Lunes, 16 Marzo 2020 10:46

Por prevención de coronavirus la policía interrumpe una Misa en Italia

La celebración eucarística se estaba celebrando pese a lo estipulado en los decretos del gobierno italiano para evitar la propagación del coronavirus COVID-19, que prohíben las celebraciones religiosas.

La policía interrumpió este domingo 15 de marzo la celebración de una Misa pública en la Parroquia de San Francisco de Asís de la localidad italiana de Cerveteri, en la provincia de Roma.

La celebración eucarística se estaba celebrando pese a lo estipulado en los decretos del gobierno italiano para evitar la propagación del coronavirus COVID-19, que prohíben las celebraciones religiosas.

El oficio de esta Misa también contrariaba las indicaciones de la Diócesis de Roma y de la Conferencia Episcopal Italiana que han confirmado las medidas del gobierno.

Según narró un testigo de lo ocurrido, en la Misa estaban participando 15 personas y se estaba transmitiendo por Facebook Live. Los policías interrumpieron la liturgia inmediatamente después de la comunión y justo antes de la bendición final.

En concreto, el decreto del gobierno, del 8 de marzo, establece que “quedan suspendidas las ceremonias civiles y religiosas, incluidas las fúnebres”.

Además, el 11 de marzo se aprobó un nuevo decreto que endurecía las medidas, hasta el 3 de abril, para evitar la propagación del virus. Las medidas incluyen además la imposibilidad de salir de casa, excepto cuando se necesite comprar alimentos o en caso de alguna emergencia de salud.

Para dar cumplimiento a ese decreto, la Diócesis de Roma decidió el 9 de marzo la cancelación de todas las misas públicas de la Diócesis. De ese modo las iglesias parroquiales permanecen abiertas únicamente para la oración personal y, en casos concretos, la adoración eucarística y la administración del sacramento de la Confesión.

El 12 de marzo, la diócesis aprobó una nueva disposición por la que se cerraban las parroquias e iglesias de Roma, pero al día siguiente, se rectificó esa medida.

Por su parte, la Conferencia Episcopal Italiana decretó la suspensión de todas las ceremonias religiosas en todo el territorio nacional: “la interpretación proporcionada por el gobierno incluye estrictamente Misas y ritos funerarios entre las ‘ceremonias religiosas’”.

Para hacer frente a la falta de Misas, diversas diócesis transmiten la Misa en directo, para que así los fieles que están dispensados del precepto dominical, puedan participar en la liturgia desde sus casas.

Asimismo, la Santa Sede también canceló la celebración pública del Ángelus dominical y de la Audiencia General de los miércoles, que se están transmitiendo por televisión desde la Biblioteca del Palacio Apostólico.

 

6 comentarios

 Giliberto
Intervención innecesaria y abusiva: los asistentes a la misa estaban fuera de la iglesia y respetaban la distancia de seguridad sanitaria establecida por el gobierno.
16/03/20 1:24 AM
 
 Nestor
El gobierno no tiene ninguna autoridad para prohibir la Misa, esas cosas pasaban en los tiempos de las persecuciones. Ah, claro.
Saludos cordiales.
16/03/20 2:14 AM
 
 Fuenteovejuna
Creo que estas manifestaciones anticatólicas -que se replican en otros países- se adoptan sin consulta previa porque más que laicos los gobiernos son laicistas y ateos.
En tiempos pasados, cuando se producían estas pestes la Iglesia hacía procesiones por las calles implorando la misericordia de Dios, y los gobernantes -también católicos- acompañaban la decisión de la Iglesia.
Es cierto que entonces no se sabía nada de virus ni de bacterias que producían enfermedades, pero aún así, si bien los príncipes y obispos intuían que las aglomeraciones podían ser fuente de contagio porque no eran tontos, estaban convencidos que ante la impotencia de la ciencia rudimentaria sólo la misericordia de Dios los podía salvar del flagelo.
Hoy ni los gobernantes creen en Dios ni los obispos tienen la fe sin grietas que tenian aquellos mitrados, por eso el resultado es que en un santiamén los fieles se quedan sin sacramentos porque el poder civil y el eclesiástico casi siempre se ponen de acuerdo en cosas que antes nunca hubieran acordado.
Y todavía no hemos visto lo peor...
16/03/20 3:32 AM
 
 alma
Se hace uso del miedo, para prohibir por prohibir. Yo no veo multitudes, veo que se guardan las distancias entre los pocos asistentes. Si esto sigue así , llegará el momento que limitarán el confinamiento en domicilio a un número determinado según m2 disponibles por persona.
Yo, como ciudadano veo una locura las celebraciones multitudinarias (donde las haya), pero si se respetan las distancias, si se suspenden aquellas partes de la liturgia prescindibles de riesgo,por que ese afán?
No cabe duda que todo esto no es más que un síntoma de la apostasía.
El Santo Sacrificio, no puede ser suspendido. Se podrá limitar su asistencia, Se podrá exigir que la gente se retire prontamente a casa, se podrá vigilar el cumplimiento de las normas básicas ; pero prohibirlo??
16/03/20 7:21 AM
 
 JSP
La Palabra de Dios enseña que “Nuestro Dios es el único Señor” (Dt 6,4; Mc 12,29).
#Jesús, yo confío en Ti.
- Santa misa aunque sea en las catacumbas.
- Estamos en las manos de Dios, Él cuida de nosotros, es Señor de nuestra vida y muerte, y Él conoce lo que esperamos de Él ante la epidemia del coronavirus.
- "Quien busque su vida la perderá, quien pierda la vida por mi la encontrará." (Mt 10,37-42)
- El Estado italiano no tiene potestad para "cancelar o suspender" lo más sagrado de la Iglesia Católica y ningún obispo tiene poder para suspender la Eucaristía pública, porque entran en clara contradicción con el mandato de N.S. Jesucristo por la salvación de las almas.
- La respuesta de todo obispo debería ser la de San Ambrosio en Milán: "Rindo mis homenajes de respeto al emperador (Estado italiano), pero no cedo ante él. El emperador está en la Iglesia y no sobre la Iglesia".
- Al gobierno italiano, al Estado, al emperador y a todo el que se atreva: Lucas 17,2; Mateo 18,6.
- Estrechemos la mano a Nuestro Señor Jesucristo pues Él nos ha salvado también por siempre de los virus.
16/03/20 8:03 AM
 
 Horacio Castro
Hay que superar el momento más difícil. La Eucaristía es sobrenatural con efectos sobrenaturales. Solo la gracia de Dios, que no podemos exigir, puede librarnos de los consecuentes contagios durante aglomeraciones de personas. En un espacio pequeño bajo techo o al aire libre puede producirse una aglomeración con pocas personas. Cada uno tendrá que asumir su responsabilidad por el sufrimiento que pueda ocasionar por más que proclame persecuciones inexistentes.
16/03/20 11:14 AM
 
 
15/03/20 www.infocatolica.com