Jueves, 03 Octubre 2013 13:29

Sindicatos de Brasil: "Asociar desarrollo económico con mejor distribución de la riqueza"

Las principales centrales sindicales brasileñas realizaron hoy una serie de marchas y huelgas parciales en al menos siete grandes ciudades para presionar a los gobiernos federal, provincial y municipal a adoptar una agenda que asocie desarrollo económico con mejor distrubición de la riqueza.

Según informó la agencia oficial de noticias ABR, las huelgas y manifestaciones con mayor convocatoria fueron las realizadas en Fortaleza, Porto Alegre, Recife, Salvador, Sao Paulo y Río de Janeiro, Sao Luíz de Maranhao, ciudades en las que millones de personas se vieron afectadas ante la falta de transporte público.

La iniciativa fue promovida por las mayores centrales sindicales del país, entre ellas la Central Única de los Trabajadores (CUT), la Fuerza Sindical, la Coordinación Nacional de Luchas (Conlutas) y la Central General de los Trabajadores de Brasil (CGTB).

Las principales reivindicaciones son la reducción de la jornada de trabajo de 44 para 40 horas semanales sin reducción de salarios; el incremento de las jubilaciones, mayores inversiones en salud, educación y seguridad, transporte público de calidad, reformas agraria y urbana y el fin de las subastas de exploración de petróleo, entre otras.

Al cabo de varias horas de manifestaciones y paralizaciones, los dirigentes de las centrales evaluaron que la adhesión a la iniciativa superó las expectativas.

"Nuestro objetivo es acercar a la sociedad a las reivindicaciones de los trabajadores, y lo estamos consiguiendo, dijo el presidente de la CUT, Vagner Freitas.

Por su parte, el presidenta de la Fuerza Sindical, Paulo Pereira da Silva, conocido como Paulinho, dijo estar sorprendido con el nivel de adhesión que las paralizaciones tuvieron por parte del sector de transportes.

En la misma línea se expresó el coordinador del Ejecutivo Nacional de Conlutas, José Maria de Almeida, quien dijo que además de la fuerte participación de los trabajadores del transporte público, hay una "buena adhesión de los obreros, en especial metalúrgicos y de la construcción".

La movilización es la segunda que los sindicatos realizan en forma conjunta este año. La anterior tuvo lugar el pasado 11 de julio, cuando todavía se sentía en el país el impacto de las protestas populares que arrastraron a millones de personas a las calles en demanda de mejoras en los servicios públicos y contra la corrupción.

En la ocasión, los trabajadores realizaron la primera huelga general desde que el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) llegó al poder, en 2003, de la mano del primer presidente obrero del país y ex dirigente sindical Luíz Inacio Lula da Silva.

La mayoría de las movilizaciones provocaron caos en el tránsito y transtornos para los usuarios del transporte colectivo, pero se desarrollaron sin incidentes con excepción de Fortaleza, donde ocho personas fueron detenidas y dos policías resultaron heridos con piedras durante un enfrentamiento con manifestantes ocurrido en la terminal de autobuses Siqueira, la principal de la capital de Ceará.

Sao Paulo fue la metrópolis más sacudida por las protestas, que provocaron atascos en el tránsito, y en la que se registró una movilización frente a la Universidad de Sao Paulo (USP) realizada por profesores y estudiantes que bloquearon los accesos al campus durante toda la mañana y entorpecieron el tránsito en las vías de acceso al mismo.

El "trancazo" fue realizado para "evidenciar la falta de democracia en nuestra universidad. Queremos elecciones directas para rector y una política educacional de calidad en la universidad pública", dijo el representante del Directorio Central de los Estudiantes y de la Asamblea Nacional de los Estudiante (ANEL), Arielle Moreira.

 

elsolonline.com  30-08-2013