la evidencia emergente sería “coquetear con una imprudencia moral que estamos llamadosa evitar”.

En el resumen que presenta la revista Journal of Medical Ethics podemos leer lo siguiente:

“A principios de la década de 1990 surgieron nuevas técnicas de cirugía fetal y un grupo que trabajaba en el Queen Charlotte’s Hospital se planteó una pregunta de sus pacientes embarazadas que no habían considerado anteriormente: ¿le hará daño al feto cuando se lo inyecte? Obviamente los cirujanos no podían preguntarle al feto o dar otra respuesta directa a la pregunta, así que hicieron lo mejor que estaba en sus manos. Después de insertar una aguja en el feto, midieron si el feto respondía con los cambios hormonales que se esperaban cuando hay dolory descubrieron que sí lo hacían. La evidencia, sin embargo, no fue aceptada como demostración de dolor porque las respuestas hormonales son demasiado generales. Los mismos cambios, por ejemplo, se producirán al someterse a una cirugía bajo anestesia general, cuando se sabe que no se está experimentando dolor.

Eso fue en 1994, y en los 25 años siguientes se ha seguido discutiendo sobre cuándo y si el feto llega a ser lo suficientemente sofisticado neurológica y psicológicamente como para experimentar dolor.

En 2016, uno de nosotros, John Bockmann, comenzó un máster centrado en el dolor fetal. Al leer un artículo en The New York Times (The First Ache) notó que Stuart Derbyshire parecía haber suavizado su posición sobre el momento del dolor en el recién nacido. Se preguntó si había más margen de maniobra y le envió un correo electrónico a Derbyshire. El email provocó una discusión de tres años que resultó en un artículo de JME.

El feto puede sentir dolor mucho antes de lo que se creía hasta ahora. CLIC PARA TUITEAR

Los dos autores siempre han diferido en sus puntos de vista sobre el aborto, pero ambos estuvieron de acuerdo en que el tema del dolor fetal era fascinante por derecho propio. ¿Cómo decidimos qué es necesario para el dolor? ¿Cómo relacionamos la neurociencia con la fenomenología – lo que es sentir dolor? Ambos estuvimos de acuerdo en que había una tendencia a apoyarse demasiado en la neurociencia porque esencialmente se desconoce cómo la actividad neuronal se traduce en la experiencia fenomenal. Pero uno de nosotros (Derbyshire) sostuvo que se sabía lo suficiente como para considerar el córtex como necesario para que haya dolor. El córtex es la capa exterior ondulada del cerebro que se asocia con la mayoría de los niveles superiores de pensamiento y sentimiento. El córtex permanece inmaduro y desconectado antes de las 24 semanas de gestación, por lo que si el córtex es necesario para el dolor entonces el dolor fetal no es posible antes de las 24 semanas.

Sin embargo, recientemente, la necesidad del córtex ha sido puesta en duda por un estudio que demuestra la experiencia de dolor en pacientes que carecen de la mayoría de las áreas corticales que se cree que son necesarias para el dolor. En otro estudio se demostró la activación de esas mismas zonas corticales en pacientes que recibían estímulos nocivos pero no podían experimentar dolor. Así pues, el dolor puede experimentarse sin el córtex y la activación del córtex no genera necesariamente dolor. Estos estudios permitieron a los dos autores alinearse más estrechamente porque las estructuras distintas del córtex, que maduran antes de las 24 semanas, pueden ser suficientes para que exista la experiencia del dolor.

La oposición a la idea del dolor fetal también siguió a una comprensión del dolor como algo que implica una experiencia consciente reflexiva, o subjetiva. Cuando se experimenta dolor, normalmente se sabe que se tiene dolor y la experiencia del dolor domina la actividad consciente en curso. Esa intrusión no deseada forma parte del sufrimiento típico del dolor. La definición profesional ampliamente aceptada del dolor incluye una referencia a los componentes sensoriales y afectivos del dolor, hace hincapié en que el dolor es siempre subjetivo y afirma que el dolor no requiere el daño de los tejidos. Esa definición tiene un valor claro, especialmente para los pacientes que experimentan dolor sin lesiones o enfermedades evidentes. Su dolor puede aceptarse como real a pesar de la ausencia de lesiones o enfermedades.

Sin embargo, un posible efecto secundario no deseado de la definición del dolor como subjetivo es que eleva el listón de la experiencia de dolor a un nivel irrazonablemente alto para los organismos que sufren lesiones. Un dolor que sólo es una respuesta a la lesión sin ninguna realización subjetiva del dolor, puede entenderse que acompaña al daño tisular en organismos que no son capaces de tener una conciencia reflexiva. Y ese dolor puede ser sufrido por estructuras menos avanzadas que el córtex, como el tronco cerebral, el mesencéfalo y la subplaca que muestran claras evidencias de madurez a las 18 semanas de gestación. Los médicos y las mujeres embarazadas podrían preocuparse por prevenir esa experiencia de dolor a pesar de la ausencia de una conciencia reflexiva.

El aborto constituye una situación evidente en la que es probable que surja esa preocupación. Tenemos opiniones divergentes sobre el aborto, ya que uno de nosotros considera que el aborto es una necesidad ética para que las mujeres sean autónomas y otro considera que el aborto es éticamente incompatible con una buena práctica médica. Por lo tanto, tenemos puntos de vista muy diferentes sobre cómo la posibilidad de dolor fetal podría ser abordada por las mujeres embarazadas y los proveedores de aborto. Sin embargo, ambos estamos de acuerdo en que las diferentes opiniones con respecto al aborto no deben influir en una discusión abierta y franca sobre la posibilidad de dolor fetal. Los hallazgos científicos pertinentes a la cuestión del dolor fetal y la discusión filosófica sobre la naturaleza del dolor deben evaluarse independientemente de cualquier opinión sobre los derechos e injusticias del aborto. Hemos discutido estos temas desde 2016 y los recientes hallazgos han hecho posible una posición conjunta. El documento principal es nuestro esfuerzo combinado por reconsiderar la posibilidad de que haya dolor fetal independientemente de cualquier preocupación por apoyar o socavar la práctica del aborto.”

 

 

13/02/20 www.forumlibertas.com