En una carta pastoral leída en las iglesias católicas de todo el país el 1 de septiembre,los obispos eslovacos instaban a los fieles y a los que sin  serlo creen en el valor de la vida a asistir a la Marcha Nacional por la Vida.  

Los obispos advirtieron que la actitud de muchos legisladores y de quienes tienen un impacto en la opinión pública en Eslovaquia se centran a menudo en defender la cultura de la muerte por encima de la vida. 

Señalaron que la introducción de leyes que permiten la eutanasia en algunos países, así como el aborto y la experimentación genética, constituyen  áreas de seria preocupación, señalando que mientras que "los niños no nacidos son asesinados con impunidad, los ancianos, los enfermos y de otro inconveniente son ahora también están en riesgo ".

Desde 1986, el aborto es libre en Eslovaquia hasta las 12 semanas. Las menores de 16 y 17 años pueden someterse a abortos sin el consentimiento paterno, aunque se requiere que sea notificado a la familia. 

El país está sufriendo la misma crisis demográfica que afronta la mayoría de las naciones europeas, con una tasa global de fecundidad de 1,39 hijos por mujer y el envejecimiento de la población. 

 

religionenlibertad.com  28-09-2013

hazteoir.org  24-09-2013