Imprimir esta página
Miércoles, 13 Enero 2021 11:06

El Papa condena el aborto sin mencionar a Argentina

“¿Es correcto acabar con una vida humana para resolver un problema, cualquier problema? ¿Es correcto contratar a un asesino a sueldo para resolver un problema?”, dijo Francisco. Si se refirió, en cambio, a otro país: Estados Unidos; y el asalto al Capitolio. También dio su opinión acerca de la vacuna contra el coronavirus.

Redescubrirnos más unidos, más cercanos a los que sufren, sentirnos como hermanos para superar juntos la crisis mundial causada por la pandemia. Al principio de la entrevista con Tg5, Francisco reiteró que “uno nunca sale de una crisis igual que antes, nunca. Salimos mejor o salimos peor”. Para el Papa, “hay que hacer la revisión de todo. Los grandes valores siempre están ahí en la vida, pero los grandes valores deben ser traducidos a la vida del momento”. A continuación, enumera una serie de situaciones dramáticas, desde los niños que sufren de hambre y no pueden ir a la escuela hasta las guerras que trastornan muchas zonas del planeta. “Las estadísticas de las Naciones Unidas”, subraya, “son aterradoras en esto. Advierte que, si salimos de la crisis “sin ver estas cosas, la salida será otra derrota”. Y será peor. Veamos sólo estos dos problemas: los niños y las guerras”.

El Papa responde entonces a una pregunta del periodista Fabio Marchese Ragona sobre las vacunas. “Yo – afirma – creo que éticamente todos deben tomar la vacuna. No es una opción, es una acción ética. Porque juegas con tu salud, juegas con tu vida, pero también juegas con la vida de los demás. Y explica que en los próximos días las vacunas comenzarán en el Vaticano y él también ha hecho una “reservación” para esto. “Sí, debe hacerse”, repite, “si los médicos lo presentan como algo que puede ir bien y que no tiene peligros especiales, ¿por qué no tomarlo? Hay una negación suicida en esto que no puedo explicar”. Para el Pontífice, este es el momento de “pensar en el nosotros y borrar el yo por un período de tiempo, ponerlo entre paréntesis. O nos salvamos todos con el “nosotros” o nadie se salva”. Sobre esto habla largamente ofreciendo su reflexión sobre el tema que le es tan querido de la fraternidad. “Este – observa – es el desafío: hacerme cercano al otro, cercano a la situación, cercano a los problemas, hacerme cercano a la gente”. El enemigo de la cercanía es “la cultura de la indiferencia”… Se habla, señala, “de una saludable indiferencia ante los problemas, pero la indiferencia no es saludable. La cultura de la indiferencia destruye, porque me distancia”.

“La indiferencia nos mata, porque nos distancia. En cambio, la palabra clave para pensar en las formas de salir de la crisis es la palabra “cercanía”. Si no hay unidad, no hay cercanía, advierte el Papa, “se pueden crear tensiones sociales incluso dentro de los Estados”. Así, habla de la “clase dirigente” en la Iglesia como en la vida política. En este momento de crisis, exhortó, “toda la clase dirigente no tiene derecho a decir yo… debe decir nosotros y buscar la unidad frente a la crisis”. En este momento, reafirma con fuerza, “un político, un pastor, un cristiano, un católico, incluso un obispo, un sacerdote, que no tiene la capacidad de decir nosotros en lugar de yo, es porque no está a la altura de la situación”. Y añade que “los conflictos en la vida son necesarios, pero en este momento deben dar lugar a unas vacaciones”, dar lugar a la unidad “del país, de la Iglesia, de la sociedad”.

Francisco señaló que la crisis causada por la pandemia ha exacerbado aún más la “cultura del descarte” de los más débiles, ya sean pobres, migrantes o ancianos. Se centra especialmente en el drama del aborto que descarta a los niños no deseados. “El problema del aborto”, advierte, “no es un problema religioso, es un problema humano, pre-religioso, es un problema de ética humana” y luego religioso. “Es un problema que incluso un ateo debe resolver en su conocimiento.” “¿Es correcto”, pregunta el Pontífice, “acabar con una vida humana para resolver un problema, cualquier problema? ¿Es correcto contratar a un asesino a sueldo para resolver un problema?”

El Papa no deja de comentar los dramáticos acontecimientos en el Capitolio el pasado 6 de enero. Confesó que estaba “asombrado”, considerando la disciplina del pueblo de los Estados Unidos y la madurez de su democracia. Sin embargo, señala, incluso en las realidades más maduras, siempre hay algo malo cuando hay “gente que toma un camino contra la comunidad, contra la democracia, contra el bien común”. Ahora que esto ha estallado, continúa, ha sido posible “ver bien” el fenómeno y “poner el remedio”. Francisco condenó la violencia: “Debemos reflexionar y comprender bien y para no repetir, aprender de la historia”, estos “grupos para-regulares que no están bien insertados en la sociedad, tarde o temprano realizarán estas situaciones de violencia”.

El Papa finalmente responde cómo él personalmente está experimentando las restricciones debido a la pandemia. Confiesa que se siente “enjaulado”, se detiene en los viajes, cancelados para evitar las multitudes, habla de la esperanza de visitar Irak. En este tiempo, dedica más tiempo a la oración, a hablar por teléfono y reitera lo importante que fueron para él algunos momentos, como la Statio Orbis en San Pedro el pasado 27 de marzo, “una expresión de amor a todas las personas” y que hace que uno “vea nuevas formas de ayudarse mutuamente”. Así, ofrece una reflexión sobre la fe en el Señor, la cual – dice – es ante todo “un regalo”. “Para mí”, dice, “la fe es un regalo, ni tú, ni yo, ni nadie puede tener fe por su propia fuerza: es un regalo que el Señor te da”, que no se puede comprar. Retomando entonces un pasaje del Deuteronomio, el Papa Francisco exhorta a invocar la “cercanía de Dios”. Esta cercanía “en la fe es un regalo que debemos pedir”. La entrevista concluye con la esperanza de que en 2021 “no haya desperdicio, que no haya actitudes egoístas” y que la unidad pueda prevalecer sobre el conflicto.

 

24 comentarios en “El Papa condena el aborto sin mencionar a Argentina”
  1. “de una saludable indiferencia ante los problemas, pero la indiferencia no es saludable. La cultura de la indiferencia destruye, porque me distancia”
    O ES CÍNICO O NO SABE ESCRIBIR

    1. sabe perfectamente bien lo que escribe y hace, todo lo hace sabiendo las consecuencias, incluso sus ambigüedades son fríamente calculadas, no se si son escritas por él o en la logia.

  2. Dice estar en contra del aborto, pero las imágenes y los hecho dicen todo lo contrario, al apoyar y premiar candidaturas abortistas, prestar el Vaticano a bortistas y firmar programas de la ONU, la OMS y otras entidades internacionales con la promoción del aborto incluída. No es fiable.

  3. Es erróneo que ante la manifestación del Capitolio, Francisco diga: “Siempre hay algo malo cuando hay gente que toma un camino contra la comunidad, contra la democracia, contra el bien común.” El que ha tomado el camino contra esas cosas es Joe Biden, por asaltar el poder con un fraude electoral, y por promover el aborto y demás pecados.

    1. Y me reitero en mi afirmación de que Francisco no hace un discurso claro contra el aborto. Su deliberado silencio en el asunto del aborto contribuye a que éste se siga expandiendo.

      1. Lo poco que Francisco dice sobre la causa pro vida, ni sirve ni convence, pues no hay argumentación ni una presentación adecuada que pudiera ayudar a descubrir la verdad. Da la impresión de que lo poco que dice, lo dice para disimular.
        En el caso de Argentina debió hablar antes y no quiso hacerlo.
        Y en el caso de EEUU, las críticas de Francisco a Trump y sus felicitaciones a Biden, dan un apoyo implícito al aborto.

    2. En cuanto a lo de que: “éticamente todos deben tomar la vacuna”, eso no es la doctrina constante de la Iglesia, sinó simple ideología de Francisco.

  4. Ésta nota traduce mal lo que dijo en la entrevista. Acabo de verla y la traducción correcta es: “¿Es justo CANCELAR una vida humana para resolver un problema? Pues mira… cancelar una vida como se cancela un vuelo. Supongo que el idioma italiano tendrá alguna palabra un poco más determinante para definir el aborto. Digo yo.

  5. Las denuncias del aborto por parte de Francisco SIEMPRE son blandas e insuficientes ante la gravedad y la extensión de este crimen.

    Hablando de los asaltantes al Capitolio, les llama Francisco
    “grupos para-regulares que no están bien insertados en la sociedad, tarde o temprano realizarán estas situaciones de violencia”.
    Son palabras seguramente justas.
    ¡Lástima que el papa no empleara un lenguaje igualmente ajustado a la gravedad de los hecho cuando los grupos asociados a BLM provocaron destrozos y disturbios con decenas de muertos!

  6. Como que las denuncias del Papa son blandas? Qué se supone que tiene que hacer? Sacar un kalashnikov y disparar contra las clínicas abortivas? Porque vamos, diga lo que diga, todo está mal. Más respeto con nuestro Papa. Si no sois católicos, montaos una Iglesia, y ponéis a Belzunegui de Papa.

  7. Opino que no hay una suficiente firmeza de Fr ancisco al censurar las acciones y las legislaciones abortivas.
    Opino también que defender a ultranza en este foro a una persona totalmente psicopática como D. Trump, habla mucho de quien lo hace.

  8. La ministra holandesa de Comercio, Desarrollo y Cooperación, Lillianne Ploumen, ha recibido la medalla que la acredita como Caballero de la Orden Pontificia de San Gregorio Magno, establecida en 1831 para reconocer servicios personales a la Santa Sede y a la Iglesia Católica con esfuerzos inusuales.

    ¿Y qué servicios inusuales a la Iglesia, qué ejemplo destacado ha dado Ploumen para merecer tan raro honor del Vaticano? Salvo que se trate de una hazaña desconocida y secreta, Ploumen es especialmente conocida en el mundo por su infatigable lucha para extender el ‘derecho’ al aborto voluntario en el mundo y avanzar la agenda del colectivo LGBI.

  9. Radical feminista, Emma Bonino, mano derecha de Soros, invitada a la iglesia para promover la invasión musulmana. Emma Bonino, una conocida abortista, alabada por Francisco como “una gran italiana“, aparecerá en una iglesia católica para presentar la campaña de George Soros pro-migrante “FUI FORASTERO – La humanidad que hace el bien”.

  10. DR. PAUL EHRILCH, PADRE DEL «CONTROL DE LA POBLACIÓN»

    El Vaticano invita como ponente a un líder mundial del control de la población mediante el aborto.

    La Santa Sede ha invitado al Dr. Paul Ehrilch, padre indiscutible del movimiento moderno de control de la población, favorable al aborto, a presentar una ponencia en una próxima conferencia sobre el cambio climático organizada por el Vaticano.

    El Dr. Paul Ehrlich, autor del best seller de 1968 The Population Bomb, figura entre los invitados para hablar en la Ciudad del Vaticano durante la conferencia del 27 de febrero al 1 de marzo que discutirá «cómo salvar al mundo natural».

    El biólogo de Stanford promueve el aborto selectivo por sexo y la esterilización masiva forzosa como métodos legítimos para frenar el crecimiento de la población.

    En su libro de 1968, Ehrlich llegó a defender el aborto forzado.

  11. RU 486
    Los intelectuales católicos que critican la Pontificia Academia para la Vida por la cuestión del aborto

    Un grupo de pensadores católicos se quejan de que la Pontificia Academia para la Vida utiliza un lenguaje ambiguo en su crítica a las nuevas directrices italianas sobre el aborto en hospitales de día, omitiendo completamente la condena del aborto: “Hay varias razones por las que quienes tienen normas morales rectas deberían estar tristes y seriamente insatisfechos con este documento”.

    Claudio Pierantoni y Carlos A. Casanova. La Nuova Bussola.

  12. Y si los trolls psicopatas se dan por aludidos no mas comentarios…

     

     

    11/01/21 www.infovaticana.com