Jueves, 08 Octubre 2020 07:40

Obispo alemán dispuesto a bendecir parejas del mismo sexo

Heinrich Timmerevers, obispo de la diócesis alemana de Dresde, ha anunciado en declaraciones a la agencia católica KNA su disposición a ofrecer bendiciones a las parejas ‘gay’ que lo soliciten.

Mientras esperamos aprensivos las conclusiones de ese ‘camino sinodal’ emprendido por el episcopado alemán y decidido a revisar cuestiones morales y eclesiástica sobre las que solo Roma puede decidir, no nos damos cuenta de que la principal ‘reforma’ en este y otros sentidos suele venir ya de la política de hechos consumados, de ese goteo de casos y declaraciones y ‘discernimientos’ varios que, no atajándose, se acaban convirtiendo en la norma.

Por ejemplo, el asunto de las ‘bendiciones’ de las parejas del mismo sexo. Basta echar un vistazo al archivo de esta misma publicación para advertir que son cada vez más los miembros del clero abiertos a bendecir uniones basadas en lo que, en la moral tradicional de la Iglesia, es un pecado especialmente grave.

Ahora se trata de un obispo, el de Dresde, Heinrich Timmerevers, que en declaraciones a la agencia católica alemana KNA ha mostrado su disposición a realizar una de estas bendiciones.

Tratándose de un obispo, Timmerevers ha hilado fino con su explicación. “La cuestión es qué estoy bendiciendo: yo bendigo a las personas”, dice.

“Y si una persona se encuentra ante mí y me pide una bendición, ¿cómo podría negarle esa bendición? Una bendición es la promesa de Dios”. En eso, naturalmente, Su Ilustrísima tiene más razón que un santo, pero, ¿en qué sentido es eso bendecir una unión gay?

Sigue el prelado: “A esto viene unido que con tal bendición no estoy diciendo que esas personas actúen bien. Hay que observar el hecho de un modo muy diferenciado”.

Pero siempre hay un “pero”, ¿verdad? También en este caso, cuando el obispo añade que le parecería estupendo que la Iglesia llegara a aprobar una bendición para todas las parejas homosexuales. Aquí sí estamos especificando una bendición que no se refiere meramente a las personas en concreto, sino a su relación ilícita. “Naturalmente hay que meditar sobre la fórmula”, dice Timmerevers. “Pero en principio agradecería una apertura de este tipo”.

 

69 comentarios en “Obispo alemán, dispuesto a bendecir parejas del mismo sexo”
        1. Hablas de ti mismo?
          Aunque no existe la homofobia, existe el rechazo a las conductas homosexuales, por su naturaleza de actos intrínsecamente malos.
          La palabreja es una invención de este siglo, para imponer la policía del pensamiento y de la opinión.

          1. Mira a ese niño afeminado que no eligió serlo ni puede ocultarlo, acosado y asustado por sus compañeros, presos de una homofobia como la que tú inculcas. La chica homosexual tendrá más suerte, como es machota, fuerte y deportista, a ver quién se mete con ella.
            Todavía no han hecho ningún acto, pero ya son lo que son, se nota desde pequeños. Y ya se les estigmatiza.

          2. Si el parecer afeminado y ser machota deportista de niños demostrara ser algo, estaría bien tu argumento. El problema es que eso no demuestra ser nada.

  1. ¿ Luego se quejan de que los fieles se marchen ? ¿ Dónde están los obispos católicos para alzar sus voces contra tanto desmadre propiciado por Francisco ?

  2. Y esos pastores asalariados ¿pedirán también un rito de bendición de pederastas, o de traficantes de droga, o de terroristas? Que no nos quieran colar lo que no tiene justificación. El problema de fondo es que esta gente está muy crecida por culpa del silencio de Francisco, que ni en su última encíclica, a pesar de ser tan tediosamente larga, no ha tenido la delicadeza ni de dedicar un párrafo al pecado del lgtbi.

    1. Comparar la homosexualidad con la pederastia, el tráfico de drogas y el terrorismo es escandaloso, aparte de que revela muy poca cordura. La homosexualidad es un don de Dios, también en los heterosexuales, que facilita la empatía y el amor a los demás, razón de ser del amar al prójimo como a uno mismo.

      1. La comparación es porque se trata de pecados en todos los casos, no por la gravedad de cada pecado. Por otro lado la homosexualidad es un pecado que clama al cielo, según la Biblia, por tanto, no se como tienes la desfachatez de decir que es un “don de Dios”.
        Deberías leer la “Caritas in veritate”, el amor sin verdad no es amor, es concupiscencia y lleva al desastre.

      2. La homosexualidad es pecado mortal, no es verdadero amor sino negación del mismo. No se ama al prójimo cuando se atenta contra su dignidad ni cuando no se ama a Dios.

        El pecado nunca viene de Dios, sino del Mal.

  3. Una cosa es bendecir y otra es casar.
    No me parece mal.
    ¿Les puede negar su bendición?
    Yo creo que no, y que Cristo no se la negaría.
    Concibo la condición homosexual como enfermedad o mutación, no como pecaminosa en si misma.
    Eso no quiere decir que puedan practicar con menores o pedir a otros que prueben los suyo (LGTBIsmo), ni casarse, ni educarcen su condición, como si fuera una elección, pero sí formar pareja a muchos efectos civiles, no digo que todos, porque lis hijos se merecen un padre y una madre. Nadie quiere nacer cojo, aunque pueda llegar a serlo por accidente

      1. ¿No salvó de la lapidación a la mujer adúltera?
        ¿Dijo una sola palabra sobre la homosexualidad?
        Nos basamos en otros textos bíblicos, también Palabra de Dios, pero que no hemos de malinterpretar.
        ¿Donde está el sitio para la caridad cristiana en esto?
        El problema no es la homosexualidad sino el homosexualismo o LGTBIsmo, esa ideología nueva, que habla de “elección” y de “probar”.

          1. Es curioso, que alguien que parece no tener fe, se dedique a tratar de enseñar algo sobre la fe.
            Cristo no necesitaba hablar sobre la homosexualidad, porque estaba condenada en la ley y los profetas.
            Cristo habló de aquello que los escribas y fariseos, habían tergiversado.
            Como nuevos escribas y fariseos tratan ahora.
            Ahora bien, ese obispo, pretende dar bendiciones cuando cabrían exorcismos.

        1. Sacapuntas, Sacapuntas… te sería conveniente leer las Escrituras antes de citarlas. Por supuesto que Cristo habló de la homosexualidad. Y habló muy claro cuando, hablando del divorcio, citó el Génesis (para que se entienda que esa es la voluntad de Dios desde la misma Creación). Dijo el Señor: “y dejará el hombre a padre y madre Y SE UNIRÁ A SU MUJER, Y LOS DOS SERÁN UNA CARNE”. ¿Lo quieres más claro? Cristo fue contundente cuando habló del matrimonio y en qué consistía: en la unión de un hombre y una mujer. Y Cristo dijo más. Dijo también que las únicas relaciones sexuales válidas y que no ofenden a Dios son las que se dan dentro del matrimonio. Y como una unión homosexual nunca puede ser matrimonio (lee a Mateo 19:5), siempre ofenderá grandemente a Dios (Efesios 5:3-5). Y te aconsejo que no defiendas más la homosexualidad porque cometes escándalo, incitas a otros al error y al pecado. Y el destino de los escandolosos no es el Reino de los Cielos.

          1. No confundas condenar la infidelidad matrimonial, el adulterio, con condenar la homosexualidad de ni quienes estaban casados en la antigüedad, ni hasta hace 20 años.
            Por eso digo lo de no malinterpretar las Escrituras, que Cristo citó.
            El significó así a la mujer, la hizo reina de la familia, y potenció ésta

          2. Rubén, confundes la velocidad con el tocino. Claro que la unión matrimonial es un don y es indisoluble. La unión homosexual no puede ser matrimonio, cierto, pero la homosexualidad es un don que jamás condenó Cristo. Muy por el contrario, su explicación del prójimo con la parábola del buen samaritano tiene un contenido homoerótico inocultable. Como la relación entre un hombre de 33 años y un adolescente que reclina su cabeza en su regazo y en su pecho, el amado, el que amaba Jesús, el querido de Jesús, hasta 6 veces dicho así por el mismo Juan.

          3. Venga, vamos a enseñarle a Sacapuntas y Juan David por qué la sodomía (=coito carnal homosexual) es un vicio contra-natura:

            1. El coito carnal debe ejercerse dentro del orden moral que la ley natural manda, siendo que dicha ley natural nos manda obrar conforme a nuestra naturaleza.

            2. El fin natural primario del coito carnal es la procreación (hecho biológico innegable) y por tanto la ley natural tiene este fin como base de su orden moral.

          4. Sigo:

            3. La procreación de la especie humana, así como en los demás mamíferos, se da a partir de un proceso de fecundación sexual entre un varón y una mujer.

            4. Dado que la sodomía , así como la pedofilia, la poligamia, etc… van contra el orden natural fundamentado bajo los anteriores principios, son un vicio contra-natura. Y está condenada tanto en Romanos 1:26-28 como Judas 1:7.

            5. La relación de Jesús con el discípulo amado (San Juan) es de un amor de maestro a discípulo, como en el caso del Joven Rico (a menos que pretendáis afirmar que Cristo era polígamo).

    1. Si fuera una enfermedad, entonces San Pablo no la hubiera condenado. La ciencia ya se expidió al respecto, la homosexualidad es una elección; no existe ningún gen ni nada por el estilo que la fuerce. Y que lo tú creas por ti mismo es irrelevante; el católico lo que está obligado (sí, obligado) a creer es lo que dice la Iglesia, si es que quiere seguir llamandose católico. Porque la fe, es asentimiento. Y si uno cree solo lo que le parece bien, no asiente sino consiente, y eso no es fe.

      La homosexualidad es pecado y pecado grave. ¿Por qué? Por lo dice la Biblia, lo dice el apostol San Pablo. Y si la enseñanza de un apostol no es suficiente, entonces tampoco lo será la de Cristo quien les dijo a sus apostoles “el que a vosotros recibe, a mi me recibe” y también “si os aborrecen, sabed que a mi me han aborrecido primero, pero si han guardado mi palabra, TAMBIÉN GUARDARÁN LA VUESTRA”. Y no, Cristo no los hubiera bendecido; te sería bueno leer 1 Corintios 5:1-13.

      1. Para la Organización Mundial de la Salud la homosexualidad ha tenido la condición de enfermedad hasta hace relativamente poco, 10 o 20 años, que el homosexualismo precisamente, le hizo quitar esa definición (como la masonería hizo quitar la definición de su sociedad como secreta del diccionario de la RAE)
        Es el homosexualismo el que dice que no es enfermedad o mutación sino elección.
        En cuanto a pecado, no lo creo si no involucran a otros que no sean de la misma condición. Ellos para mí no han elegido nada, como yo no elegí ser hetero.
        No se puede condenar aquí, al amparo de un seudónimo, y salir luego a cenar con un amigo homosexual o besar a un hijo que nos ha salido así (y yo no tengo, que conste, pero le amaría)

        1. Me importa un comino lo que la OMS diga; me importa lo que dice la Escritura. Y la Escritura dice que es pecado, no enfermedad. En el día de tu juicio particular, vas a ser juzgado no por lo que dijo la OMS sino por lo que dijo Cristo. Entiendo que ni tú, ni Juan David, que no creen en Dios ni en Cristo, que no tienen fe, opinen como opinen; tienen libertad para hacerlo. Pero lo que no podrán evitar, será vuestra condenación (no lo digo yo, lo dijo Cristo). Tiempo al tiempo, tendrán toda una eternidad para arrepentirse de los escándalos que levantan. Por supuesto que no podrán alegar ignorancia invencible.

      2. Se ha condenado a la homosexualidad por los pueblos antiguos por su esterilidad.
        Hoy se la ampara, favorece y “defiende” precisamente por eso, por su esterilidad, no por su condición.
        El ecologismo radical, abrazado por la masonería, que a su vez “defiende” colectivos que no se lo han pedido, para tener más apoyo, considera al hombre “un virus para la Tierra, que esta, ka obra es autocreativa y no precisa Creador, y que es un organismo vivo. Por eso se favorece el divorcio, se ataca la figura paterna (heteropatriarcado, como dicen ellos) el aborto, la eutanasia, el objetivo es la cultura de la muerte, reducir la población en tres mil millones como sea. Ahí encaja el LGTBIsmo, por la esterilidad del homosexual, no por su condición de tal, aunque digan defender esta.

      3. La castidad, o la fidelidad en el matrimonio, es una gracia de Dios. El homosexualismo viene de una influencia del maligno. Claro, el astuto hace ver lo malo como bueno. ” Hombre y mujer los creó “

      4. La teoría de Saulo de Tarso, de raíces tan fariseas, de cultura muy judía, es fantástica e inverosímil: que la homosexualidad es un castigo de Dios a quienes no lo han reconocido por la Creación y las criaturas y no le han dado culto.
        Decir que la homosexualidad es una elección revela una ignorancia profunda sobre el tema. La inclinación sexual predominante ni se elige ni se corrige.
        Que lo diga la Biblia no significa que lo diga Dios. Hay que distinguir Fe y Cultura.

        1. Juan David, ¿qué estudio científico ha descubierto el gen homosexual que hace de ello una conducta insertada de forma irreversible en el ser de dicha persona? A ver si el de la ignorancia profunda va a ser usted, ¿no cree?

  4. La Santa Sede se ve asaltada hoy en día por fuerzas enemigas. Hablo como obispo, como sucesor de los Apóstoles. El silencio de los pastores es ensordecedor e inquietante. Algunos incluso prefieren apoyar al Nuevo Orden Mundial sumándose a la postura de Berg y el cardenal Parolin, asiduo participante en las reuniones del Club Bilderberg que se ha sometido servilmente a los dictados de éste, al igual que muchas figuras de la política y de los medios mayoritarios de comunicación.

    Arzobispo Carlo María Viganó.

  5. Bendecir un gravísimo pecado, que clama al Cielo, es un pecado todavía mayor, pues lo fomenta. Sus compañeros en el episcopado deberían apartarle, desde ya, de un camino que lleva derecho al infi erno.

      1. No lo sabemos todo sobre biología. Continuamente somos atravesados por rayos cósmicos que no chocan con nada pues los átomos están casi vacíos. Pero un choque fortuito con algo de materia puede producir una mutación genética.
        Y del alma sabemos menos aún. Yo tengo un gemelo y todos mis genes son iguales, tengo repuesto de todo, pero tenemos nuestras almas diferentes, somos personas distintas

        1. Y sí, yo creo que los homosexuales nacen así, que no pueden cambiar y yo no sé lo pido ni les llamo pecadores por eso. Solo les pido que no “eduquen” a los que hemos nacido heterosexuales, ni a nuestros hijos, ni nos digan que es una elección, ni que probemos

          1. Sacapuntas: no se trata de creencias, se trata de que científicamente no existe ningún gen que predetermine la homosexualidad. Es debido más a condicionantes psicológicos, que no han sido bien enfocados. Es muy llamativo que una gran proporción de homosexuales, hayan tenido una infancia con padre ausente, o hayan tenido un trauma sexual en la infancia.

      2. Mire a ese niño en clase, el más bueno, el más tímido y educado, el más aplicado, el que más unido está a su madre. Ahí tiene el homosexual, no lo ha elegido y todavía no siente ningún impulso sexual. Pero ya otros niños se dan cuenta y le harán la vida imposible, con traumas para toda su vida. Sea o no sea gen, no lo ha elegido. Relea el mismo Catecismo que usted mismo cita tantas veces.
        Y donde no hay elección no hay culpa, porque el acto moral requiere plena libertad, conocimiento y voluntad.

        1. Los traumas infantiles si no son bien atendidos, siempre llevan a desordenes de mayores. Cuando un niño tiene un trauma infantil, lo peor que se puede hacer, es lo que hace el lobby gay, decirle que es gay, y que pruebe experiencias homosexuales. Por esto el Lobby gay tiene tanto odio a los terapeutas que ayudan a los homosexuales que quieren dejar de serlo. A pesar de ser un atentado a la libertad de la gente, han conseguido que esté penalizado por la ley. Otro gran abuso de la dictadura gay.

        2. Juan David, deje a los niños en paz, no les pervierta. Un niño sensible no es necesariamente un homoxesual, aunque a usted le gustaría que lo fuera. Ni la homosexualidad es algo inserto en el ser mismo de una persona, ni es una conducta irreversible e ineludible. Nadie nace homosexual.

          Usted quiere hacer pasar su activismo político como ciencia, pero no lo es. Nunca lo será.

  6. Pues Francisco no lo consagró obispo, lo consagraron obispo antes de que llegara Francisco. Se ve que ningún pa pa le vio ningún impedimento para ser obispo. Menudo papelón tendrán que hacer delante de Dios, pues jamás permitieron consagrar un solo obispo tradicional en sus pontificados. Obispos de este otro tipo, de estos si que dieron su permiso para consagrarlos a montones.
    Santos ni de coña.

  7. Ese no es obispo, no es sacerdote de Cristo, es un masón infiltrado, un lobo disfrazado de oveja. Desde ya que no engañará a ninguno que esté firme en la fe de siempre, ¡pero a cuantos que no la conocen llevará por el mal camino! Este tal Heinrich, si no se arrepiente de su conducta escandalosa, deseará no haber nacido en el día de su juicio particular.

    1. Vaya, cuánto juicio temerario e irresponsable. Todas las mentes lúcidas de la Iglesia se dan cuenta de que con los datos que vamos disponiendo de las ciencias sociales y humanas, así como de los estudios bíblicos, esa criminalización de la homosexualidad no es otra cosa que una superstición ancestral que todavía domina las mentes fanáticas.
      Lea, lea, cómo van los trabajos de la Comisión Teológica Internacional y de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe.

      1. Pues resulta que ésa “superstición ancestral” es en lo que creemos los católicos. Si no le gusta, ya sabe, siga su camino, y nosotros rezaremos por su conversión, descuide.

      2. Juan david, entonces si tienes una hija que a tí te resulta machota y deportista subjetivamente te da derecho a inducirla al lesbianismo? ¿Y qué tiene que ver tu impresión subjetiva con la realidad? No tienes derecho a inducirla a nada porque objetivamente no es nada, el supuesto lesbianismo de una niña solo está en tu cabeza retorcida. Eso le pasa a muchos adultos, que se piensan que los niños tambien tienen mente sexualizada, cuando sólo tienen mente de niños.

        1. Por eso es necesario educación para la ciudadanía, porque saben que si no le imparten en la teoría nada desde niños, no se induce a practicar nada ni de niños ni de adultos.

          1. Al final, todos los que teneis esa mentalidad sois los más machistas y al mismo tiempo los mas feminazis de todos, pues os creis realmente q una niña deportista es lesbiana y un niño no deportista es gay. El deporte no demuestra la existencia de ninguna práctica sexual en niños. Es una mentalidad un poco repugnante la que teneis.

          2. Por eso mismo lo ideal es la educación diferenciada, porque en este caso no se puede encasillar a los niños como deportistas y a las niñas como no deportistas. Quieren educación mixta pero segregada en el recreo precisamente para eso, para la confusión, para poder ensayar este tipo de experimentos y encasillar en dos categorias a las niñas y dos categorías a los niños, siempre, según el deporte. Enfermos.

      3. Ni sabes lo que es juicio temerario e irresponsable. El juicio temerario e irresponsable que ha de llevarte a la condenación eterna es el que viertes en estas páginas. No voy a dar lo santo a los perros ni a echar perlas delante de los cerdos. No tienes continencia, y en un afán de aplacar tu conciencia, quieres hacerle decir a las Escrituras lo que no dice.

        Y para los que lean este comentario (no para Juan David) lean Lev 18,22; 20,13; Rm 1,24-28; 1Cor 6,9-10; 1Tim 1,10 y Jds 7. Los actos homosexuales “no pueden recibir aprobación en ningún caso” (Catecismo de la Iglesia Católica, 2357). Esa es la fe de la Iglesia. Demás está decir que los que no tiene fe están libres de creer lo que quieran (pero no de librarse de las consecuencias de su incredulidad). Como dijo el apostol: “Todo me es lícito, mas no todo conviene: todo me es lícito, mas no todo edifica” (1 Cor 10:23).

    1. MARIE LA (FANÁTICA)
      No haga juicios temerarios tan alegremente. Los homosexuales no están excluidos de la Iglesia Católica. No somos musulmanes, no los lapidamos.

      1. Juan David, usted manipula y quiere confundir, usted confunde el pecado con el pecador.

        Al pecador, siempre la mano abierta, siempre el abrazo de Cristo. Pero el abrazo de Cristo no se impone, se elige, y uno no puede abrazar a Cristo y al pecado a la vez.

        Cristo perdonó a la adúltera… porque ella aceptó la Verdad.
        Quien no acepta la Verdad, conociéndola, se condena sólo, no lo condenamos los católicos.

      2. Juan David. El no fanático. Yo no juzgo a nadie. Ni siquiera es una opinión mía (aunque también lo opino) si digo que la homosexualidad es pecado.
        Si tú crees que el pecado de sodomía te lleva directamente al cielo, allá tú.
        Yo tengo muchos pecados. Jamás le diré al cura que en lugar de perdonármelos me los bendiga.

      3. Tú no perteneces a la Iglesia Católica Juan David; no te incluyas en ella en tus comentarios. Si alguna vez fuiste católico, ahora eres un apóstata (y fuera de la Iglesia Católica, no hay salvación). Aquellos que mantienen relaciones sexuales fuera del matrimonio,¿cometen pecado? ¿Qué dice la Escritura al respecto? ¿Y dice la Escritura que es matrimonio?

  8. Pues nada, bendigamos también a las manadas de violadores o a las cuadrillas de ladrones o a las bandas de mafiosos con la excusa de que son personas.

    1. Qué enormidad! Comparar un amor hacia otra persona, aunque fuera un amor desordenado, con todo lo contrario, el odio, el daño y la maldad hacia el prójimo…. Don nadie: empiece a usar su cerebro, por favor.

        1. Juan David es un activista de los homosexuales, y en su afán de aplacar sus cargos de conciencia, trata de hacerle decir a las Escrituras lo que no dice. No eches tus perlas delante de los cerdos, Fred. Responde pensando en los otros que puedan leer tus respuestas, para que no caigan en el escándalo que siembra Juan David.

      1. El juicio temerario es el tuyo; no puedes saber si en el corazón de una persona hay odio, daño o deseo de maldad hacia el prójimo. Lo único que puedes juzgar son actos. Y reprender al prójimo es perfectamente un acto de amor (lo hizo por ejemplo San Pablo cuando reprendió públicamente a San Pedro). Lee Apocalipsis 3:19 y Hebreos 12:6. No deberías hablar de religión desde la ignorancia Juan David.

  9. TENEMOS UN GRAVÍSIMO PROBLEMA

    La Iglesia Católica, a pesar de las disposiciones que prohiben el acceso al sacerdocio, está plagada de sacerdotes, obispos y cardenales homosexuales. ¿ Un 30-40% ? No me extrañaría, visto lo visto, que Francisco también lo fuera. Ya no se limitan a hacer la vista gorda. Quieren bendecir y bendicen la homosexualidad, las parejitas homosex, y también la adopción gay, privando al niño de la figura paterna o materna, según el caso. Además, un 80% de los abusos están vinculados con la homosexualidad, dato que no se quiere reconocer, para no contristar al lobby legetebero. Si no se quiere hacer el diagnóstico, el remedio nunca llegará. Tenemos abusos para rato. La mafia rosa es un vergüenza para la Iglesia Católica.

    1. No creo que haya esa cifra de homosexuales. Lo que pasa es que la homosexualidad es un don que también tienen los heterosexuales y las ocasiones de relación entre el mismo sexo son mayores: seminarios, conventos, colegios, etc.
      Meter en el mismo saco la homosexualidad, que es un don de Dios que favorece el amor al prójimo, con el homosexualismo, que es una ideología tendente a desmantelar todo el orden social y familiar, es el extremo opuesto e igualmente desenfocado del problema.

    2. 2357 La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves (cf Gn 19, 1-29; Rm 1, 24-27; 1 Co 6, 10; 1 Tm 1, 10), la Tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados” (Congregación para la Doctrina de la Fe, Decl. Persona humana, 8). Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso.

      CIC

    3. 2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Esta inclinación, OBJETIVAMENTE DESORDENADA, constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición

  10. La Santísima Virgen María dice: “Alabado sea Jesús.”

    “Queridos hijos, hoy les confío la importancia de sus Rosarios rezados con el corazón. Satanás está haciendo un último ataque al corazón del mundo. Él sabe que sus mejores esfuerzos están enfrentando la derrota. Los Rosarios que ustedes rezan están exponiendo sus maniobras. Incluso con este virus, con el que ha tratado de arrasar sectores enteros de la población, Satanás es debilitado con los Rosarios que rezan los que están en cuarentena. No se desanimen por ningún reporte que escuchen en los medios de comunicación. Esas fuentes informativas son la herramienta de comunicación de Satanás.”

  11. Comisión Teológica Internacional:
    En conclusión, el examen exegético realizado de los textos del Antiguo y del Nuevo Testamento ha hecho aparecer elementos que deben considerarse para una evaluación de la homosexualidad en sus implicaciones éticas. Ciertas formulaciones de autores bíblicos, así como las indicaciones disciplinarias del Levítico, requieren una interpretación inteligente que salvaguarde los valores que el texto sagrado pretende fomentar, evitando así la repetición literal que conlleva rasgos culturales de la época. La contribución proporcionada por la ciencia, junto con la reflexión de teólogos y moralistas, será indispensable para una exposición adecuada del problema, que solo se esboza en este documento. Además, se requerirá cuidado pastoral, particularmente con respecto a los individuos, para implementar el servicio al bien que la Iglesia debe asumir en su misión para la humanidad.

    1. No vengas con rollo patateros. En la antigüedad había homosexualidad, muchos tiranos de Mesopotamia ý Roma, tenían efebos para su placer. El rechazo de la Biblia a la homosexualidad, no era un tema cultural o primitivo, sino un tema de derecho natural. En definitiva, un pecado que clama al cielo.

  12. No pretendamos atribuir a ninguna comisión, sin capacidad de decidir, sino de emitir un parecer, ninguna conclusión. La doctrina al respecto la recoge el Catecismo y Francisco, aunque se le ve con ganas de cambiarlo, no se atreve ni creo que se atreva a estas alturas con una credibilidad bajo mínimos. Quieren quitar la consideración como tendencia DESORDENADA, pero, si no es desordenada, quiere decir que sería ordenada y, si es ordenada ¿ a qué ?, dejaría de ser pecado, con lo que la Iglesia habría estado equivocada durante 200o años. ¿ No sería, más bien, Francisco el equivocado, como siempre ?

  13. Hay demasiados comentaristas que tienen poco de católicos y de edificantes. Han buscado una página de católicos tradicionales y conservadores, para trollear en favor de cualquier viento mundano de novedad, que no es soplado por la Ruah Santa de D__s. En consecuencia, en lo sucesivo es poco útil comentar, ni leer comentarios. Atte. en Jesucristo.-

  14. El próximo 14 de octubre se abre un juicio en la corte del Vaticano para conocer las denuncias de abuso sexual que habrían ocurrido en el Preseminario Pío X, a pocos pasos de San Pedro. En el banquillo de los acusados ​​dos sacerdotes, uno por abuso y otro por complicidad, contra un joven del pre-seminario. Se anuncio hace más de un año. Son los tiempos bíblicos del juez único del tribunal único del Vaticano. Las trasferencias a la Marogna eran mucho más rápidas. De McCarrick seguimos esperando y los macarristas a lo suyo.

  15. Juan David, ¿cuantos porros se ha fumado vd. para llegar a decir que el homosexualismo es un “don de Dios”?……….es lo último que me faltaba oir al respecto. Con esa opinión, ese peculiar (yo lo veo como repulsivo ) comportamiento ya ha pasado por todo el espectro de calificativos: pecado, patología, vicio, delito, comportamiento alternativo al mismo nivel que la heterosexualidad, opción normal y legítima, algo de lo que sentirse orgulloso…..y ahora ya “Don de Dios”…..me quedo “flipando”…..

    1. El homosexualismo es un vicio adquirido y, salvando las posibles aberraciones naturales, mano military.

       

       

      07/10/20 www.infovaticana.com