Lunes, 18 Enero 2021 11:35

10 consejos para detener el cotilleo

El P. Dwight Longenecker, párroco de Our Lady of the Rosary en Carolina del Sur, Estados Unidos, propone algunas iniciativas para abandonar el cotilleo, acción que destruye al hombre a través de la calumnia, la murmuración y la mentira.

Según el Catecismo de la Iglesia Católica, en su numeral 2507, “el respeto por la reputación y el honor de las personas prohíbe toda detracción y calumnia en palabra o actitud”.

En ese sentido, el P. Dwight autor de varios libros católicos, entrega en un artículo publicado en el National Catholic Register, 10 maneras de detener la murmuración o el cotilleo ya sea en la escuela, trabajo, familia o vida parroquial.

“Casi siempre los chismes se tratan de medias verdades. Una persona obtiene un lado de la historia y una parte de la verdad, luego saca la conclusión equivocada y le dice a otra persona. La mentira se vuelve exagerada y se extiende aún más. En poco tiempo las personas inocentes son arrastradas a una vorágine de chismes, insinuaciones y mentiras”, sostiene.

Aquí las 10 maneras propuestas por el sacerdote para detener el chisme:

  1. No creer en nadie y creer en todos

“En otras palabras, cree lo que la persona te ha dicho. Realmente piensan que lo que han dicho es verdad y desde su punto de vista es cierto. Sin embargo, recuerde que siempre, siempre, siempre hay otro lado de la historia. Por lo tanto, no les creas. Detente y muerde tu lengua”, sostiene el párroco.

  1. Reunir todos los hechos

El sacerdote indica que no se debe tomar la palabra de nadie reunir los hechos que en realidad ocurrieron, sino averiguar “realmente con tantas personas como sea posible”.

  1. Ir a la fuente

“Por el amor de Dios, tenga el coraje, la gracia y el sentido común para ir a la fuente. Si Mildred habla sobre George, ve directamente a George para averiguar los hechos”, afirma el P. Dwight.

  1. Dar a todos el beneficio de la duda

El presbítero sostiene que siempre es bueno creer lo mejor y no lo peor, es decir, que “si escuchas algo malo acerca de alguien, imagina por qué lo hicieron (si realmente lo hicieron) y cuáles podrían ser sus buenas motivaciones”.

  1. Callarse

“No tienes que hablar y contarle todo a todo el mundo. Incluso un tonto es considerado sabio si mantiene la boca cerrada. Habla la mitad de lo que escuchas”, aconseja el P. Dwight.

  1. Desafiar los chismes

El sacerdote indica que uno no debe ser crédulo y preguntar directa pero dulcemente a la persona: “¿De verdad sabes si esto es cierto?”.

  1. Desafiar el chisme con dureza

“¡Lo que me estás diciendo es un chisme sucio y destructivo! ¡Me niego a creerlo y creo que deberías mantener la boca cerrada!”, es otra opción que da el párroco, quien asegura que esta no gustará.

  1. Fijar los ojos en la verdad

“¿Por qué perder el tiempo en chismes tontos e inútiles?”, pregunta el P. Dwight.

  1. Enfocarse en los demás

El P. Dwight intenta pensar cómo piensan quienes propagan los chismes: “¿Sabes por qué te gustan los chismes? Porque te hace sentir superior. Chismeas negativamente sobre otros porque piensas que eres mejor que ellos. Entonces envenenarías y destruirías sus vidas para sentirte bien por un momento”.

  1. Orar por las personas involucradas

El presbítero concluyó que debe ofrecerse una oración por quienes propagan el chisme diciendo “Señor, ten piedad”.

 

16 comentarios en “10 consejos para detener el cotilleo”
  1. Esto sí que es una noticia y no el cotilleo asqueroso. Información contrastada. Un trabajo magnífico.

    “Italiano, obispo de dos diócesis que ni idea de en que parte de Italia pueden estar. Tiene 71 años.
    Tampoco si está enfermo, ha sido misercordiado o ha habido que echarle por impresentable”

    1. Evitar el ‘sálvame’ particular.¿Podríamos eliminar el programa público que tanto daño hace? Una forma sería no viéndolo, pero hay mucho personal morboso que se ‘alimenta’ de los chismes que despellejar a sus semejantes.

  2. Cotilleo es hablar mal a espaldas del interesado. Decir a la cara se llama corrección, que es lo que los obispos y cardenales no se atreven a hacerle a Francisco, por temor a represalias harto conocidas, salvo Carlo María Viganó, que ha tenido que huir.

    1. Huir?, huir de quién?, de qué?.
      Ni Benedicto XVI ni Francisco le dieron el capelo cardenalicio.
      Se llama venganza y resentimiento.
      No hay más.
      Cotilleos y chismes son los que haces gente como tú todos los días.
      Es mucho mejor dedicarse a la oración como hace nuestro amado Papa Benedicto.
      Un saludo,

      1. Belzunegui: «corrección es lo que los obispos y cardenales no se atreven a hacerle a Francisco, por temor a represalias harto conocidas, salvo Carlo María Viganó, que ha tenido que huir».

        Carlos Daniel: «Se llama venganza y resentimiento. No hay más».

        “¡Lo que están diciendo es un chisme sucio y destructivo! ¡Me niego a creerlo y creo que deberían mantener la boca cerrada!”

    2. Bas tantes bo cas cerr adas y pe ca mi no sas por omi si ón hay ya como para ca llar los que ve mos lo que ve mos. Os digo que, si estos cal lan, las pie dras cla ma rán. Lu cas 19: 40.

      1. Belzebu negui… Deja que las piedras hablen. Mientras tanto cierra tu boca. El pueblo católico necesita verdaderos profetas que sepan discernir los signos de los tiempos.

  3. En defensa del género femenino diré que estuve 3 años en un centro sólo para hombres y salí con la experiencia de que dejan en mantillas en cuanto a chismorreo a las mujeres.

  4. El cotilleo no es cristiano. Nunca hay que difamar a los demás. Lo malo ajeno, aunque sea cierto, nunca hay que contarlo.
    Ahora bien, los errores doctrinales sí que hay que refutarlos, pues si callamos dejamos que el error se extienda. Por eso, y por citar un ejemplo, ante los errores sistemáticos de Francisco, la caridad al prójimo nos obliga a refutar, no a callar.

    1. Estoy muy de acuerdo con usted en esta ocasión pero también hay q ser prudente.A mí me ha sucedido q he criticado algo q ha hecho la Iglesia y después haber encontrado las razones bíblicas, teológicas etc.en la q la Iglesia se basaba y he tenido q rectificar.

      Así q si hay algo q refutar debe hacerlo en todo caso alguien q tenga la formación y el conocimiento necesario para ello.Y hoy es difícil pq unos dicen una cosa y otros otra.

      Yo no me empeño, la verdad. Creo q buscaré primero mi santidad y después Dios ya me hará entender qué quiere q haga.Pero de momento no me está guiando por aquí.

  5. Uno de los mejores consejos para detener el cotilleo es hablar de filosofía, de música, de arte en general, de historia…si encuentras un interlocutor que lo soporte.

  6. ¿ Quienes pisotean los 10 mandamientos pretenden discernir los signos de los tiempos ? ¡ Unos fantasmones !

     

     

    16/01/21 www.infovaticana.com