Miércoles, 19 Febrero 2020 08:31

La Rebelión de las Mujeres y la Iglesia redundante

Lo primero que hay que decir de la Rebelión de las Mujeres en la Iglesia es que no hay tal. No se rebelan ‘las mujeres’, sino las mismas que llevan ‘en rebeldía’ desde siempre. Y lo segundo, que la ‘movida’ no puede ser más clerical.

“En el encuentro se leerá un manifiesto. Iniciativas semejantes se ponen en marcha en estos momentos en otros lugares de España. Según las convocantes, alzan la voz y se manifiestan porque viven una profunda discriminación en la Iglesia y ha llegado el momento de que digan ¡Basta ya! Quieren denunciar las múltiples formas de injusticia e invisibilización que sufren en la iglesia”. Bien, ahora sustituyan la palabra ‘Iglesia’ y, ¿qué nos queda? El manifiesto político de siempre de la extrema izquierda.

Todo lo que he leído sobre esta operación pantalla de la izquierda eclesial se da de bofetadas con cualquier noción surgida de la fe cristiana, empezando por ese deseo de ‘visibilización’ que puede ser estupendo en política o sociedad, pero que no tiene ningún sentido en el mensaje cristiano. Cristo vino a salvarnos, y la Iglesia es el modo específico de alcanzar la salvación, de ir al Cielo, no de visibilizarnos o de ganar cuotas de poder.

Estamos simplemente ante la enésima operación de marketing de la izquierda, acostumbrada al uso de organizaciones pantalla sin apenas representatividad a las que se jalea para que parezca que la tienen. Hasta el morado Podemos de sus consignas revelan a las claras su verdadera intención, que no tiene nada que ver con el Evangelio.

Pero, como ha advertido una y otra vez el Papa Francisco, y ha vuelto a subrayar en Querida Amazonia, uno de los grandes males que sufre nuestra Iglesia es el clericalismo, es decir, la idea de que la Iglesia es una estructura meramente humana en la que el clero es ‘la clase dominante’ y los laicos, el oprimido proletariado. En ese esquema, tendría sentido la revuelta para, o quitarle ‘poder’ a los clérigos, o abrir la clerecía también a las mujeres. Lo que no tendría sentido en absoluto es la propia Iglesia.

 

1 comentarios en “La Rebelión de las Mujeres y la Iglesia redundante
  1. Belzunegui

    La rebeldía es algo muy sano y querido por Dios, si va bien encauzada. O nos rebelamos contra el pensamiento único, contra el gender, contra el comunismo marxista, contra el ecumenismo ecumaníaco relativista o nos rebelamos contra Dios y su Iglesia Católica. Hay que elegir. Algunas, alentadas por los que vienen dándonos la tabarra de las primaveras eclesiales, tremendamente gélidas, han elegido fatal, un camino que les lleva al infi erno ya en la tierra. Mi elección la tengo muy clara: por Jesucristo, Camino, Verdad y Vida y su santa Iglesia, con la ayuda de Dios. La Verdad nos hace libres. La mentira por la que han optado las esclaviza.

     

     

    19/02/20 www.infovaticana.com