Imprimir esta página
Miércoles, 02 Diciembre 2020 06:18

La desmesura

Un aspecto no menor de lo ocurrido, causa de lógica indignación: el gobierno que encerró al país durante ocho meses para cuidar la salud amenazada por la pandemia, eliminó de hecho todo protocolo en un vergonzoso espectáculo que él mismo ha organizado.

Monseñor Héctor Aguer – 

Ciertos sucesos, y las personas que los protagonizan, adquieren o se les otorga una trascendencia que los hacen dignos de entrar en la historia. Este es el caso de Diego Armando Maradona, de su condición de crack extraordinario, que lo ubica entre los más grandes futbolistas del mundo desde que se tiene memoria de las gestas deportivas; también es el caso de las vicisitudes insólitas, caprichosas, de su existencia, de las clamorosas características de su muerte, velatorio y entierro.

Desmesura, exceso, descomedimiento, atrevimiento, insolencia, desarreglo, desorden... Son las palabras que me vinieron a mientes al contemplar un largo rato, por televisión, las escenas de la despedida popular que se le brindó.

Miles y miles de personas formaron una fila de 25 cuadras, permanentemente, esperando entrar a la Casa de Gobierno, que fue el desmesurado escenario ofrecido, y que lucía en su frente un gran paño negro en señal de luto. Se decretaron, además, tres días de duelo nacional, con la Bandera Argentina a media asta. Cuando se acercaba la hora de concluir el velorio, según había sido la decisión de la familia del difunto, llegó la Vicepresidente de la Nación, que ordenó interrumpir el ingreso para estar ella sola en el salón donde se había colocado el ataúd. Se desató, entonces, el explicable enojo de los asistentes, que verían frustrado el propósito de acercarse a su ídolo, y se enfrentaron con la policía: piedras, gases lacrimógenos, balas de goma, heridos. La presión de la multitud venció una de las rejas del palacio, y numerosos fanáticos enardecidos ingresaron al lugar; no era cuestión de pedir permiso. La avalancha dio por tierra con el busto de un ex presidente; otras esculturas se salvaron porque fueron retiradas a tiempo.

El Presidente de la Nación, que al igual que muchos otros funcionarios acudieron a rendir homenaje al difunto, declaró que «si no hubiéramos organizado esto, todo hubiera sido peor, porque era imparable». No faltó la discusión política respecto de la responsabilidad por la intervención policial. Todo bien argentino. Según narran los periódicos, el Presidente colocó sobre el ataúd una camiseta de Argentinos Juniors, equipo del que es simpatizante, y que había integrado Diego, y dos pañuelos blancos, «símbolo de la lucha de los organismos de derechos humanos». Además, aprovechó el momento de popularidad prestada para sacarse selfies con muchos de los presentes. Otro mamarracho. En el Senado de la Nación también se rindió homenaje; caracterizaron a Maradona como un exponente de la identidad argentina, «referente del pueblo», un «irreverente social», que luchó «contra el dominio de las corporaciones sobre los débiles». El ideologismo oficial no podía perder la oportunidad que se le presentaba; los senadores se plegaron al uso que los políticos en general han hecho del astro futbolístico en numerosas ocasiones. ¡Son incorregibles! Un aspecto no menor de lo ocurrido, causa de lógica indignación: el gobierno que encerró al país durante ocho meses para cuidar la salud amenazada por la pandemia, eliminó de hecho todo protocolo en un vergonzoso espectáculo que él mismo ha organizado.

Los homenajes se cumplieron, asimismo, en otros escenarios; numerosos periódicos reflejaron el caso, que adquirió una magnitud mundial: La Gazzetta dello Sport, ABC, L' Equipe, L' Humanité, Independent, Libération, Mirror Sport, The Sun, El País, La Stampa, The Guardian, Folha de Sao Paulo. Imagino lo que habrá sido en Nápoles. Hace unos años me maravilló ver que en el centro de esa hermosa ciudad prácticamente todas las vidrieras exhibían un retrato de Maradona. El sitio Vatican News lo recordó como «el poeta del fútbol». Algunos de los comentarios periodísticos argentinos han querido señalar la dimensión unánime de la veneración, como si esa «muerte del dios» -así se ha llegado a decir- hubiera sanado la grieta nacional en un instante de comunión, y como si ese sentimiento se hubiese extendido a casi todo el mundo. Europa y Asia, Israel y el mundo musulmán, América y África. Recojo un comentario cargado de esperanza: «Probablemente se trate de un fenómeno fugaz. Pero no fue un espejismo; ocurrió. Y lo que ocurre una vez puede llegar a repetirse». Tratándose de «dios», no es extraño que la desmesura asuma los rasgos de un páthos religioso. Diego habría sido un «héroe integrador», de esos que no abundan.

A mi parecer, la desmesura manifestada en los hechos comentados tiene una base más amplia: la consideración exagerada que se hace del fútbol y de la ambigüedad de ese «mundo» en la cultura contemporánea, en la que asume una magnitud casi religiosa, que llena en muchísima gente el vacío de la ausencia de Dios. Sectores los más dignos y nobles de la actividad humana, como la ciencia, las artes, las letras, la buena música, el ejercicio de la beneficencia y la caridad, resultan desplazados en la atención general porque no tienen «llegada» a las muchedumbres, En este punto cabría plantearse la cuestión: ¿qué es lo popular? ¿Se trata solo o primeramente del número? A propósito me parece oportuno recordar una intervención descollante del Papa Pío XII: su mensaje de Navidad de 1944, que comenzaba con las palabras: «La benignidad y la humanidad de Dios nuestro Salvador», dedicado al tema de la democracia. En ese texto el gran pontífice establecía una distinción fundamental entre pueblo masa. La imposición de la masa, y el uso político de la misma pueden hacer pasar como popular lo que no es una manifestación orgánica del verdadero pueblo; la democracia, si eso ocurre, se deforma en demagogia, utilizada hábilmente por los dirigentes, que no son entonces verdaderos políticos en el sentido aristotélico del término. La distinción pueblo - masa puede valer también para interpretar algunos fenómenos populistas que se registran en la Iglesia contemporánea.

Ahora corresponde detenernos un poco en la persona de Diego Armando Maradona, con todo respeto y sin intención de juzgarlo. El excelente escritor Juan Luis Gallardo refirió en el diario «La Prensa» una anécdota, un suceso que le ocurrió en Roma, poco después de ganar Argentina el Mundial de Méjico. El triunfo nacional fue asegurado aquella vez por dos goles de Diego; uno de ellos fue el resultado de una jugada genial, y el otro metido con la mano sin que el árbitro lo advirtiera, un gol irregular atribuido a «la mano de Dios» (de «dios» habría que escribir). Cuenta Gallardo que un taxista romano, al comprobar que era argentino, comenzó a hablarle de fútbol y de Maradona, y deslizó esta observación sobre el famoso deportista: un grande giocatore ma un piccolo uomo: «un gran jugador pero un hombre pequeño».

No lo ayudó a ser humana e integralmente mejor la gente que lo rodeaba, y utilizaba. En este campo quizá se le podría reconocer una cierta ingenuidad, potenciada por la fama que alcanzó y la fortuna que llegó a reunir; carecía de las condiciones humanas necesarias para emplear correctamente esos bienes. La sencillez de sus orígenes no explica ni justifica su adhesión a la ideología castrista, y su admiración por el Che Guevara. La debilidad que lo llevó a concertar parejas fugaces incurrió además en la injusticia de no reconocer a los hijos que engendraba, más que cediendo cuando no había otro remedio a las instancias judiciales; la disolución de la única familia verdadera que formó dio pie a los posteriores excesos; en este y en otros ámbitos su vida fue, como dice Gallardo, «un muestrario de malas conductas», y un pésimo ejemplo.

El hecho de ser un astro del fútbol, uno de los más grandes de todos los tiempos, ayudó a que todo le fuese tolerado. Luego, algo fatal, el recurso a las drogas; posiblemente, en su vida estaba actuando una pulsión autodestructiva, que finalmente lo llevó a la muerte. Se podría pensar tal vez que el extraordinario logro alcanzado por su trabajo y sus méritos lo hizo creerse superior, más allá de cualquier censura posible.

No se puede olvidar su descomedida actitud, su insolencia con San Juan Pablo II, en lo que se mostró también su inclinación ideológica, que tendía a identificar el amor a los pobres con la ilusión izquierdista. Sin embargo, corresponde reconocer su sensibilidad y la ayuda que prestó a diversas iniciativas benéficas. No tuvo idea de lo que es la Iglesia, como muchos otros argentinos no la tienen, lo cual es signo de un ancestral fracaso de la misión eclesial entre nosotros, cuyas causas no viene al caso examinar ahora.

Se ha dicho que se reconcilió con la Iglesia, y pudo reconocerla como madre gracias al encuentro con el actual Sumo Pontífice; es esta otra muestra de su confusión, y de su dependencia de lo que la propaganda torna general. Su presunta religiosidad sería la del «argentino tipo»: bautizados que no han recibido la formación que sólo puede conceder la vida eclesial; muchos de ellos han hecho la «única Comunión» -desconozco si este es también el caso de Diego- ¿Qué es la «fe popular», la «fe de los sencillos» que se le ha atribuido considerando ciertos gestos de religiosidad, porque a veces se hacía la señal de la Cruz, nombraba a Dios, y pedía ayuda a la Virgen? Otras informaciones, en cambio, hablan más bien de una «religiosidad» gravemente heterodoxa. En todo caso, su perfil espiritual muestra la ausencia de la Iglesia. El clericalismo populista habla de la «fe popular» que le transmitió su madre Tota, y que nunca perdió; es penoso, lo usa políticamente. La discreción es lo que correspondía. Pero ¿quién se le acercó, alguna vez, para anunciarle a Jesucristo, para desempolvar el don del Bautismo que residía en el fondo de su alma, para intentar convertirlo a la vida de la gracia? ¡Qué signo maravilloso habría sido, teniendo en cuenta su fama, la recuperación cristiana de Diego Maradona! ¡Qué repercusiones culturales y sociales habría tenido! El drama del catolicismo argentino, de lo que queda de él, se pinta entero en la situación particular del grande giocatore, del piccolo uomo.

El estado de las cosas que he descrito pone en evidencia la actual crisis (o decadencia) de la Iglesia, tema del cual me he ocupado en otras intervenciones, y que ahora resumiría así: se persevera en la reducción de Dios, y de los misterios de la fe -lo diría en términos kantianos- al plano de la razón práctica; la Iglesia ocupándose primordialmente de hacer más llevadera y feliz la vida de la gente en este mundo. Hemos abandonado a nuestros hermanos evangélicos, con sus probables acentos fundamentalistas, la predicación explícita del Evangelio sine glossa, el anuncio de la necesidad de la gracia, y del cumplimiento de la Ley de Dios para alcanzar el Reino; pareciera que la misión católica consiste ahora en promover la fraternidad universal. Después de esta digresión, vuelvo al caso Maradona, para concluir este rápido inventario.

Las noticias destacan la soledad de sus últimas horas; es una paradoja, tratándose de alguien admirado y mimado, un hecho que mueve a la compasión y permite reflexionar sobre la inanidad de la gloria del mundo. ¿Cómo fue posible que nadie advirtiera a tiempo la gravedad de su estado, y que se decidiera a acompañarlo? Quizá era el momento oportuno para acercarle un sacerdote, pero en nuestro país sería este un recurso inhabitual, que no se le ocurriría a nadie. Hay un Servicio Sacerdotal de Urgencia, servido por laicos generosos que acompañan al sacerdote de turno. Sin embargo, según los testimonios, las veces que salen son para atender no casos urgentisimos, sino para suplir la dificultad de encontrar un sacerdote en horarios diurnos. Más allá de la asistencia religiosa, en el caso de marras se trató de un increíble abandono humano. ¡Qué contraste con el espectáculo desmesurado de la «despedida» popular!

Como en todos los casos que adquieren una dimensión histórica, se continuará hablando de él, se creará un mito nacional. Otro recuerdo es, ciertamente, necesario: la oración por el difunto, la apelación en su favor a la misericordia de Dios, cuyos juicios superan inmensamente nuestros cálculos. He escrito esta nota después de ofrecer la Santa Misa en sufragio, por su eterno descanso.

Héctor Aguer, arzobispo emérito de La Plata

Académico de Número de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas. Académico Correspondiente de la Academia de Ciencias y Artes de San Isidro. Académico Honorario de la Pontificia Academia de Santo Tomás de Aquino (Roma).

Lunes 30 de noviembre de 2020.

Fiesta de San Andrés, Apóstol y Mártir.-

 

36 comentarios

 Roberto
"No tuvo idea de lo que es la Iglesia"
Pero posiblemente hizo el bautismo y la comunión; ¿realmente sirven para algo? Porque si no hay continuidad (y no suele haberla, lamentablemente), es algo que la Iglesia nos lo tendríamos que hacer mirar de verdad.
Puede que el nivel de las catequesis y unos buenos escrutinios tendrían que ser mas exigentes para acceder a estos sacramentos, y el que no este preparado, que esté mas tiempo de preparación.........pero no nos engañemos, NO queremos hacerlo así. Luego, no nos quejemos.
1/12/20 10:02 AM
 
 Trieste
Totalmente de acuerdo con su artículo Monseñor. Las imágenes de la chusma en la Casa Rosada son la prueba de la orfandad espiritual de tantos, de la manipulación política de las masas, de la incultura y del desmedido afán de dinero y éxito que nos aflige.
1/12/20 10:14 AM
 
 África Marteache
Rezo por él ya que no sé si toda esa masa enfebrecida lo hará. Ha sido bastante desgraciado y espero que Dios tenga misericordia de su alma.
1/12/20 11:50 AM
 
 Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Excelente análisis de una realidad muy dolorosa: las consecuencias de la idolatría.
Quiera Dios que esto nos sirva para tomar conciencia de lo que puede hacer de un ser humano, hasta dónde puede destruirlo.
También, este fue el día, en que los Fernández, me hicieron sentir vergüenza de ser argentina.
1/12/20 12:14 PM
 
 jandro
Maradona murió como vivió: Al margen de Dios y de los que lo anuncian.
Fue un ídolo con los pies de excremento... Pero en Argentina los pies son maravillosos si golpean bien a la pelota
1/12/20 1:21 PM
 
 Jaime Z
Totalmente de acuerdo con África Marteache. Más que juzgarle por su mala vida, lo que se debería hacer es rezar por ese pobre hombre que a pesar de ser famoso mundialmente y rico en lo material, en lo espiritual estuvo vacío, necesitando llenar ese vacío con drogas, vicios y lujos. Pero me temo que el clero argentino, incluyendo al Papa argentino, van a seguir glorificándole e incluso no me sorprendería ver propuestas de canonización
1/12/20 1:31 PM
 
 Percival
Era un ídolo. En el sentido bíblico de la palabra.
Y un semidios mediático en el sentido más pagano.
Y el espectáculo de sus funerales se ha convertido en un "termómetro" de la absoluta y triste banailidad de demasiada gente.
1/12/20 1:32 PM
 
 carlos iavicoli
Probablemente la respuestas mas anti idolo /recordar que idolo significa falso dios/ han sido primero las dadas a los periodistas enloquecidos de sensacionalismo. Los interrogados negaron que dicha muerte les produjera algo especial porque a ellos el futbol no les interesaba. Y la segunda respuesta la del presidente de Uruguay, Lacalle Pou, quien dijo Por que habria de afectarme especialmente la muerte de Maradona?. Humanamente solo fue admirable dentro de un campo de futbol..Admirador de dictadores y asesinos como el Che Guevara, Chavez y Maduro, nunca se preocupo por los desgraciados pueblos de Cuba y Venezuela. Cuando viajo a esos paises se alojo y comio lujosamente ignorando la realidad.
1/12/20 1:41 PM
 
 carlos iavicoli
Addenda a mi escrito anterior Vivio sus excesos sexuales en los paises manejados por los millonarios jeque arabes. Como sabemos como Director Tecnico fue un fracaso. Enloquecido por las mujeres, a la vez se creia idolo de todo, tambien que era dueño de las feminas que le gustaban. Su machismo le valio el rechazo de las feministas como ya se vio en un importante partido de futbol femenino. Su descontrol sexual dejo varios hijos por el mundo, a los que no reconocio hasta ser obligado por la justicia.Sus millones ganados le fueron pagados por la FIFA la quinta corporacion financiera mundial y la mas corrupta como quedo demostrado.Y el miserable senado argentino miente que combatio a las corporaciones.Finalmente muerto fue comercializado por la corporacion politica argentina avida de votos. Señor Maradona que en paz descanse y que Dios perdone sus pecados y tambien los nuestros.
1/12/20 2:04 PM
 
 Generalife.
Dios es el juez .Rezo por el
1/12/20 3:05 PM
 
 Miguel Grosso (de Argentina)
Al pueblo le abrieron la cabeza y le metieron una pelota adentro. Esto conviene al poder de todo tipo. Y la operación craneana ha sido general: los pobres y los ricos, los cultos y los incultos, los inteligentes y los dormidos. Todos parecemos obnubilados por una pelota que se mueve. No sería trascente si se le diera la importancia que tiene: ninguna. Pero en mi país se le da una importancia desmedida. Asistimos a una estupidización generalizada, caldo apto para cualquier delincuente de cualquier tipo.
1/12/20 3:05 PM
 
 Néstor
Excelente artículo, muchas gracias.
Saludos cordiales.
1/12/20 3:53 PM
 
 Sol
Qué reconfortante es siempre escuchar o leer el mensaje de un buen pastor. Qué asco me da la hipocresía de tantos """"católicos""""" en este mi pobre país
1/12/20 3:58 PM
 
 Linus
Cuando se abandona a Dios, sigue la necesidad de adorar a Maradona, a la Pachamama.. o a nosotros mismos
1/12/20 4:29 PM
 
 Pedro de México
Dios llena cualquier vacío y nada y nadie puede llenar el vacío de Dios. Que descanse en paz!
1/12/20 5:12 PM
 
 Luis Henao
Yo también oré por el alma de Diego Armando Maradona cuando me enteré de su muerte. Gran parte de la nación argentina es culpable de los extravíos de este gran jugador. ¿Hubo alguien de su próximo o lejano entorno que le hiciera caer en cuenta de sus errores? Pecados de omisión.
Que Dios, en su infinita misericordia, lo acoja en su reino.
Gracias, monseñor Aguer, por su artículo.
1/12/20 6:08 PM
 
 Luis
Y recien muerto, una canibalización de los profesionales médicos que lo atendian para hacerlos responsables de su muerte, en el último intento de perdonarle a Diego la consecuencia mas grave de sus descalabros: el cuidado de su salud física y espiritual.
A los dioses idolátricos se les perdona todo y es necesaria sacrificar a otros en su nombre.
Argentina ha sido dejada en manos de sua enemigos por culpa de su idolatría, como aquel Israel de la época de los jueces. Dios se apiadará de su resto fiel.
1/12/20 6:40 PM
 
 alma
No creo que ante el juicio de Dios pesen mucho los goles metidos
1/12/20 8:00 PM
 
 Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
Totalmente de acuerdo con el comentario de Luis.
Ahora hay que hacer responsables de la muerte del ídolo a los médicos que lo atendieron. ¡Realmente vergonzoso!
¿Aprendemos algo de todo esto?
1/12/20 8:21 PM
 
 Beatriz Zopiza
Excelente artículo. Gracias Padre!. De todo lo que he leído y escuchado al respecto, este artículo es el más cercano a la verdad y compasión sobre este pobre hombre. Representa la paradoja del pueblo argentino: un talento infinito y una infinita capacidad de autodestrucción. DEP.
1/12/20 8:38 PM
 
 Jorge Cantu
"Esforzaos por entrar por la puerta estrecha, porque ancho es el camino a la perdición y muchos son los que transitan por él."
1/12/20 8:48 PM
 
 Juan Fernando del Pazo
¡Excelente, Monseñor! ¡Muchas gracias!
1/12/20 9:32 PM
 
 Susana Labeque
Excelente articulo,la peor muestra de la decadencia social,moral,politica y religiosa que vivimos....solo en Argentina se endiosa a los idolos....muy triste....
1/12/20 10:30 PM
 
 Claudio
¡qué hermoso es poder leer lo que usted escribe, monseñor Aguer! La Argentina, lamentablemente, ama a las personas de modo desmedido, cual si fueran dioses, sin pensar que son personas de carne y hueso, con defectos y virtudes. El día del juicio final, a Dios que es el verdadero Dios, no lo va a juzgar por la cantidad de goles que hizo o por ser un buen jugador, sino por la conducta que tuvo en esta vida. Si se lo hubiera frenado a tiempo, las cosas hubieran sido de otra manera. A mí me entristeció aquella vez que dijo durante un mundial aquella cosa irreproducible, que lamentablemente está en los videos, por lo que había sido suspendido. Horacio Acavallo, que también era de origen humilde, tuvo otro comportamiento en la vida, y nadie le va a reprochar nada. Jamás un una obscenidad ni un insulto en público. Que Diops se apiade del alma de Maradona, porque en sus últimos días de vida, se hallaba devastado yt solo, sin que ningún sacerdote se haya ocupado de él.
1/12/20 10:30 PM
 
 enrique Cheli Pedraza
Agradeciendo, con lo escrito por Mr.Héctor Auger, y, al mismo tiempo, aprovechando de no dejar de comentar, q, hemos venido recibiendo numerosos correos ,q, nos han hecho llegar, preguntándonos nuestra opinión acerca de tal , y, ¿En q situación se hallará en el Mas Allá?. Respondiendo ,q, sería algo “ temerario” aventurarse a sentenciar a través de una respuesta, su destino final del Otro Lado, habiendo escuchado a mas de uno levantar hipótesis y conjeturar: “yo supongo ,que, en el cielo”, o, “quizás, tal vez en el purgatorio” ,y, “ Vaya a saber, si es que no está en el infierno”
Al respecto, partiendo de uno mismo y del juicio ,q, diariamente nos hacemos, teniendo presente Mt 25:41,o, la parábola del banquete nupcial y tantos otros textos mas a la luz de Juan 3:19:“ Y este es el juicio: q, la luz vino al mundo, y, los hombres amaron más las tinieblas, q, la luz, pues sus acciones eran malas. Porque todo el ,q, hace lo malo odia la luz, y, no viene a la luz para ,q, sus acciones no sean expuestas”. Por lo ,q, no deseamos según la trayectoria de nuestra vida ,q, el morir, nos encuentre , incluyendo a Familiares, Amistades y Conocidos , en ausencia de “estado de gracia”, y, seamos de quien se nos diga” Venid, benditos...” ,y, no de quienes, se les dirá; “Apartaos de mi malditos...” .
Lamentando, el circense espectáculo final del sepelio, q, pretendió tal muerte ser capitalizada a ojos vistas politiqueramente, aunque, el tiro les salió por la culata, por la Argenzue
2/12/20 1:08 AM
 
 salvador García Hunter
Recordamos, ante este culebrón de la muerte de un ídolo(Figura, que representa a un ser sobrenatural y al que se adora y se rinde culto como si fuera la propia divinidad misma, experimentando, por tal una desorbitada admiración emocionalista) lo que nos aportara nuestro estimado profesor de nivel internacional enrique Cheli , habiendo ,incorporado de tal, valiosos contribuciones a lo largo de los años, de sus talleres de Gobernabilidad( a través de los Pasos del Pensamiento Científico) ; Aprender a Planificar” cibernéticamente ” metas personales, grupales y societarias y saber acerca del arte del Feed-back( evaluación, entre lo que planificamos y resultados que recogimos) ” y del Feed- Forward( autoredirección y reprogramación de nuevas finalidades, metas y objetivos con sus: que, donde, cuando, quien, como; recursos, dificultades, resultados esperados ) ,y, sus cursos de Cristologia ,sin olvidar, que, siempre insistía: “La clave de la antropología es la cristología)que en tales al concluir, nos pedía :conclusiones personales(¿ Que ocurrió en nuestro reino interior, durante estos días?); Conclusiones didácticas(¿Que aprendimos de nuevo que ignorábamos?)y, conclusiones “ operativas” (O sea: poner en acción planificando explícitamente para mejoramiento personal, grupal e institucional); quien, nos planteaba : “A la hora de evaluar a alguien, deberíamos preguntarnos como cristianos, católicos y creyentes , ¿Quiénes somos en relación a los 10 Mandamientos ; a los 7 peca
2/12/20 1:54 AM
 
 MariCris de Jesús ocds
En un todo de acuerdo, como casi siempre, con Monseñor. Pero paso a otro tema tan grave y mucho más preocupante que lo que aquí se menciona: LA IGNORANCIA TOTAL E IMPERDONABLE DE ALBERTO FERNÁNDEZ, ¡PRESIDENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA!!!
Sobre la bandera nacional se debe poner NADA, ABSOLUTAMENTE NADA y este IGNORANTE puso y permitió poner camisetas de fútbol !!!!!!
2/12/20 2:14 AM
 
 Rubén
Dios no se puede morir, lo dejaron morir, por eso ahora la denuncia a los medicos.
2/12/20 3:32 AM
 
 Oscar Alejandro Campillay Paz
Quién amó de verdad a Maradona? Más allá de su familia, cuántos?
Sin embargo millares idolatraron al personaje y siguen y siguen, hablando de él.
Cuántos han sacado rédito a costa de este hombre! Empresarios, políticos, gente del espectáculo, periodistas, mujeres ambiciosas, etc, etc. Y cuántos continuan ahora usando su muerte para su beneficio.
Seamos realmente respetuosos y no solo digamos que lo somos.
Su muerte es todava muy reciente. Dejemos de verdad el juicio de su vida a Dios.
Ya tenemos bastante de que ocuparnos con nuestro futuro juicio...
2/12/20 4:05 AM
 
 enrique Cheli Pedraza
Y, a propósito del “ ídolo popular muerto” escuchábamos : “Dios haya tenido misericordia de el ” o ” Q , su alma esté descansando en paz” y “ Dios habrá tenido en cuenta sus buenas acciones”. Al tanto, q, la “ misericordia” no es nada mágico, no bastando andar con un rosarito guindando del cogote, ya, q, se conquista, gana y merece, tanto cuanto yo me arrepienta de mis pecados, pues, somos pecadores y no todos son “ hijos pródigos” ,ni rezan el “ Yo Pecador”. De ahí ,q, siempre nos preguntamos, q, tiempo dedicamos diariamente a la oración, q, es la llave ,q, nos comunica con Dios y” orar” por la salvación de quienes se hallan en situación de pecado, contradiciendo los Mandamientos, relativizando los consejos de Jesús de Nazaret y desoyendo las advertencias de la Virgen? Sin olvidar, q, cuando los Pastorcitos de Fátima le preguntaron a la Virgen en 1917, después, q, los trasladara al infierno con la finalidad ,q, advirtieran a la Humanidad ,q, si existe y no está vació, horrorizados con lo ,q, vieron, ante la pregunta ¿ porque tanta gente condenada? , ella, respondió : “Porque, no hay nadie ,q, rece cuando están en la tierra” ,y, en el caso del “ jugador” tan idolatrizado, endiosado y mitificado por las multitudes( tal vez ,sin ,q, nadie le previniera de las ultimidades post mortem), debemos, tener bien presente ,q, a partir del “ morir” durante el juicio particular, el Dios de las Misericordias, queda en la tierra y ahora enfrentamos al Dios de la Justicia.
2/12/20 4:33 AM
 
 salvador García Hunter
Y, a pesar que quieren “ despolitizar” su imagen, encubriendo sus preferencias ideológicas , rememoramos, que , siempre apoyó a la izquierda terrorista comunista , negadora de Dios , además de estar a favor de la despenalización del aborto y estar instalado en los antivalores que san Pablo enumera de quienes no ingresarán al reino de los cielos ( Corintios 6: 9-10; Efesios 5:5; Apocalipsis 22:15)
Concluyendo, que, quizás las oraciones de su madre ,al recordar a santa Mónica, por su hijo el futuro san Agustín, quien, afirmaba, “que su conversión se debió a las lágrimas de su madre durante 15 años” ,en nuestra opinión , valieron ante Dios que en su último tramo de existencia interiormente lo rescataran “espiritualmente”, del “ destino” que el eligió a través de su estilo de vida, terminando, solitario, enfermo y desesperanzado no dejando de evocar al profesor enrique Cheli Pedraza , a través de sus enseñanzas , que, cuando nos tocara hacernos nuestro juicio o analizar la vida de alguien nos preguntáramos:¿ En cuales de las 14 obras de misericordia, 7 corporales y 7 espirituales, venimos diariamente colaborando y si hemos asumido la advertencia de Jesús de Nazaret:" Buscad, 1º el Reino de Dios y su Justicia..." y " Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida y nadie, va al Padre, sino, a través Mío” , insistiendo , a través de sus talleres de Antropología: existencial, filosófica y teológica en la Universidad del Salvador, en la década de los 70, ante la obsesión del exit
2/12/20 5:29 AM
 
 Imanol
Se equivocan, en el ultimo tiempo, se acerco a la Iglesia gracias a un sacerdote y porque buscaba paz. Lean la nota.
httpss://m.lacapital.com.ar/informacion-general/un-sacerdote-revelo-cuales-fueron-las-ultimas-confesiones-que-le-hizo un-sacerdote-revelo-cuales-fueron-las-ultimas-confesiones-que-le-hizo -maradona-n2627387.html
2/12/20 5:32 AM
 
 carlos saez Argentina
Maradona ya esta en la región venturosa que le tiene por hijo, y en la cual el decidió residir, en el alma de su cuerpo, en esa fusión misteriosa que sólo la muerte puede destruir, con todo su sér mundano y artístico. Que bueno es considerar, las cosas diarias, que se nos infiltra y compenetra el espíritu, manifestada en la lectura de estos artículos, para mi apasionante, mas cuando tiene puño y letra de un confesor experimentado, esos que muchas veces nos hace falta, que uno recurre cuando en mis hábitos noto la insuficiencia del compromiso con Cristo, como buen Pecador, en esto de hacer recuento y nuevo uso de mi caudal de ideas propias, expresada, con mi torpeza natural. Cuando una sociedad, como la Argentina, llega á sentir este anhelo de nueva sangre , es porque en cierto modo la necesita, Esa tendencia de un pueblo, es llevada por muchos medios a temerarios rumbos en otros. marcándose direcciones en cierto modo aventureras, con generosas audacias en algunos casos, muy alejada de la sana educación y convivencia y muy lamentable cuando parte de los responsables del Estado, mas cuando los colegios y los cultos están cerrados mi modesta pregunta ¿ como leerán estos hechos los niños y Jóvenes, muchos de ellos con paupérrima familia en Pandemia?
2/12/20 7:07 AM
 
 enrique Cheli Pedraza
Para completar.
..Lamentando, el circense espectáculo final del sepelio, q, pretendió tal muerte ser capitalizada a ojos vistas politiqueramente, aunque, el tiro les salió por la culata, por la Argenzuela 2 de abortíferos : peronista, kirchnerista y fernandista , instalados en todo tipo de mentiras, ladronerías y adulterios ; heredera de la Argenzuela 1, avaladores de la cultura de la impunidad, de la corrupción y del latrocinio, quienes, venimos de mal en peor y ahora de peor en mal, presumiendo el horizonte ,q, se avecina por salvar de la cárcel a la Jefa de la Banda, ignorando, donde nos llevarán, después, de la actual implosión institucional, inevitable, explosión de un estallido social, y, ya casi , según “rumores” ,posible guerra civil, como, está ocurriendo en Cubazuela.
2/12/20 7:30 AM
 
 salvador García Hunter
continuación de 1, debido a que se corto la conclusión del texto...
¿Quiénes somos en relación a los 10 Mandamientos ; a los 7 pecados o tendencias e inclinaciones capitales; en cuanto a las Bienaventuranzas , y, que tiempo estamos dedicando al cultivo de la vida interior, vida de oración y participación en la eucaristía y nuestra” interiorización” con la Santísima Trinidad, no dejando de preguntar¿ En estos últimos 3 días a quienes les anunciaste la Buena Noticia de la Pascua de Resurrección?, habiéndome reformulado dichas preguntas en relación a tal “ ídolo”…
2/12/20 7:36 AM
 
 salvador García Hunter
continuación de 2
insistiendo , a través de sus talleres de Antropología: existencial, filosófica y teológica en la Universidad del Salvador, en la década de los 70, ante la obsesión del exitismo, triunfalismo y egocentrismo del ? yo yo yo? cuidarnos de endiosarnos, ensalzarnos y engreírnos.
Muchísimas gracias por el artículo de Mr. Héctor Auger
Salvador García Hunter
periodista
2/12/20 7:50 AM
 
 
01/12/20 www.infocatolica.com