Sábado, Agosto 15, 2020

Política de Estado


Viernes, 10 Julio 2020 07:41

Coronavirus: Oración en Roma por víctimas en Latinoamérica

Católicos latinoamericanos se reunieron en Roma para rezar por los fallecidos y los enfermos del coronavirus, COVID-19.

La vigilia de oración se realizó en la Basílica de San Bartolomé localizada en la isla tiberina el jueves 9 de julio y participaron representantes de al menos 9 países de América Latina: Perú, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Guatemala, Brasil, México, Ecuador y Chile.

La oración fue presidida por un sacerdote que nació en El Salvador, P. Francisco Guevara, quien forma parte de la Comunidad de San Egidio.

En esta línea, Ugo Cianetti, responsable del servicio que San Egidio realiza con los migrantes latinoamericanos, destacó a ACI Prensa que la Comunidad “tiene en el corazón a Latinoamérica desde hace muchos años” y, de hecho, está presente en todos los países que fueron representados en el citado momento de oración.

“En la Comunidad de San Egidio estamos trabajando a favor de los más pobres en Latinoamérica, estamos proporcionando alimentos, medicinas, mascarillas y gel antibacterial para colaborar en la prevención de los contagios del COVID-19”, indicó Cianetti.

Además, el responsable en Italia del servicio con los migrantes latinoamericanos de la Comunidad de San Egidio explicó a ACI Prensa “estamos recibiendo noticias de lo que está sucediendo allá, de los muchos fallecidos, y del aumento de la pobreza, porque muchos de ellos viven del trabajo informal, por lo que han perdido su empleo”.

Por ello, Ugo Cianetti dijo que les pareció bueno organizar un momento “para rezar por los fallecidos y por los enfermos de coronavirus en América Latina” y añadió que “las personas presentes han querido participar porque creen que el Señor puede proteger y cuidar la vida de sus seres queridos”.

De hecho, durante la oración, “cada uno de ellos escribió en unas papeletas los nombres de las personas queridas que están enfermos o que fallecieron, y los nombre fueron recogidos y colocados delante de una imagen de Jesús”.

“Sabemos que la oración es el arma más potente del cristiano y que salvará la vida de cada uno de nosotros”, concluyó el organizador de este momento de oración.

 

 

10/07/20 www.aciprensa.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén