Sábado, 12 Octubre 2013 15:16

El mensaje de las apariciones de Kibeho sigue siendo pertinente para el África de hoy

Resignificando unas apariciones aprobadas por la iglesia.

 

El ataque contra el centro comercial Westgate en Nairobi, Kenia, realizado por el grupo rebelde al-Shabab de Somalia, asociado a al-Qaeda, que mató a decenas de no musulmanes, como represalia por la presencia militar de Kenia en Somalia, trae a la mente y resignifica las apariciones de la Virgen María en Kibeho en la década de los ’80, cuando anunció a los videntes una gran matanza.
 
En 1994, en menos de 100 días, los hutus asesinaron alrededor de 1 millón de tutsis en Rwanda. Sin embargo es posible que la Virgen no sólo se refiriera a la matanza de 1994 cuando mostró visiones a los videntes, sino a los eventos de este tipo que iban a suceder en el continente, uno de los cuales es el ataque al Westgate.

 

Para reforzar esta evaluación, explicaremos brevemente una de las más convincentes apariciones marianas en la historia que ocurrió en Kibeho, Rwanda, con poca cobertura de los medios de comunicación más allá de las fronteras del país, aunque fue aprobada por la Iglesia. Ahora aparece que el mensaje de la Virgen María no fue sólo un mensaje para los ruandeses, sino para los africanos y el mundo entero. Hoy es tan relevante hoy como lo fue en 1981.

LA SITUACIÓN DE KIBEHO

 

Para apreciar la magnitud de los acontecimientos que tuvieron lugar en Kibeho, se necesita un poco de perspectiva. El pequeño pueblo de montaña , Kibeho, se encuentra en la provincia meridional de Rwanda, un país en el lado oriental del continente bordeando Somalia. 

Considerado uno de los países más pobres de África, Rwanda tiene un estimado de 65% de las personas que viven en la pobreza.

Entre 1980 y 1981, los católicos en los pueblos en todo Rwanda fueron humillados. Casi todas las estatuas de la Virgen María en exhibición fueron desmembradas, destruidas o robadas. La gente dejó de rezar el Rosario, creyendo la propaganda de que “la devoción era anticuada”.

El clero llegó a estar tan frustrado que se dieron por vencidos tratando de guiar a sus parroquias. Ya no se animaba a rezar el rosario, y, por tanto, la Santísima Virgen fue casi olvidada.

Entre 1981 y 1989, numerosos videntes tuvieron encuentros frecuentes con la Santísima Virgen María, que se reveló como “Nynia wa Jambo”, que significa “Madre del verbo”, que es sinónimo de “Umubyeyi w’Imana”, que significa “Madre de Dios”

Sin embargo, después de extensas pruebas y evaluaciones de los médicos y las autoridades de la Iglesia Católica aprobaron y aceptaron sólo a los tres primeros videntes: Alphonsine Mumureke, Nathalie Mukamazimpaka y Marie-Claire Mukangano, quienes asistían a la a la escula secundaria de Kibeho que atendía a 120 alumnas, una escuela de chicas a cargo de tres monjas católicas.

Se puede ver más información sobre las apariciones de Kibeho aquíaquí,aquí.

Los mensajes de la Santísima Virgen, similares a los de Fátima, son llamamientos urgentes para el arrepentimiento y la conversión de los corazones, una evaluación de la conducta moral del mundo, el profundo dolor de la Santísima Madre por la desobediencia de todos los hijos a Dios, independientemente de la religión, y la necesidad de oración y conversión antes del Juicio Final, que se expresa en varias ocasiones vendrá pronto. 

También habla del valor del sufrimiento, diciendo: “Nadie va a llegar al cielo sin sufrir.” [Mensajes aquí]

Al igual que los niños de Fátima, Alphonsine, Nathalie y Marie-Claire fueron ridiculizados y atormentadas, con Marie-Claire siendo inicialmente la crítica más abierta antes de que comenzaran sus propias visiones.

ALPHONSINE, NATHALIE Y MARIE-CLAIRE

 

El 28 de noviembre de 1981,  Alphonsine fue la primera en ver a la Santísima Virgen. La noticia se extendió por toda Kibeho, la escuela comenzó a preocuparse de los efectos negativos que las acciones Alphonsine podrían tener en la escuela y el pueblo. Personas comenzaron a viajar a Kibeho, con la esperanza de ver un milagro.

Sin embargo, en la escuela, nadie creía que la chica estuviera viendo nada. Uno de los sacerdotes de la escuela dio a Marie-Claire el estímulo para promover el abuso físico de Alphonsine durante sus apariciones en un esfuerzo por disuadirla.

Maria-Claire organizó un grupo de chicas que tiraban del pelo de Alphonsine, pellizcaban su piel, gritaban en sus oídos, ponían una linterna brillante en sus ojos, durante la aparición, pero nada hizo a Alphonsine parpadear, encogerse o tener una mueca de dolor.

Después de los esfuerzos, las niñas no pudieron exponer a Alphonsine como un fraude, el mismo sacerdote se acercó Alphosine durante una aparición y le clavó una aguja en el brazo. Una vez más, no hubo respuesta. Irónicamente, en kinyarwanda, la lengua nativa de Rwanda, el apellido de Alphonsine, Mumureke, significa “déjala en paz, ella dice la verdad”.

CON EL TIEMPO, LA PRESIÓN FUE DEMASIADO PARA ALPHONSINE 

 

Alphonsine pidió a la Virgen si podía aparecer a más niños para que le creeyeran. Así, el 12 de enero de 1982, la Santísima Virgen comenzó a aparecer a Nathalie, que sólo hizo poner a Marie-Claire m;as enojada y decidida a exponer a las niñas como fraude.

Sin embargo, la Virgen tenía planes para el émulo del “incrédulo Tomás”, y el 2 de marzo  de 1982, la Virgen eligió a Marie-Claire como tercera vidente. Ahora Marie-Claire estaba llena de vergüenza y humildad.

En una de las primeras visiones, Marie-Claire tuvo un mensaje para el mismo sacerdote quien la animó a atormentar a Alphonsine. Se acercó al sacerdote y le dijo:

“La Santísima Virgen me dijo que le dijera que usted ha estado atormentando injustamente a sus hijas y que debe hacer penitencia. Ella quiere que se arrodille esta noche, con los brazos abiertos a Dios y rece elrosario tres veces”.

El sacerdote consideró la declaración de Marie-Claire como insolencia, y la llamó mentirosa. Él ordenó que se quedara en su dormitorio hasta la mañana cuando iba a administrarle el castigo.

Esa noche, antes de ir a la cama, el sacerdote recordó el mensaje de la Santísima Madre. Aunque no creía en estas apariciones, vio nada de malo en decir algunos rosarios adicionales. Sin decirle a nadie, cerró todas las cortinas para que nadie lo viera, y oró al igual que la Virgen había instruido. 

Cuando terminó de orar, él puso el rosario en la mesa de noche, colocó algunos libros y revistas arriba del rosario, y cerró el cajón.

Al día siguiente, cuando el sacerdote se reunió con Marie-Claire para anunciarle su castigo, saludó al sacerdote con otro mensaje diciendo que la Virgen estaba complacida de que él orara la noche anterior como le pidió. 

Sin embargo, la Virgen quería que el sacerdote supiera que nunca debía lanzar su rosario en un cajón y cubrirlo con libros y revistas. Ella dijo que el rosario debe estar con él en todo momento, y que hay que rezarlo todos los días. 

A partir de ese momento en adelante, el sacerdote se humilló y se convirtió en un creyente de las apariciones.

LA SANTÍSIMA VIRGEN PERMITIÓ A LOS VIDENTES VER EL FUTURO

 

El 19 de agosto de 1982, la Virgen dio a las chicas visiones que ahora se cree que han sido en parte una profecía del genocidio de Rwanda. Con testigos presentes, las videntes gritaron con horror lo que vieron en una visión, árboles en llamas, un río de sangre que fluye con cadáveres que habían sido decapitados y las extremidades de las personas flotando. 

Nuestra Señora advirtió a las niñas que el mundo está “al borde de la catástrofe.” El cuento exacto de su visión se registró la siguiente manera:

“Un río de sangre, gente que se mata entre sí, cadáveres abandonados sin nadie para enterrarlos. Un árbol todo en llamas, cuerpos sin cabezas. Había llantos y gritos”. 

En diferentes momentos, los siete videntes de Kibeho experimentaron esta visión horrible. Ellos vieron un río de sangre que se formaba porque la gente se estaba matando entre sí indiscriminadamente.

“Los cadáveres, algunos sin cabeza, estaban esparcidos por todas partes y eran tan numerosos que no podían ser enterrados.”

Rwanda se compone de dos tribus predominantes: hutus y tutsis. El 6 de abril de 1994, después de que el avión del presidente hutu Hamyarimana se estrelló, la violencia contra los tutsis comenzó casi instantáneamente. 

Impulsado por los extremistas hutus que culpaban a la minoría tutsi de los problemas sociales, económicos y políticos del país, en menos de 100 días, los hutus  masacraron sistemáticamente entre 800.000 y 1 millón de tutsis, o cualquier simpatizante de los tutsis. 

Ellos desmembraron y mutilaron salvajemente a sus víctimas. Para degradar aún más a los tutsis, los extremistas hutus no permitían que los tutsis muertos fueran enterrados. Sus cuerpos fueron dejados en donde fueron asesinados, a la intemperie, para ser comidos por ratas y perros.

¿POR QUÉ LA “MADRE DEL VERBO” SIGUE SIENDO PERTINENTE EN LA ACTUALIDAD?

 

El mensaje que la Virgen dio a Marie-Claire el 27 de marzo de 1982 fue la siguiente:

Si ahora estoy actuando en la parroquia de Kibeho no quiere decir que estóy preocupada sólo por Kibeho o por la diócesis de Butare y por Rwanda, o por el conjunto de África. 

El mundo es malo. El mundo se precipita hacia su ruina. Está a punto de caer en un abismo. 

El mundo está en rebelión contra Dios. Muchos pecados son cometidos. No hay amor ni paz. Si ustedes no se arrepienten y convierten sus corazones, todo caerá en un abismo”. 

El mundo es malo.

El mundo se precipita hacia su ruina.

El mundo está en rebelión contra Dios.

Nada ha cambiado en esta tierra desde que las visiones de Kibeho terminaron en 1989. La tragedia en Nairobi, Kenia, no es más que un mero recuerdo de tragedias similares en todo el mundo en los últimos 24 años, como los ataques del 9/11 en el World Trade Center en Nueva York.

Una forma de orar por los pecados del mundo, que pidió María, es rezar la Coronilla de los Siete Dolores.

Cada grupo de siete se inicia con un Padre Nuestro como en el Rosario regular. Algunas personas comienzan con un acto de contrición, pues la devoción tiene un aspecto penitencial. 

También como el rosario regular, los grupos de siete Ave Marías son una ocasión para meditar sobre los “misterios” – en este caso, los Siete Dolores de María, que se enumeran a continuación:

 

Primer Dolor: La profecía de Simeón. Lectura: Lucas 2:25-35.

Segundo Dolor: La huida a Egipto. Lectura: Mateo 2:13-15.

Tercer Dolor: El Niño Jesús perdido en el Templo. Lectura: Lucas 2: 41-50.

Cuarto Dolor: María encuentra a Jesús cargando la cruz. Lectura: Lucas 23: 27-29.

Quinto Dolor: María al pie de la cruz de lectura: Juan 19: 25-30.

Sexto Dolor: María recibe el cuerpo de Jesús. Lectura: Salmo 130.

Séptimo Dolor: Mary testigo del entierro de Jesús. Lectura: Lucas 23: 50-56.

 

Fuentes: Catholic StandSignos de estos Tiempos

forosdelavirgen.org 12-10-2013