Lunes, Agosto 03, 2020

Política de Estado


Martes, 28 Abril 2020 10:49

«El feminismo anima a las mujeres a modificar su cuerpo para responder al ideal masculino»

Thérèse Hargot, 35 años, es belga, está casada y, tiene tres hijos. Es licenciada en Filosofía y máster en Ciencias Sociales por la Sorbona de París y se ha especializado en terapia de pareja y en sexualidad humana. Se confiesa no creyente, pero no duda en afirmar que la visión de la Iglesia sobre las relaciones entre hombre y mujer es "verdadera".

En más de una ocasión ha reflexionado sobre el daño del feminismo y la pornografía a la mujer, y en su último libro aborda las consecuencias sobre el amor de la liberación sexual iniciada en los años 60 y 70. Le inquietan especialmente los jóvenes, explica en una entrevista de Albin Michel en Le Figaro

-¿Puede el coronavirus salvar el amor?

-Estoy convencida de ello. Confinados en el seno de la familia nuclear, estamos obligados a una relación cara a cara que, con frecuencia, tenemos la costumbre de evitar cuidadosamente. El deporte, el trabajo, los amigos, nos sirven a menudo como escapatorias para huir de los sufrimientos asociados a la relación.

-¿Por qué este cara a cara constituye una prueba para la pareja?

-Es un doble o nada. En nueve meses tendremos, o un boom de natalidad, o un aumento de los divorcios, como se ha constatado en China después del confinamiento.

-¿Cómo transformar este tiempo de confinamiento en un periodo de bendición?

-Ante todo, quitándole dramatismo a los conflictos. En un momento tan particular, es normal que aparezcan las dificultades. No hay que precipitarse y sacar conclusiones sobre el final del amor. Al contrario, abordemos nuestras dificultades de frente y hablemos de ellas juntos.

»Mi segundo consejo es dejarse ayudar cuando se sienta esta necesidad. En nuestra sociedad, nunca ha sido tan difícil amarse de manera duradera y, al mismo tiempo, nunca hemos tenidos tantos instrumentos al servicio del amor y de la pareja para reparar los vínculos dañados.

»El tercer consejo es usar y abusar del humor para neutralizar los conflictos, las tensiones, las inquietudes. Jugar, reír, divertirse, soñar juntos, aprovechar el confinamiento para volver a introducir la alegría y la ligereza en nuestra familia y en nuestra pareja.

-Los adultos de hoy, herederos del 68, ¿tienen una visión errónea de la pareja?

-El amor se ha idealizado, sólo debe rimar con placer. Así, en el momento en que nuestros deseos más inmediatos ya no son satisfechos, cuestionamos al otro y queremos reemplazarlo. A diferencia de nuestros abuelos, pertenecemos a una época en la que descartamos el juguete roto... De hecho, la liberación sexual liberó la pulsión sexual y destruyó nuestra capacidad de amar al otro por lo que es. ¿Acaso el amor no es esforzarse en ver al otro como un diamante en bruto? El objetivo de la relación es devolverle todo su esplendor. Cada persona tiene mil y una facetas que nunca acabamos de explorar.

-El título de su ensayo, Qu'est-ce qui pourrait sauver l'amour? [¿Qué es lo que podría salvar al amor?] es alarmista: ¿de verdad cree que el final del amor está cerca?

-Es absolutamente necesario recuperar la relación. El modelo individualista de la liberación sexual lleva, inevitablemente, al final del amor. Y casi hemos llegado. Respecto al nivel tan fundamental de la intimidad, es necesario oponer a la sexualidad pulsional, genital, recreativa, la que busca el placer a cualquier precio, una sexualidad de relación, que es la que tiene por objetivo ser testimonio de su amor, para reforzar el vínculo. La sexualidad de orificio fomentada por el mundo del porno reduce a la mujer y al hombre a pedazos de carne. La sensualidad humaniza la sexualidad: tener tiempo para mirarse, abrazarse, acariciarse, hablar...

-Parece preocupada por la generación de los 20-35 años, a la que usted pertenece...

-Cuando hablo con los jóvenes, estos se sorprenden cuando descubren que la sexualidad puede estar insertada en la relación. Cuando les hablamos, se adhieren a esta idea porque todos quieren amar y ser amados. Criados con la pornografía, no sólo por medio de las películas, sino también por el ambiente porno que caracteriza los programas de televisión y de la radio, o las series, notan su carácter violento y adictivo, pero no consiguen salir de él. Es necesario proponerles, con firmeza, un camino de coherencia y resistencia.

Como ella misma explica, en su último libro Thérèse Hargot se pregunta qué podría salvar el amor: "Estamos asistiendo a una transformación de la sexualidad y a una pérdida de la relación". Ella propone una nueva visión de la sexualidad y del feminismo, que denomina "feminismo ecológico" porque tendría "como emblema" los métodos naturales de regulación de la natalidad, es decir, "el conocimiento por parte de las mujeres y de los hombres de su cuerpo y de su fertilidad". Este conocimiento "permite respetarse a sí mismo, respetar al otro, la admiración, la comunicación, actitudes necesarias para el amor". Es "una revolución del amor para salvar las relaciones humanas", destruidas entre otras cosas, como insiste en buena parte de sus intervenciones, por los métodos anticonceptivos.

-¿Tienen los jóvenes una discapacidad afectiva, relacional?

-Sí. La mayor parte de ellos son discapacitados afectivos, ineptos para la relación humana. Para establecer una relación con el otro, es necesario ante todo construir la persona, tener una cierta madurez afectiva. Sólo el adulto puede amar en la diferencia, amar la diferencia. La sexualidad precoz es a menudo vivida como un medio de reafirmación narcisista (¿soy deseable? ¿soy lo suficientemente viril?, etc.), replegada fatalmente hacia sí misma y no hacia el otro.

-¿Cuál es, en su opinión, la mayoría de edad sexual?

-Creo que es fundamental recordar que ejercer el proprio consentimiento requiere una madurez afectiva previa y una capacidad de decir no. La mayoría sexual debería ser la mayoría de edad: 18 años. Se necesita tiempo para ser capaz de comprender lo que está en juego. La nueva generación banaliza la sexualidad. El sexo se ha convertido en un producto de consumo: se dice que "tenemos sexo" como se dice que "jugamos al tenis". Creo que es un error creer que todo está permitido si hay consentimiento. Es un modo de lavarse colectivamente las manos.

-¿Qué consejo daría a los padres?

-Los padres tienen que hacer el esfuerzo de comprender a los jóvenes y el mundo en el que estos se desarrollan para acompañarles mejor. Las cosas cambian a gran velocidad, sobre todo con internet. En realidad, las dificultades a las que se enfrentan los jóvenes son producto de la educación que no han recibido. Hace años que me dedico a la educación afectiva, sexual y relacional en ámbito escolar y constato que los padres ya no llevan a cabo su papel, han dimitido de su función.

-¿Qué opina de la noción de consentimiento?

-Que es compleja. Los jóvenes confunden dar el consentimiento con libre albedrío y la excitación sexual. Se sorprenden cuando les recordamos que el consentimiento tiene que ver con una inteligencia plena y consciente, que no es posible bajo el efecto del alcohol y las drogas. Los cuerpos pueden estar dispuestos al acto sexual, pero la persona no.

»El cuerpo puede dar signos de excitación sin que el individuo esté de acuerdo con lo que está en juego. Esta confusión es grave y difícil de explicar. El consentimiento es cuestionable. Las chicas y los chicos quieren saber si pueden ser amados. Si ceden a las exigencias sexuales, es para estar seguros de ser considerados; en caso contrario, tienen miedo de ser tratados, en el caso de las chicas, de engreídas y, en el de los chicos, de faltos de virilidad.

-La anticoncepción química es, en su opinión, la culpable de esta situación. ¿Por qué?

-La revolución sexual, cuyo emblema es la píldora anticonceptiva, produjo una disociación de las mujeres con su propio cuerpo. Con la excusa de liberarlas, la química y las hormonas de síntesis las mantienen en un estado de dependencia de las empresas farmacéuticas y de los médicos, dañan su salud, frustran su deseo verdadero, su capacidad de escucharse de verdad, profundamente, transformándolas poco a poco en instrumentos sólo para el placer. Por desgracia, el cuerpo ya está asignado únicamente a recibir y procurar placer, ha perdido su dimensión sagrada.

»La paradoja del movimiento feminista, que causa estragos desde hace cincuenta años, es que anima a las mujeres a modificar su cuerpo para responder al ideal masculino, en lugar de valorizar el cuerpo femenino. Es así cuando se afirma que se es "feminista" negando que existe un "ser femenino". Se les dice a las mujeres que deben alcanzar su "retraso" respecto al hombre en los ámbitos económico, político, artístico, intelectual, despreciando el papel que ellas tienen en su familia y en la sociedad por el bien común. Simone de Beauvoir y sus herederas no son feministas, ¡son "masculinistas"!

-En su opinión, lo que parece estar en peligro es la unidad de la persona humana...

-Para ser capaz de registrarse en una aplicación facilitadora de "sexo casual" como Tinder o Adopteunmec.com, que reduce a cada usuario a un producto de consumo, clasificado en función de su "puntuación de deseabilidad", se necesita haber desarrollado la capacidad de disociar el cuerpo del propio espíritu. En su origen, un niño tiene una cierta unicidad. La educación o las experiencias de vida le hacen perder su sentido de persona, su dignidad.

»Creo, por ejemplo, que exponer a los menores a imágenes pornográficas constituye un abuso sexual, con las mismas consecuencias y la misma capacidad de disociar el cuerpo, el corazón y el espíritu. La anticoncepción precoz facilita esta disociación. El cuerpo se convierte en una cosa, una maquina externa a uno mismo que hay que dominar. Las rupturas amorosas son a veces tan dolorosas que algunos prefieren no volver a comprometer su corazón en la relación sexual. Esta disociación interior impide que conozcamos al otro enteramente. En resumen, nos impide amar.

 

 

28/04/20 www.religionenlibertad.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén