Jueves, 29 Octubre 2020 06:24

Convierten en mezquita una famosa iglesia de Estambul y tapan los frescos cristianos

Mañana está previsto el primer rito musulmán en la antigua basílica cristiana, posteriormente convertida en museo. Un caso similar a la famosa basílica de Santa Sofía. Con una cortina blanca se busca eliminar cualquier rasgo original del edificio. No faltan las voces críticas: el riesgo de destruir “el carácter y el valor artístico”.

Las autoridades turcas cubrieron los frescos y mosaicos del antiguo monasterio de Cristo Salvador en Chora, que durante mucho tiempo funcionó como museo y que recientemente fue transformado en mezquita por instigación del presidente Recep Tayyip Erdogan, quien ahora aguarda la celebración de la primera oración islámica. Será el viernes 30 de octubre, cuando el edificio de origen bizantino abra sus puertas a los fieles de Mahoma, completando así su transformación en un lugar de culto musulmán.

Tras el decreto presidencial que prevé la transformación del Museo de Chora en una mezquita, las imágenes de Jesús, los frescos e iconos que dan testimonio de sus raíces cristianas fueron cubiertos con una cortina blanca. La jugada de Erdogan se basó en la decisión adoptada por el Consejo de Estado en noviembre de 2019, según la cual el uso del edificio como museo era “contrario a la ley”. Anteriormente, el mismo Consejo había dado el visto bueno a Erdogan para convertir el Museo de Santa Sofía en una mezquita.

El Museo Kariye Cami está situado en el barrio de Fatih, el más poblado y confesional de Estambul. El edificio data del año 534, y fue construido durante el período bizantino. Las paredes interiores, las columnas y cúpulas están completamente cubiertas con mosaicos y frescos creados alrededor del siglo XI.

Tras la conquista de Constantinopla (1453) por parte de los otomanos, el monasterio se transformó en una mezquita en el año 1511, de manera muy similar al destino de Santa Sofía. En 1945, el Consejo de Ministros de la República de Turquía convirtió la mezquita en un museo.

Entre aquellos que critican la decisión figura Mahir Polat, subsecretario general de la Municipalidad Metropolitana de Estambul (IMM), quien confirmó el “recubrimiento de los frescos y mosaicos” de una de las “obras maestras de la historia del arte mundial”. Esta medida, continúa, “destruirá el carácter y el valor artístico del edificio”. En su mensaje adjuntó dos fotografías (ver foto), una antes y otra después de la transformación en una mezquita, subrayando que el proyecto fue puesto en marcha por “el Ministerio y sus instituciones, que gestionan y protegen el patrimonio cultural de Turquía”.

Ali Erbaş, presidente del Consejo de Asuntos Religiosos, anunció que el edificio abrirá sus puertas para la oración del próximo 30 de octubre. El Islam prohíbe el uso de imágenes e iconos, de ahí la elección de cubrir los mosaicos y los frescos, en el pasado con una capa de yeso y hoy con una cortina blanca para no comprometer su valor artístico y cultural.

Publicado en Asian News.

 

9 comentarios en “Convierten en mezquita una famosa iglesia de Estambul y tapan los frescos cristianos”
  1. Con la invasión musulmana que estamos padeciendo en Europa, estos cambios de iglesias en mezquitas, previsiblemente también se producirán aquí en un futuro cercano. (En este mismo siglo).

  2. El Señor, que no tenía necesidad de que nadie diera testimonio de Él, quiso, sin embargo, elegir a los Apóstoles para que fueran compañeros en su vida y continuadores de su obra después de su muerte. En las primeras expresiones del arte cristiano nos encontramos con frecuencia a Jesús rodeado por los Doce, formando con Él una familia inseparable. No eran estos discípulos de la clase influyente de Israel ni del grupo sacerdotal de Jerusalén. No eran filósofos, sino gentes sencillas. «Es una eterna maravilla ver cómo estos hombres extendieron por el mundo un mensaje opuesto radicalmente en sus líneas esenciales al pensamiento de los hombres de su tiempo, ¡y desgraciadamente, también al de los del nuestro!».

  3. Con frecuencia manifiesta el Evangelio el dolor de Jesús por la falta de comprensión de aquellos a quienes confiaba sus pensamientos más íntimos: ¿Aún estáis sin conocimiento ni inteligencia? ¿Aún está vuestro corazón cegado? ¿Tenéis ojos y no veis? ¿Tenéis oídos y no oís?. «No eran cultos, ni siquiera muy inteligentes, al menos en lo que se refiere a las realidades sobrenaturales. Incluso los ejemplos y las comparaciones más sencillas les resultaban incomprensibles, y acudían al Maestro: Domine, edissere nobis parabolam (Mt 13, 36), Señor, explícanos la parábola. Cuando Jesús, con una imagen, alude al fermento de los fariseos, entienden que les está recriminando por no haber comprado pan (cfr. Mt 16, 67) (…). Estos eran los Discípulos elegidos por el Señor; así los escoge Cristo; así aparecían antes de que, llenos del Espíritu Santo, se convirtieran en columnas de la Iglesia (cfr. Gal 2, 9).

  4. Son hombres corrientes, con defectos, con debilidades, con la palabra más larga que las obras. Y, sin embargo, Jesús los llama para hacer de ellos pescadores de hombres (Mt 4, 19), corredentores, administradores de la gracia de Dios».

    Los Apóstoles elegidos por el Señor eran muy diferentes entre sí; sin embargo, todos manifiestan una fe, un mensaje… No debe sorprendernos que nos hayan llegado tan pocas noticias de la mayoría de ellos, pues lo que les importaba era dar un testimonio cierto sobre Jesús y la doctrina que de Él recibieron: son el «sobre», cuya única misión es la de transmitir el papel donde va escrito el mensaje, en imagen alguna vez utilizada por San Josemaría Escrivá para hablar de la humildad; solo desean ser instrumentos delante del Señor: lo importante es el mensaje, no el sobre.

  5. De los dos grandes Apóstoles, Simón y Judas Tadeo, cuya fiesta celebramos hoy, apenas nos han llegado unas pocas noticias: de Simón solo sabemos con certeza que fue elegido expresamente por el Señor para formar parte de los Doce; de Judas Tadeo conocemos además que era pariente del Señor, que formuló a Jesús una pregunta en la Última Cena Señor, ¿qué ha pasado para que te vayas a manifestar a nosotros y no al mundo?- y que, según la tradición eclesiástica, es el autor de una de las Epístolas católicas. Desconocemos dónde fueron enterrados sus cuerpos y no sabemos bien las tierras que evangelizaron. No se preocuparon de llevar a cabo una tarea en la que sobresalieran sus dotes personales, sus conquistas apostólicas, los sufrimientos que padecieron por el Maestro.

  6. Por el contrario, procuraron pasar ocultos y dar a conocer a Cristo. En esto hallaron la plenitud y el sentido de sus vidas. Y, a pesar de sus condiciones humanas, escasas para la misión para la que fueron elegidos, llegaron a ser la alegría de Dios en el mundo.

    Nosotros podemos aprender a encontrar la felicidad en cumplir, calladamente, la labor y la misión que el Señor nos ha encomendado en la vida. «Te aconsejo que no busques la alabanza propia, ni siquiera la que merecerías: es mejor pasar oculto, y que lo más hermoso y noble de nuestra actividad, de nuestra vida, quede escondido… ¡Qué grande es este hacerse pequeños!: “Deo omnis gloria!” toda la gloria, para Dios».

  7. Así seremos verdaderamente eficaces, pues «cuando se trabaja única y exclusivamente por la gloria de Dios, todo se hace con naturalidad, sencillamente, como quien tiene prisa y no puede detenerse en “mayores manifestaciones”, para no perder ese trato irrepetible e incomparable- con el Señor». «Como quien tiene prisa», así hemos de pasar de una labor a otra, sin detenernos demasiado en consideraciones personales.

    Hablar con Dios. Francisco Fernández Carvajal.

     

     

    29/10/20 www.infovaticana.com