Miércoles, 25 Septiembre 2013 20:25

Jesús: ¡Falta muy poco para que se consuma en su totalidad el tiempo de mi misericordia!

SEPTIEMBRE 25 DE 2013 – 6:35 A.M.

 

LLAMADO DE DIOS PADRE A LA HUMANIDAD

 

Paz a vosotros, hombres de buena voluntad.

La gran nación del norte en cualquier momento desatará la guerra, porque escrito está que Damasco desaparecerá y sólo ruinas de ella quedarán.

ORÁCULO CONTRA DAMASCO

Mirad, Damasco dejará de ser ciudad, se trocará en montón de ruinas. Sus pueblos serán abandonados para siempre; serán morada de ganados, que allí se tumbarán sin que nadie los eche.

Desaparecerán los fortines de Efraín, el reino de Damasco y el residuo de Siria quedarán como la gloria de los israelitas. (Isaías 17, 1 al 3).

La paz de los hombres es efímera, porque siempre estará sujeta a la voluntad humana que es tan cambiante: Hoy hablan de paz y mañana hacen la guerra.

Se acercan los días en que se cumplirá todo cuanto está escrito y ya no habrá marcha atrás. Falta muy poco para que se consuma en su totalidad el tiempo de mi misericordia. ¡Ay de vosotros mortales, que continuáis en vuestro desenfreno y pecado, porque no vais a tener tiempo de arrepentiros!.

Todo os vendrá de improvisto, un acontecimiento seguirá al otro y la humanidad enloquecerá y clamará al cielo misericordia y ya no será escuchada.

El tiempo de justicia está por comenzar y va a coger a la inmensa mayoría de la humanidad sin estar preparada. Muchas almas se van a perder por no querer atender a los llamados del cielo, que en este tiempo de misericordia se vienen dando y que llaman e invitan a la humanidad a la conversión.

Cuando todo se desate se van a escuchar los ayes de todos aquellos que hoy se niegan a escucharme. Entonces dirán: Señor, Señor, ven a salvarnos, porque no teníamos conocimiento de esto; y será muy tarde para estas almas porque nadie las escuchará.

Vivieron apartadas de Dios en el tiempo de su misericordia, le dieron la espalda; ¿cómo iban a enterarse de mis llamados, si para ellas lo más importante era seguir los dioses de este mundo? ¡Oh, humanidad ingrata y pecadora, hasta cuándo tendré que soportaros! Me duele y entristece que os perdáis; pero, ¿qué más puedo hacer, si no queréis escucharme?.

Mi misericordia se está agotando cada día más y más, ¿qué estáis esperando insensatos para volver a Mí?

Cuando dejen de sonar las trompetas, comenzará el tiempo de mi justicia, el cual será de purificación y ya no hallaréis más misericordia hasta el día en que entréis en mi nueva creación.

Os estoy esperando humanidad pecadora; ¡decidíos de una vez, para que mañana no tengáis de qué lamentaros!.

Vuestro Padre, Yahvé, Señor de las Naciones.

 

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, hombres de buena voluntad.

ENOCH

 

www.mensajesdelbuenpastorenoc.org