Domingo, 10 Enero 2021 10:46

Coherencia católica, integridad católica

En 2007, los obispos de América Latina y el Caribe clausuraron su quinta conferencia general con un informe final, conocido por el nombre de la ciudad brasileña en la que se reunieron: el “Documento de Aparecida”. Entre sus principales autores se encontraba el cardenal Jorge Mario Bergoglio, S.J., entonces arzobispo de Buenos Aires. Gracias a los esfuerzos del futuro papa y otros, el Documento de Aparecida sigue siendo una descripción ejemplar de lo que significa ser la Iglesia de la Nueva Evangelización, y no solo en América Latina. El párrafo 436 del Documento de Aparecida es de particular interés para Estados Unidos actualmente: «Esperamos que los legisladores, gobernantes y profesionales de la salud, conscientes de la dignidad de la vida humana y del arraigo de la familia en nuestros pueblos, la defiendan y protejan de los crímenes abominables del aborto y de la eutanasia; ésta es su responsabilidad. […] Debemos atenernos a la “coherencia eucarística”, es decir, ser conscientes de que no pueden recibir la sagrada comunión y al mismo tiempo actuar con hechos o palabras contra los mandamientos, en particular cuando se propician el aborto, la eutanasia y otros delitos graves contra la vida y la familia».

Esta inequívoca enseñanza de los obispos de América Latina no fue -y no debe ser- una sorpresa. Tres años antes, en 2004, el cardenal Joseph Ratzinger había enviado una carta a los obispos de Estados Unidos citando y reafirmando la declaración de 2002 del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos que abordaba la cuestión de la coherencia eucarística haciendo una referencia específica a los políticos católicos: «En cuanto al grave pecado del aborto o la eutanasia, cuando la cooperación formal de una persona es evidente (entendida, en el caso de un político católico, como su campaña persistente y su voto a favor de leyes permisivas sobre el aborto y la eutanasia), su párroco debe reunirse con él, instruirle sobre la enseñanza de la Iglesia e informarle de que no debe presentarse a la sagrada comunión hasta que ponga fin a la situación objetiva de pecado, advirtiéndole que, de lo contrario, se le negará la Eucaristía. Cuando “estas medidas cautelares no tienen el efecto deseado o no han sido posibles [por circunstancias]”, y la persona en cuestión, con obstinada persistencia, se sigue presentando para recibir la sagrada Eucaristía, “el ministro de la sagrada Comunión debe negarse a distribuirla” […]. Esta decisión, propiamente dicha, no es una sanción ni una pena. El ministro de la Santa Comunión tampoco juzga la culpa subjetiva de la persona, sino que reacciona ante la falta de mérito por parte de la persona para recibir la Santa Comunión debido a una situación objetiva de pecado».

También en 2002 la Congregación para la Doctrina de la Fe emitió una “Nota doctrinal sobre algunas cuestiones concernientes a la participación de los católicos en la vida política” (firmada por el cardenal Ratzinger y publicada por orden del papa Juan Pablo II), que complementaba la comprensión antigua y afirmada de la “coherencia eucarística”, con un llamamiento a los políticos católicos a ser “moralmente coherentes”: «Sería un error confundir la justa autonomía que los católicos deben asumir en política, con la reivindicación de un principio que prescinda de la enseñanza moral y social de la Iglesia. […] Plantea ciertamente, en la conciencia única y unitaria de los fieles laicos, un deber moral de coherencia. “En su existencia no puede haber dos vidas paralelas: por una parte, la denominada vida ‘espiritual’, con sus valores y exigencias; y por otra, la denominada vida ‘secular’, esto es, la vida de familia, del trabajo, de las relaciones sociales, del compromiso político y de la cultura”».

Como demuestran el Documento de Aparecida y la Nota Doctrinal de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la preocupación por la coherencia eucarística de la Iglesia en situaciones en las que los políticos católicos facilitan graves males pero insisten en recibir la Santa Comunión no es la obsesión personal de ciertos obispos estadounidenses; es la preocupación de la Iglesia universal, porque implica la integridad de las fuentes sacramentales de la vida de la Iglesia. Aparecida y la Congregación para la Doctrina de la Fe subrayan que los obispos que mantienen la integridad y la coherencia eucarística de la Iglesia no actúan de manera política o punitiva; esos obispos están llamando a toda la Iglesia a una conversión más profunda, al tiempo que expresan una preocupación apropiada, incluso necesaria, por el bienestar espiritual y la coherencia moral de los que están bajo su cuidado pastoral. Tanto Aparecida como la Congregación para la Doctrina de la Fe subrayan que la gravedad moral de los problemas de la vida es distintiva, de tal modo que apelar a las posiciones de los políticos católicos sobre otros asuntos controvertidos de política pública (por ejemplo, el cambio climático, la política de inmigración) es injustificado.

Los católicos serios -políticos y ciudadanos comunes- entenderán estas cosas y se comportarán en consecuencia en los meses difíciles que se avecinan.

Publicado por George Weigel en First Things.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

 

40 comentarios en “Coherencia católica, integridad católica”
  1. En cambio ahora Francisco no sólo no niega la comunión a Biden, ni exhorta a los católicos para que no le voten, sinó que encima le felicita.

      1. Hace nueve días que hemos estrenado los años 20, y si se mantiene la tendencia, esta década se augura calamitosa con la complicidad de Franbiden.

      2. El sacerdote de mi parroquia, vivo en USA, desde la campaña presidencial insistió en que votaran por los políticos que apoyaran a los inmigrantes, que no fueran racistas, que no quisieran construir muros, era claro que se refería a Trump. El grupo Provida dio un discurso en los anuncios que debíamos votar por quien defendiera la vida, como debería hacer cualquier católico. El sacerdote se molestó con ellos y dijo que jamás los dejaría hablar allí. Ahora no puede disimular su alegría con la victoria fraudulenta de Biden, y me choca su insistencia por la vacuna, incluso se atrevió a llamar terroristas y pecadores a los escépticos.

        Espero encontrar otra parroquia con un sacerdote más coherente con su Fe. Lo veo difícil.

  2. El avance del latrocinio a los estadounidenses por parte de Joe Biden, es comparable al fraude electoral de la España del 36, que entonces aupó al Frente Popular que se prodigó en toda clase de tropelías. Pero hay una diferencia fundamental, y es que en los años treinta, la Iglesia estaba bien gobernada, y defendió la libertad, la verdad y la moralidad pública; mientras que ahora adolece de un pésimo gobierno (salvo honrosas excepciones), de modo que la mayoría del episcopado norteamericano, y la más alta jerarquía vaticana, están aliados con quien deberían combatir, y por eso han condenado las protestas junto al Capitolio, y se han prodigado en felicitaciones al anticatólico Biden.

    1. Esta actitud de muchos pastores de la Iglesia, les convierte en cooperadores formales de todos los males que implementará Biden si finalmente es investido: promoción del aborto, la eutanasia, el lgtbi, y toda la ideología del NOM.

      1. Todo eso que usted dice vendrá con el Biden ya de forma definitiva, pero encima otra bestialidad: el tanshumanismo y la cartilla de vacunaciones (marca de la bestia).

  3. Ahora, con la Misericorditis, la cohencia es con premisas anti católicas en orden a alcanzar la nueva religión mundial, propiciada por el pensamiento único, en la que todas las religiones, especialmente la católica, el enemigo a combatir, se diluyen en ese magma de falsas fraternidades al servicio de las élites del NOM, que no es una broma, sino más aborto, eutanasia, gender, desarraigo migracionista, empleo inestable y barato, nuevos modelos de anti familia, dictadura sanitaria al servicio de las multinacionales del medicamento, con mucho feto abortado, etc.

    1. ¡ Qué razón tiene Carlo María Viganó en su análisis del panorama mundial anti católico, que confirma, no ya la existencia del NOM, sino la dictadura del NOM, que se va imponiendo en todo el mundo, con la valiosa colaboración de China, la más favorecida, en perjuicio de la Iglesia Católica de verdad, no de su caricatura francisquita !

  4. Jesu ita ¡ cómo no ! bendecirá el próximo (supuesto) mandato del abortista, genderista, eutanásico, empobrecedor, desempleador, divisor, globalista, anti vida y anti familia Bidencisco o Franbiden.

    1. Por cierto, tanto uno como otro son usurpadores y manejados por las élites globalistas del NOM, la dictadura del NOM, que se va imponiendo para nuestra terrible desgracia, que ya vamos padeciendo en todo el mundo, en especial la clase media, a extinguir.

      1. Bueno, responsabilidad del Señor ,no le parece? O no tiene nada que ver con esto? O no puede contra el espantable demonio, al fin, otra criatura suya?

  5. Debemos mantener las lámparas encendidas y luchar por nuestra FE.
    La Virgen Maria nos guarde bajo su manto y nos proteja de tanta herejía.

  6. La Iglesia Católica, sector berg, participa en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030. El 15 de octubre de 2020, Francisco lanzó su Pacto Mundial por la Educación y el 17 de diciembre de 2020 dijo que veía «con satisfacción que los gobiernos se han comprometido una vez más a poner en práctica estas ideas mediante la adopción de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, en sinergia con el Pacto Mundial por la Educación ”. Ya en septiembre de 2015, había calificado la Agenda 2030 como una «importante señal de esperanza, si es que se implementa realmente a nivel local, nacional e internacional».

    1. El 8 de marzo de 2019, Francisco señaló que «La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprobados por más de 190 naciones en septiembre de 2015, fueron un gran paso adelante para el diálogo global, en signo de una necesaria nueva solidaridad universal ”.

      Lo curioso de esta situación es que esos Objetivos en muchos puntos fundamentales van en contra de la moral natural y, por supuesto, de la católica, impregnada de ideología de género: «Garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluida la planificación familiar, «información, educación e integración de la salud reproductiva en las estrategias y programas nacionales».

    2. Podemos pensar que Berg quiere hacer suyos los objetivos buenos y no colaborar con los malos, pero el propio documento despeja cualquier duda cuando dice que los Objetivos están «interconectados» y son «indivisibles», para asegurar la transversalidad de estos derechos, vinculándolos con la salud, la educación, la pobreza, el clima, la salud de los adolescentes y jóvenes y la escuela.

  7. Entrevista al padre Vianelli, responsable de la Pastoral de la Familia de los obispos italianos. Entramos de lleno en la ética de la situación o la moralidad de la «realidad». La nueva moral sexual nos enseña a no reprimir el instinto sexual fundamental para la vida equilibrada del hombre. De lo contrario, resultan inhibiciones, complejos, neurosis, moralmente inaceptables. Se propone una especie de ‘santidad del espíritu’ mientras que la carne puede seguir sus tendencias naturales a discreción. De aquí nace la «teología de la homosexualidad», basada en el supuesto de que el amor es la única ley de vida; cuando hay amor, hay de todo y cuando no hay amor, falta todo. ¡ Viva el poli amor ! Jode bien y no mires con quien.

  8. Desde los principios liberales modernistas del vaticano II, impuestos mediante proselitismo forzoso para todos so pena de exco munión, es imposible una coherencia e integridad católica, pues ya son principios incoherentes con la fe catolica. De aquellas incoherencias, nacen estas otras incoherencias.

    1. O sea, reconocer que la religión católica ha Sido destruida, y que ahora sí veremos si Jesús se importa un rabanito de todo este caos…

  9. Todo esto suena demasiado a Amoris Laeticia. No es extraño que empecemos a ver con claridad lo que se empieza a conocer como «iglesia profunda», el lado oscuro del poder eclesiástico. El caso McCarrick no es único y tenemos demasiados ‘macarristas’ en ejercicio.

    Conclusión de Specola en sintonía con CM Viganó

  10. “Pronto tendremos sacerdotes reducidos al papel de trabajadores sociales y el mensaje de fe reducido a una visión política. Todo parecerá perdido, pero en el momento adecuado, precisamente en la fase más dramática de la crisis, la Iglesia renacerá. Será más pequeña, más pobre, casi catacumbal, pero también más santa. Porque ya no será la Iglesia de los que buscan agradar al mundo, sino la Iglesia de los fieles a Dios y su Ley eterna. El renacimiento será obra de un pequeño remanente, aparentemente insignificante pero indomable, pasado por un proceso de purificación. Porque así es como Dios obra. Contra el mal, un pequeño rebaño resiste”.

    Benedicto XVI. Profecía 1968

  11. UNA ABORTISTA EN CÁRITAS-LIMA

    Por La Cigüeña De La Torre

    Muy propio en la Cáritas del Matasuegras. A quien habría que echar es al arzobispo.

    No, Cigüeña, a quien habría que echar es a quien nombró a ese arzobispo, a sabiendas, pues ambos se conocen demasiado bien y hasta son íntimos.

    1. De conjunta, nada. Los luteranos marcan la pauta y los sedicentes católicos, encantados con la pauta luterana, como manda Francisco, que ya entronizó a Lutero, amante de la Pachamama, todavía más entronizada.

  12. LA ALARMA DE MÜLLER: EL PAPADO ESTÁ EN GRAVE PELIGRO

    Gracias también al poder de los medios de comunicación, se ha creado una confusión considerable en la Iglesia con respecto al significado del papado. Por un lado, la renuncia de Benedicto XVI dio la idea de la existencia de “dos Papas”, lo cual es absolutamente inconcebible. Y, por otro lado, el Papa Francisco, en medio de la relativización del papel y los “cambios de paradigma”, corre el riesgo de predicar “una hermandad humana sin Jesucristo” y entablar un diálogo con el Islam bajo la bandera del relativismo religioso. El cardenal Gerhard L. Müller publica una intervención para recuperar el verdadero significado del papado.

    la Nuova Bussola recoge el texto íntegro y su director, Riccardo Cascioli, lo comenta con su agudeza habitual.

    1. Citando el “Cuento del Anticristo” de Vladimir Solov’ev, Müller recuerda que la Iglesia “no puede someterse a los objetivos generales de un nuevo orden mundial religioso-moral y económico-social, creado por los hombres, aunque sus” creadores y los custodios ” reconocieran al Papa, por razones honoríficas, como su guía espiritual”. Las referencias son obvias. Pero el ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe no se detiene ahí, también ataca algunas expresiones que se han convertido en propias de este pontificado: “Ni en la doctrina de la fe revelada ni en la constitución sacramental de la Iglesia puede haber” revoluciones “según un lenguaje político- “cambios de paradigma” sociológicos o científico-teóricos ».

    2. Pero también la fraternidad humana, como comúnmente se comunica y se percibe, constituye un problema: “Todo llamamiento a una” fraternidad universal “sin Jesucristo, único y verdadero Salvador de la humanidad, se convertiría, desde el punto de vista de la Revelación y teológico, en una carrera loca en tierra de nadie ».
      Por tanto, fuera “pluralismo religioso y relativismo en la exigencia de la verdad” y, especialmente en las relaciones con el Islam, “debemos decir francamente que Jesucristo no es” uno de los profetas “(Mt 16,14), lo que nos remitiría a un dios común más allá de la autorrevelación en el Hijo de Dios hecho hombre, “como si”, fuera de la enseñanza de la fe, en la nada de los sentimientos religiosos – según vanas palabras religiosas – “básicamente todos creyéramos lo mismo” “

      1. La sala de comentarios, es un monopolio de Belzunegui. La mitad de lo que se escribe, al menos, sale de él. Este señor dedica horas a escribir en Infovaticana, y lleva años haciéndolo, lo cual no deja de ser un enorme esfuerzo por su parte. Es un incendiario total, con un odio espantoso hacia Francisco. No hay en él otro deseo que destruir al Papa. Y tiene un cierto número de jaleadores, que le protegen los flancos. La página podría cambiar de nombre, y llamarse Infobelzunegui.

    3. «Sólo Jesús – continúa Müller – revela el misterio de Dios en el poder divino:“ Todo me ha sido dado por mi Padre; nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y todo aquel a quien el Hijo decida revelarlo ”(Mt 11, 27)».
      “Este es el cristocentrismo – dice Müller – en torno al cual gira el ministerio petrino, es decir, el primado de la Iglesia romana, que da a este ministerio su sentido insustituible para la Iglesia en su origen, en su vida y en su misión hasta regreso de Cristo al final de los tiempos “.

  13. Y luego están esos dos “sacerdotes”, que yo no me creo que lo sean, pero si lo son, es peor todavía, porque dejan por tierra lo que se supone, es un ministerio sagrado. Ocultos tras la vaguedad de sus nicks, evitando poner en peligro sus cargos y sus privilegios, atacan al que deben obediencia, por ser el superior de todos, o sea, el Papa. Su cobardía es patente. Mientras su verdadera identidad permanezca en la sombra, no corren riesgo ninguno. Tienen sus pisos sacerdotales, sus sueldos y sus “pecadejos” a salvo. Ya que no hacen misas, pierden el tiempo aquí. Qué vergüenza!

  14. Los monopolios y oligopolios se rompen con la competencia, que no guata mucho a Francisco, defensor de dictaduras empobrecedoras. Yo invito a la competencia a ejercerla de forma leal, incluso desleal. Ya desenmascararemos a la desleal quienes gozamos de fino olfato. Un saludo a la competencia plañidera.

     

     

    09/01/21 www.infovaticana.com