Jueves, 19 Septiembre 2013 20:29

Una violencia casi invisible: se disparan los delitos sexuales contra menores

 
La Fiscalía del Estado constata un incremento del 33% en agresiones de tipo sexual, violaciones, abusos, prostitución o corrupción relacionadas con niños.
 
Las mujeres suelen denunciar la violencia machista, los pequeños sufren en silencio
 
La mujer víctima de una agresión sexual tiene la opción de denunciarlo; al niño o niña les resulta mucho más difícil
ForumLibertas.com

“No puedo olvidar lo que ocurrió. Tengo la cabeza llena de estas cosas. […]  En mi cabeza no hay paz”. Con estas palabras, terminaba su testimonio Aissatou, una joven de Mali de 15 años a la que entrevistó recientemente un miembro de Save the Children.

Esta organización subraya que “la prevalencia de violaciones, explotación sexual y violencia sexual contra niñas y niños en situaciones de conflicto es escandalosa. En algunos contextos, más del 80% de las personas afectadas son niñas y niños”. Y la comunidad internacional “no ha tomado conciencia de la magnitud de este problema”.

Aunque se trata de un caso de violencia sexual en una situación de conflicto bélico, la frase de Aissatou y en cierto sentido la afirmación de Save the Children es perfectamente exportable a la situación de violencia sexual que sufren muchos menores en España.

 

Un 33% de aumento

 

De hecho, según la Memoria de 2012 de la Fiscalía General del Estado, los delitos sexuales contra menores se incrementaron en España notablemente en 2012 en comparación con 2011.

Así, mientras los delitos contra la libertad sexual que afectan a menores de edad aumentaron un 33% el año pasado en relación al anterior, los delitos de esta naturaleza con víctimasmayores de edad se redujeron en un 10%. Las conductas más numerosas en este tipo de delitos tienen que ver con el exhibicionismo, la pornografía y la prostitución infantil.

La Memoria también destaca un aumento del 46% de los escritos de calificación del Ministerio Público por delitos cometidos contra menores de edad. Crecieron los incoados por agresiones sexuales y violaciones, los abusos, la prostitución y corrupción de menores, la pornografía y el exhibicionismo, mientras que cayó muy ligeramente el acoso.

De forma global, en 2012 se formularon 3.325 escritos de acusación por delitos sexuales, frente a los 3.161 del año 2012. Al mismo tiempo, las sentencias dictadas por delitos contra la libertad e indemnidad sexual fueron 2.415 en 2012.

 

El último ejemplo

 

Un ejemplo reciente de violencia sexual contra menores por parte de adultos tiene que ver con la utilización de las redes sociales por parte de niños de entre 10 y 13 años.

Un presunto pedófilo de 24 años, vecino de Sabadell y entrenador en una escuela de fútbolpara niños de la categoría alevín e infantil, fue arrestado el 5 de septiembre por los Mossos d’Esquadra (Policía catalana) acusado de pedirles fotos sin ropa en Facebook.

Según la información facilitada por la policía catalana, el detenido se hacía pasar por una chica para conseguir las fotografías de los niños, en muchas ocasiones desnudos. Está acusado de 40 delitos de corrupción de menores y tenencia de pornografía infantil.

También les pedía supuestamente que se masturbaran ante la webcam y realizaran otras acciones de tipo sexual y, si se negaban a hacerlo, les amenazaba con publicar en Internet las fotos que anteriormente le habían facilitado.

 

Sufrir en silencio

 

Sin embargo, en muchas ocasiones las agresiones sexuales a menores provienen de un entorno más cercano a la víctima e incluso de su propia familia.

En estos casos, como en muchos similares al citado anteriormente, en que el menor se siente presionado o chantajeado incluso en ocasiones por un profesor o amigo de la familia, el silencio es la única opción que le queda al pequeño o pequeña.

En ese sentido, siendo la prevalencia de las agresiones sexuales a menores o ancianos mayor que la que padecen las mujeres víctimas de la violencia doméstica, sorprende el hecho de que la legislación española no contemple una ley, norma o programas especiales para evitarla.

Con un agravante muy importante: mientras la mujer cuando se encuentra en esa situación tiene posibilidades de denunciarlo, al menor o al anciano no les queda en demasiadas ocasiones otra salida que sufrirlo en silencio.

 

forumlibertas.com  19-09-2013