Domingo, 08 Noviembre 2020 07:44

La Corte Suprema de EE.UU juzga un caso sobre la Iglesia y los hogares de acogida de parejas homosexuales

El pasado miércoles la Corte Suprema de Estados Unidos escuchó los argumentos de las partes sobre una norma de Pennsylvania que afecta a las agencias cristianas de gestión de casas de acogida previa a la adopción de menores, a las cuales no se les permite negarse a facilitar la entrega de niños en hogares con parejas del mismo sexo.

 

Fulton v. City of Philadelphia aborda el derecho de individuos e instituciones religiosas a servir como casas de acogida mientras mantienen sus puntos de vista morales sobre la definición de matrimonio.

En 2018, la ciudad de Filadelfia notificó a los Servicios Sociales Católicos de la Archidiócesis de Filadelfia que sus políticas de no trabajar con parejas del mismo sexo en colocaciones de acogida eran discriminatorias; la ciudad dejó de contratar con sus servicios.

Sharonell Fulton y Toni Simms-Busch, que han acogido a más de 40 niños y que se asociaron con los Servicios Sociales Católicos, presentaron el caso contra la ciudad que actualmente se encuentra ante la Corte Suprema.

En artículo publicado en el Philadelphia Inquirer el domingo, el arzobispo Nelson Pérez dijo que la intransigencia de la ciudad estaba excluyendo a los católicos de vivir una vocación de servicio, y dejando a los niños más vulnerables sin un hogar cariñoso.

«Esencialmente, se nos dice que la Iglesia Católica debe dejar su fe en la puerta si quiere servir a los necesitados», dijo Nelson. «Pero nuestra fe nos obliga a hacer este trabajo, y tenemos derecho a comportarnos de acuerdo con los principios de nuestra fe»

«Cada una de nuestras familias es un agente para la paz y la curación, no sólo en las vidas de los niños que tan generosamente traen a sus hogares, sino entre los vecinos», dijo.

«Hacemos mucho más que llenar temporalmente un vacío en las vidas de los niños vulnerables que necesitan un hogar cariñoso. Trabajamos para empoderar a las personas que buscan restaurar sus comunidades haciendo una diferencia en las vidas de los jóvenes».

El miércoles, jueces y abogados mencionaron la relación de la ciudad con los Servicios Sociales Católicos, analizando si el acuerdo era un contrato o una licencia.

Si era meramente contractual, argumentaron los abogados de la ciudad, entonces la ciudad podría ser libre de establecer los requisitos sin tener que equilibrar sus intereses con los derechos de las agencias religiosas.

Sin embargo, si la ciudad estaba efectivamente concediendo licencias de acogida a posibles socios, entonces podría ser acusada de discriminar a los Servicios Sociales Católicos ya que las creencias religiosas del ministerio les descalifican del programa.

«Lo que la ciudad está pidiendo a los Servicios Sociales Católicos es que certifiquen, validen y hagan declaraciones que no puede hacer», argumentó Lori Windham por parte de los demandantes. La organización católica no podía en conciencia «evaluar, valorar y aprobar» a una pareja del mismo sexo para ser hogar de acogida, como lo exige la ciudad.

La Jueza Amy Coney Barrett, quien escuchó los argumentos en su primer caso importante de libertad religiosa en la corte desde su confirmación la semana pasada, preguntó si una entidad podía incluso participar en el cuidado de crianza sin un contrato con la ciudad.

Los abogados argumentaron para la ciudad que los contratos eran esenciales porque la ciudad tiene un interés legal en supervisar todo el sistema de acogida. «Se trata de los propios niños de la ciudad», se le dijo al tribunal.

Barrett planteó un escenario hipotético en el que una ciudad supervisa su sistema de salud, y un hospital católico tiene que practicar abortos para contratar con la ciudad. Preguntó si la situación era un escenario de licencia o de contrato, dado que el hospital no podía participar en el cuidado de la salud sin cumplir con el requisito.

Los jueces Samuel Alito y Brett Kavanaugh se refirieron con firmeza a los intentos de la ciudad de imponer el cumplimiento a los Servicios Sociales Católicos, y Kavanaugh se refirió a la posición de la ciudad como «absolutista y extrema».

El caso, dijo Alito, no se trata de que la ciudad asegure las oportunidades de ser padres adoptivos sino que muestra su desdén por las creencias en el matrimonio tradicional. Dijo que «la ciudad no puede soportar el mensaje» de los Servicios Sociales Católicos «de continuar adhiriéndose a la visión anticuada sobre el matrimonio».

Kavanaugh dijo que «parece que» Filadelfia estaba «buscando pelea» al exigir al ministerio católico que contradijera sus creencias religiosas sobre el matrimonio, aunque no había negado a una pareja del mismo sexo la oportunidad de ser padres de acogida.

«Aprecio plenamente el daño estigmatizado» de las parejas del mismo sexo a las que se les niega la oportunidad de adoptar, dijo, añadiendo que «tenemos que encontrar un equilibrio que también respete las creencias religiosas».

«Este es un sistema que ha funcionado eficazmente y ha funcionado bien durante muchos años», dijo de los Servicios Sociales Católicos.

 

7 comentarios

 jk
"El matrimonio gay no afecta a nadie" decían sus propagandistas, pues aca otro caso en que no es asi.
6/11/20 5:21 PM
 
 Fuenteovejuna
Si hay algo que agradecer a Trump, es que haya nombrado tres jueces conservadores para la Corte Suprema.
Si ahora los votos de la Corte están seis a tres a favor de los conservadores, esperemos que los hagan valer -en este y otros casos que pronto llegarán al máximo tribunal- para que la verdad y el derecho natural no sean avasallados, especialmente si el "católico" abortista Joe Biden llega a la presidencia de EE.UU.
6/11/20 8:28 PM
 
 Mª del Pilar
No se trata de matrimonio tradicional, es matrimonio. O si se quiere matrimonio natural, lo otro no es matrimonio, pueden buscar el nombre más bonito del mundo, pero a la pareja de dos hombres o dos mujeres no se le puede llamar matrimonio.
Dios puso a los hijos entre un hombre y una mujer, a ninguno de los dos sexos le dio el privilegio de engendrar por si solos, es la unión de ambos la que forma una familia, al tener a sus hijos.
Las instituciones católicas no pueden comulgar con ruedas de molino, así de sencillo.
6/11/20 9:37 PM
 
 Judith
La Iglesia y cualquier organización tienen el derecho de elegir con quien trabajar. Acaso los socialistas enlistan en su dirección a republicanos? no, porque no va con sus ideas; pues esa medida se debe extender a la Iglesia y no aceptar a unos y discrimninar a otros. Además y por ahora es mas importante que si aún hay justicia, imparcialidad y libertad, la Corte Suprema de EEUU además debería investigar tantas cosas raras injustas como las presentes elecciones presidenciales tan llenas de contradicciones; especificamente la deshonestidad de los medios de comunicación, de la presidenta de la institución que dirige y supervisa las elecciones a nivel nacional -tan anti-Trump (puede esta mujer ser parcial? lo dudo) y del partido de color azul. Acciones propias de gobiernos corruptos como los que lamentablemente tuvimos en nuestros países latinoamericanos que son la razón pricipal de que muchos hayamos inmigrado a este aún lindo país. Intriga que casi todo el país o estados está a favor del presidente Trump, pero este casi se estancó en los conteos mientras el otro sigue subiendo, que raro, ademáas de todas las cosas extrañas en los dias previos. Y creo que los medios hispanos son de lo mas corruptos; da risa pues acusan a Trump de discriminación y ellos son los mas discriminadores. Fue una campaña casi total en contra de Trump, yo solo vi a personas que única y practicamente representaban al socialista de Biden. En los canales hispanos, creo que hasta el 70% de todos los
6/11/20 10:26 PM
 
 Luis
En el fondo es la "guerra"contra la Iglesia Católica.
6/11/20 11:12 PM
 
 SS
Legislar contra la ley de Dios, relativismo.
7/11/20 9:56 PM
 
 Irma
En realidad la corte de Filadelfia atenta contra la libertad de la moral y ella se comporta discriminatoria con la Iglesia Católica, ya que no acepta otra verdad que la que ella cree correcta
Es lo que está pasando hoy en día, no se acepta otra postura moral, sino se concuerda con la del LBGT y en este caso, no interesa lo mejor y deseable para los niños, como es tener padres de ambos sexos, que ayuden a una formación moral y sexual correcta y deseable, porque la homosexualidad aunque exista y no se deba juzgar como Cristiano que somos, no es lo deseable y normal en una sociedad y por lo tanto, se debe dar a los menores la oportunidad de tener padrones de formación que hagan de ellos personas que puedan lograr complementariedad y realización futura
No se trata aquí sólo de satisfacer un deseo de paternidad y maternidad de las parejas, sino que dar la oportunidad de los niños, que por circunstancias de la vida, se han visto privados de sus padres biológicos, a tener un hogar bien formado donde tenga la vivencia de roles de un padre varón y una madre mujer,, y esto es un derecho del niño
8/11/20 3:41 AM
 
 
06/11/20 www.infocatolica.com