Lunes, 14 Septiembre 2020 05:05

António Guterres, secretario general de la ONU, mezcla la pandemia con el patriarcado

António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha relacionado la la crisis del COVID-19 con el patriarcado en la Reunión Virtual de la Sociedad Civil de Mujeres.
 
La deriva de esta supra organización internacional desde hace años es de posicionarse ideológicamente a partir de las organizaciones y departamentos adheridos a la misma. Esa deriva está ligada a ideologías relativistas del feminismo radical, la cultura de la muerte y el homosexualismo político.
 
Precisamente, Guterres ha hecho gala de esa deriva al afirmar en su mensaje que “la pandemia # COVID19 está demostrando lo que todos sabemos: milenios de patriarcado han dado como resultado un mundo dominado por hombres con una cultura dominada por hombres que daña a todos: mujeres, hombres, niñas y niños“.
 
Unas palabras que cuestan de entender viniendo de un alto funcionario y porque se hace difícil encontrar el nexo entre ambas cuestiones: patriarcado y COVID-19.
 

Guterres inicia su discurso afirmando que “la pandemia de COVID-19 en los últimos seis meses ha revolucionado nuestro mundo. Más allá del virus en sí, la respuesta ha tenido un impacto social y económico desproporcionado y devastador en mujeres y niñas”.

“El COVID-19 está profundizando las desigualdades existentes -prosigue-, incluida la desigualdad de género. Ya estamos viendo un retroceso en décadas de progreso limitado y frágil en la igualdad de género y los derechos de la mujer. Y sin una respuesta consistente, corremos el riesgo de perder una generación o más de ganancias”. 

 
pandemia

Una mujer durante la pandemia

Guterres reivindica que, en esta sociedad supuestamente patriarcal, las mujeres han estado al frente de la respuesta, como trabajadoras de la salud, maestras, personal esencial y como cuidadoras en sus familias y comunidades.

“Entre el 70 y el 90 por ciento de los trabajadores de la salud son mujeres, pero sus salarios y condiciones a menudo no reflejan las funciones que ocupan para salvar vidas. El equipo de protección personal a menudo se fabrica para adaptarse a un hombre estándar, lo que significa que las trabajadoras del cuidado pueden tener un mayor riesgo de infección, y menos del 30 por ciento de los roles de toma de decisiones en el sector de la salud están ocupados por mujeres. 70 a 90 por ciento de los trabajadores de la salud haciendo el trabajo, con solo el 30 por ciento en roles de toma de decisiones“, sostiene el secretario general de la ONU.

La pandemia, según Guterres, ha puesto de manifiesto “la crisis del trabajo de cuidados no remunerado, que ha aumentado exponencialmente como resultado del cierre de escuelas y las necesidades de las personas mayores y recae de forma desproporcionada sobre las mujeres. Antes del inicio de la pandemia, estaba claro que el trabajo de cuidados, no remunerado en el hogar y mal remunerado en la economía formal, ha sido durante mucho tiempo un factor que contribuyó a la desigualdad de género”.

Guterres aprovecha su discurso sobre el patriarcado para afirmar que “también hay informes inquietantes de todo el mundo sobre niveles vertiginosos de violencia de género, ya que muchas mujeres están confinadas efectivamente con sus abusadores, mientras que los recursos y los servicios de apoyo se redirigen“.

En resumen, según el portugués,”la pandemia está exponiendo y exacerbando los obstáculos considerables que enfrentan las mujeres para lograr sus derechos y desarrollar su potencial”.

 

 

14/09/20 www.forumlibertas.com