Martes, 24 Septiembre 2013 09:11

La doctrina del islam exige que un musulmán odie a su esposa si no es musulmana

Una diferencia que tiene el islamismo con el cristianismo es que no es misericordioso con los que no son de su misma religión.
 
Su afán supremacista les exige que no traben amistad con ‘infieles’ y que les odien.
 
Y es tan radical, que pide que los esposos musulmanes odien a sus esposas no musulmanas, e incluso, por ese odio que les deben profesar, no deben saludarlas.

 

Escribimos este artículo para darles información para su discernimiento a aquellos que sostienen que el cristianismo es compatible con el islamismo, o que ambas religiones adoran al mismo Dios, o para aquellos que hacen una mal lectura del alcance de estas frases en el Concilio Vaticano II, como si fuera una verdad revelada.

No es nuestro objetivo criticar al Islam, sino avisar de las diferencias que tenemos.

LA EXPLICACIÓN DE UN PREDICADOR

 

La muy poca conocida doctrina Islámica de ‘walá wa bará’ traducido como“Lealtad y Enemistad”, ordena a los musulmanes a nunca ser amigos o leales al no-musulmán, separándose de ellos, repudiándolos y por ultimo odiándolos.

Durante una sesión de preguntas y respuestas en una conferencia Islámica fue dado la magnitud y alcance de esta divisiva doctrina en su completa expresión.

 

El popular predicador Dr. Yassir Burhami, el vice presidente del partido Salafi en Egiptoexplicó cómo su doctrina se debe de llevar todo el tiempo – hasta con la esposa de un Musulmán, si ella fuera una no-Musulmana miembro de “la Gente del Libro” (Cristianas y Judías, a quienes los varones Musulmanes les está permitido casarse; mientras que a los varones Cristianos y Judíos les está estrictamente prohibido casarse con mujeres Musulmanas).

Cuando uno de los presentes le pregunto a Burhami como el Islam le permitía a un varón Musulmán casarse con una mujer no-Musulmana y también requerirle que la odiara, el sheik respondió:

¿En dónde está la objeción? ¿Aman todos los hombres a sus esposas? ¿Cómo es que muchas parejas casadas viven juntas a pesar de sus desacuerdos y problemas? ¿Ah? Siendo este el caso, a él [el esposo Musulmán] le puede gustar como ella se ve [la mujer no-Musulmana], o le puede gustar la forma en que ella cría sus hijos, o le puede gustar que ella tenga dinero. La razón por la cual él puede estar desanimado a casarse entre la ‘Gente del Libro’- el que ella no tenga una religión [verdadera]. 

A él se le ordena hacer que ella odie su religión mientras continúan con sus relaciones sexuales matrimoniales. Esto es una materia estándar (oficial)….por supuesto, él debe decirle a ella que él odia su religión (la de ella), y eso porque ella es una infiel. Pero si posible, tratarla bien- quizás eso cause que ella se convierta al Islam. Él la debe de invitar al Islam y llamarla para Alá.

UN EJEMPLO SOBRE LA VIOLACIÓN

 

Más adelante Dr. Burhami puso el ejemplo de la violación como analogía:

De hecho, déjeme decirle a usted: ¿Quienquiera que viole a una mujer, necesariamente la tiene que amar? ¿Oh está simplemente durmiendo con ella? Él duerme con ella por el beneficio de su cuerpo solamente, y él en verdad no la ama, porque si la amara, él no le hubiera hecho daño.

Por ende, es posible tener relaciones sexuales [entre un varón Musulmán y mujeres Cristianas o Judías] sin amarlas. Esto es posible, pero tal y como decimos, el está obligado a odiarla.

EL SALUDO A SU ESPOSA

 

También se pregunta si un esposo Musulmán pueden tan siquiera saludar a su esposa no musulmanas, porque de acuerdo al profeta, a los Musulmanes no les está permitido saludar a los no-Musulmanes.

Burhami fue consistente:

Cuando un esposo Musulmán llega a casa, él no debe de ser el primero en saludarla a ella. Él puede saludar a sus hijos [porque ellos son Musulmanes] o puede ofrecer un saludo general si hay otros musulmanes presentes, entendiéndose a ellos [pero permitiéndole a ella pensar que es para ella]. Estos son mandamientos principales……Ella tiene que comenzar saludándolo a él, solamente entonces puede él responder.

LA DOCTRINA REFIERE AL CORÁN

 

Burhami legitima el odiar a la mujer no-Musulmana citando los versos del Corán que forman la piedra angular de la doctrina de Lealtad y Enemistad:

[Corán 58:22] “No encontrarás a gentes- que crean en Dios y en el último Día- que tengan simpatía por quienes atacan a Dios y a su Enviado, aunque ´estos sean sus padres, sus hijos, sus contríbulos, o sus familiares”…..o

[Corán 5:56] “¡Oh los que creéis! No toméis a Judíos y Cristianos por amigos: los unos son amigos de los otros.

De hecho,

“¿Qué hacemos con todos estos versos?”

Este es el meollo del problema entre los llamados ‘Islamistas’ y los llamados ‘moderados’: Las escrituras Islámicas- como “todos estos versos’ citados por Burhami- a menudo toman partido con el punto de vista mundial Islamista “radical” (intolerante, hostil, violento, y supremacista), dejando a los moderados sin mucho en que apoyarse en el reino de la exégesis Islámica.

Si así es que el Islam espera que los musulmanes traten a sus esposas no-Musulmanas, simplemente porque ella es una “infiel,” ¿como debemos esperar que los musulmanes se sientan con los extranjeros no-Musulmanes?

Para aprender más sobre las pregarias de odio de los musulmanes, puede ir aquí.

 

forosdelavirgen.org  24-09-2013