Viernes, 22 Mayo 2020 11:34

Los golpes a la familia de la COVID-19: separaciones, pensiones a hijos y pornografía

La Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA) ha informado de un aumento de las personas que realizan consultas para iniciar procesos de divorcio desde el inicio del confinamiento provocado por la crisis sanitaria del COVID-19.

Del mismo modo, también han identificado, que las peticiones para rebajar las pensiones de alimentos de hijos en situaciones de padres separados o divorciados han aumentado debido a la pérdida de ingresos provocada por el paro económico.

“En los despacho de abogados estamos notando un aumento de las consultas para iniciar la separación o el divorcio”, ha afirmado la presidenta de la AEAFA, María Dolores Lozano.

La situación de confinamiento también está suponiendo un duro golpe a la institución familiar, que ya estaba profundamente golpeada por las leyes que facilitan el divorcio exprés, el denominado ‘matrimonio’ homosexual, entre otras.

A esto se le suma que no está habiendo un repunte de la natalidad, y que se ha multiplicado la demanda del porno durante el confinamiento por las agresivas campañas de difusión que están desarrollando los principales portales de este tipo de contenido. Un contenido que numerosos estudios han demostrado contraproducente para la estabilidad familiar y destacado sus cualidades adictivas.

La familia, desestucturada

Esta situación y estos elementos hacen que haya más familias desestructuradas. 

Del mismo modo, sobre la presión que está ejerciendo esta situación sobre las familias, la presidenta de la AEAFA explica que “después de las vacaciones de verano, Navidad o Semana Santa, cuando las parejas conviven más tiempo, se suele producir un repunte importante de las rupturas y ahora está ocurriendo una situación parecida”.

También llama la atención sobre el hecho de que, en el contexto del COVID-19, están recibiendo una “avalancha de peticiones para rebajar o extinguir las pensiones alimenticias de los hijos y las compensaciones económicas a la expareja debido a la pérdida de ingresos provocada por la actual crisis sanitaria”, que ha abierto un campo de incertidumbre en el mercado laboral.

Asimismo, María Dolores Lozano asegura que en el futuro habrá un aluvión de procesos para solicitar una compensación de tiempo por parte de padres y madres divorciados que se han visto desprovistos de la compañía de sus hijos debido al confinamiento impuesto por el estado de alarma decretado ante la pandemia.

 

 

22/05/20 www.forumlibertas.com