Viernes, 04 Diciembre 2020 05:47

Los fieles abandonaron la Iglesia en Suiza en cifras récord en 2019

El pasado fue un ‘annus horribilis’ para la Iglesia en la Confederación Helvética, que experimentó una ‘fuga’ de fieles nunca vista desde que se llevan registros. Y la (reacción clerical a la) pandemia probablemente haya acelerado esta tendencia para 2020.

El año 2019 fue el peor para la Iglesia suiza en cuanto a número de católicos que la abandonaron, según confesaron los obispos tras su reciente reunión plenaria, informa la agencia CNA.

Concretamente, 31.772 suizos dejaron de ser católicos el año pasado, un 1,1% del total y un incremento de una cuarta parte con respecto al año anterior (25.366 ‘defecciones’), según un estudio encargado al Instituto Suizo de Sociología Pastoral de San Galo, que también revelaba patrones que distinguen esta ola de apostasías de lo que era habitual. Por ejemplo, el estudio muestra que los apóstatas no solo abundan entre los jóvenes, sino que también afectan a las personas mayores.

Los obispos de Suiza han lamentado que el año pasado se produjera una cifra récord de católicos que han abandonado la Iglesia. Además temen que la pandemia acelere el proceso. Se da la circunstancia de que no solo se van los jóvenes sino también las personas mayores.

Y los responsables del estudio se temen que la pandemia -o, más bien, la actitud de la jerarquía ante la pandemia y el cierre de las iglesias- no haya hecho más que acelerar esta alarmante tendencia este años.

Excluyendo los cantones de habla francesa, la tasa media de salida del país sería similar a la de Alemania y Austria, que también han visto un aumento en el número de personas que abandonan la Iglesia. Se estima que hay 3,1 millones de católicos en Suiza, que tiene una población total de 8,5 millones.

 

14 comentarios en “Los fieles abandonaron la Iglesia en Suiza en cifras récord en 2019”
  1. Perfectamente explicable. Si Dios es todo y sólo misericordia. Si todos se salvan, incluidos los ateos, menos los católicos, por su rigidez, el mayor pecado o, incluso, el único pecado ¿ Qué necesidad tenemos de iglesia, de sacramentos, de sacerdotes, de obispos, de papas ? ¿ Porqué y para qué voy a sostener una iglesia y una jerarquía puramente ornamentales ? Si la iglesia es ya sólo una ong más, prefiero apostar por una ONG de verdad y no por un ente que la imita.

    1. Absolutamente de acuerdo. Se lo han ganado los obispos a pulso.
      Y todo ello aderezado con celebraciones eucarísticas que parecen obras de teatro en lugar de actos solemnes dedicados a Dios.

  2. ¡Lo que le importa a la jerarquía que la gente apostate, un rábano! ¿Qué cómo lo sé? pues muy fácil ¿saben ustedes de alguna iniciativa para evitarlo mejorando la cultura religiosa y formación de la gente? Pues eso.

  3. “Extra Ecclesiam nulla salus”. Fuera de la Iglesia no hay salvación. Basándose en las palabras de Jesús, ya lo dijo San Cipriano, está en el símbolo Atanasiano, fue definido por Inocencio III, por el Concilio de Letrán IV, el Concilio de Florencia, Pío X, Benedicto XV, Pío XI, etc.
    La apostasía es ponerse en el resbaladero de la con denación eterna.

    1. Nuestro Señor, con palabras explícitas, defendió la necesidad de la fe, el bautismo y la eucaristía para la salvación.
      Por eso el Catecismo enseña en el número 846: “No podrían salvarse los que sabiendo que Dios fundó, por medio de Jesucristo, la Iglesia Católica como necesaria para la salvación, sin embargo no hubiesen querido entrar o perseverar en ella”. Y esto es de aplicación en el caso de los apóstatas.

  4. La Iglesia es la sal de la tierra, pero si se vuelve sosa no sirve más que para que la pise la gente. Esto es lo que ocurre y, desde el catastrófico Concilio, la pérdida de fieles ha sido una constante. No encuentran lo que vienen a buscar, de eso no cabe duda, que no es lo que ofrece la Iglesia a día de hoy. Un hombre que busca a Dios, que quiere entender el sentido de esta vida, sólo se encuentra con mensajes como ecologismo, aceptación del asentamiento del islam en Europa (vía migratoria), no hacer proselitismo, etc… . El hombre que busca a Dios los puede encontrar esos mensajes en muchos otros sitios, no necesita a la Iglesia para nada. Si algo tiene la Iglesia, o debería tener, es que no es de este mundo, como el reino eterno que representa aquí en la tierra y que su deber es hablar del mundo futuro, eterno, en el que las almas de los bienaventurados gozarán de la presencia de Dios por toda la eternidad y que las de los malvados sólo verán el rostro del demonio.

  5. Es el fruto podrido de la mundanidad suiza, en un país con los estándares de “calidad de vida” más altos del planeta la existencia cómoda ciega el alma. Si además esa mejora en las comodidades se ofrece y agradece al príncipe del mundo en un acto satánico de inauguración del túnel de San Gotardo pues ahí tenemos al gran cabrón controlando otro país. La iglesia suiza asiste callada a esta molicie esclavizadora. Callada o hablando bajito como en San Gallo, lugar de funestas componendas eclesiales.

  6. bueno en san pedro hay un monolito como el monolito de utah, es un lugar de peregrinación por los ángeles hay que decir una oración tocando el monolito y dar 3 vueltas al monolito.
    esto es obligatorio una vez en la vida, y esto hará que san pedro tenga mas visitas, esto es para todas las religiones que crean en los Ángeles.

    1. Y cuando van dejan su óbolo. Igual hay que esperar que la pandemia termine para poder hacerlo, ya que Dios no está por la labor de proteger a nadie de la peste. Tampoco va a estar para que la misma se termine en base a oraciones. Son las cosas de Dios, claro, que está de castigo indiscriminado.

  7. Schneider, vetado por los berg

    Al obispo Schneider se le prohibió repetidamente celebrar misas y dar conferencias. El obispo Athanasius Schneider acepta invitaciones a las diócesis sólo cuando el obispo local da un permiso por escrito.

    Lo dice en su libro de entrevistas “Christus Vincit” que fue recientemente traducido del inglés al alemán, español, francés, portugués, polaco e italiano.

    Schneider fue rechazado varias veces: en los EE.UU., Alemania y Austria. Una vez se le negó un permiso con la afirmación de que “estaba en contra del Papa Francisco”.

    1. El rector de un santuario en Alemania pidió a Schneider que celebrara una misa pontifical y diera una conferencia, pero el vicario general local le negó el permiso diciendo que “la diócesis no puede dar al obispo Schneider permiso para celebrar una misa pontifical porque su presencia causa división y tensión”. Añadió que el rector debería “en el futuro sólo invitar a obispos que sean fuertes en la fe”.

  8. El arzobispo maronita de Damasco, Samir Nassar, “resiste” los cierres de iglesias, escribe en su carta de Navidad (Fides.org, 26 de noviembre).

    Nassar habla de una “rebelión” contra la idea de cerrar los lugares de culto cristiano y suspender la celebración pública de los sacramentos.

    Apoya que los fieles participen en “gran número” en las Santas Misas y que reciban la comunión en sus lenguas (“muestran su confianza en la Divina Providencia”) a pesar de la directiva de los obispos de tomarla con las manos, nido de virus y bacterias.

     

     

    04/12/20 www.infovaticana.com